Alvin Ailey American Dance Theatre

 

ESCENARIO EN DICIEMBRE QUE NO PRESENTA EL COSTUMBRADO “CASCANUECES”.

Eso sucede cada año en el teatro City Center de Nueva York, cuando es ocupado durante el mes de diciembre completo por el Alvin Ailey American Dance Theatre. Uno de los programas fue cubierto por cuatro piezas de dos coreógrafos: Alvin Ailey, fundador y director de la compañía hasta su muerte, y Ulyses Dove, que goza de gran prestigio en la actualidad.

Del primero subió a la escena “Streams” que data de 1970, y el programa terminó con el imponderable y eterno “Revelations”, compuesto diez años antes. De Dove serían “Urban Folk Dance”, de 1990 y “Episodes”, de 1987.

Entre ellos, es innegable que la joya de la noche sería “Revelations” — nada nuevo en esto –, y mereció que su “Rocka by Soul” fuera repetido, ya que el público, negado a marcharse del teatro, lo exigía con sus aplausos. Aquí es necesario señalar que l usual público que parece asistir año tras año a las presentaciones del AAADT, va dispuesto a no solo aplaudir, sino a gritar o mostrar su aprobación en medio de una interpretación, merezca ésta hacerlo o no.

La compañía posee un magnífico y bien entrenado elenco: Las bailarinas son muy estilizadas y es notable destacar sus magníficas extensiones y agilidad para saltar sobre el compañero límpidamente, lo que sucede repetidas veces. Los hombres son fuertes, y pueden girar con gran exactitud y perfección.

No obstante, tres de los trabajos presentados esa noche, son iguales en su mensaje: la discordancia que existe entre las parejas. Igualmente, el uso de los brazos en “Streams” de Ailey– que lleva música de Miloslav Kubelác, así como“Urban Folk Dance” de Michael Torke y “Episodes” de Robert Ruggiero –, Dove parece haberlos copiado en “Episodes”. El luminotécnico de la primera pieza, Chenault Spence, merece una mención por su buen trabajo en “Streams”, en el cambio de las luces, mayormente usando una luz horizontal al centro de la escena, marcando el lugar a ocupar por los intérpretes.

Después de tantos sonidos diferentes para acompañar los bailes (en grabaciones eléctricas), llegar a la primera escena de “Reveletions”. fue como arribar a un momento de oración y respeto, que muy posiblemente elevaría el espíritu. Pasando entre las diez estampas que componen la obra, “Take me to the water” es llamativa e igualmente agradable, terminando con la preferida del público ya mencionada anteriormente, que obtuvo un bis por la insistencia de las ovaciones que recibió.

¿Y qué decir de los intérpretes? Habría que mencionar a unos cuantos, pero entre estos merece especial mención Alicia Graf Mack, principalmente en el Recitativo de la primera obra. En total, sus piernas alargadas y bellas, igual que sus pies que parecen calzar zapatillas de punta por su rápido “pas de bourrée”, muestran una perfección del entrenamiento de ballet clásico, digna de los mayores elogios.

Una agradable noche que se repetirá hasta diciembre 30, cuando la compañía termine su temporada anual en la capital del mundo de la danza. Bravo por ellos, extensivo principalmete a su flamante nuevo director, Robert Battle y a su director artístico asociado Masazumi Chaya.

Alvin Ailey, Judith Jamison, and Robert Battle. Photo by Eric N. Hong, Andrew Eccles, and Brian Guilliaux<br />Alvin Ailey, Judith Jamison, and Robert Battle.

Photo by Eric N. Hong, Andrew Eccles, and Brian Guilliaux