Hacia arriba

Danza Ballet

#
La danza y el ballet

Alvin Ailey American Dance Theater en París

28 junio, 2012
Imprimir

colaboradores  Alvin Ailey American Dance Theater en París

 

Alvin Ailey American Dance Theater por la tercera vez en Les Étés de la Danse.

Una compañía mimada por el público parisino.

La función de apertura de la temporada de la Alvin Ailey American Dance Theater (AAADT) en Les Étés de Danse 2012, tuvo lugar el 25 de junio en el Teatro Châtelet. Se extenderá hasta el 21 de julio. Es decir, cuatro semanas, una más respecto a la presentación anterior (2009) en Les Étés de la Danse de la compañía fundada por Alvin Ailey en 1958. Es la tercera vez que la AAADT acude a la gran cita parisina del verano; la primera fue en 2006, es decir, en su segunda edición.

Esta constancia se explica por el fervor del público: la AAADT no falla en la recepción calurosa que provoca.

Como la noche del 25 fue de gala, el director del festival, Valéry Colin, saludó a la ministra de cultura del nuevo gobierno socialista de François Hollande, Aurélie Filipetti, y la presidenta de Les Étés de la Danse, Marina de Brantes, aludiendo al “retorno esperado” de la AAADT, antes de introducir a Robert Battle, director artístico de la compañía desde 2011 (Judith Jamison, como es conocido, lo fue tras la muerte de Alvin Ailey entre 1989 y 2011, y fue ella quien designó a Battle para que la sucediera, aunque permanece como directora artística honoraria), quien confesó que se trataba de su primera estancia en París.

Se abrió con un fragmento (10 minutos) de una pieza de Paul Taylor (cuya compañía, recuerdo, está asimismo en Les Étés de la Danse hasta el 28 de junio, pero en el Teatro Nacional de Chaillot), “Arden Court” (1981), sobre música del compositor barroco inglés William Boyce (1711-1779). Se trata del mismo estilo “clásico” de Paul Taylor que ya hemos apreciado en “Esplanade”, “Aureole” o “Roses”, no sin un atletismo geométrico (el “secreto” de Paul Taylor), magnificado por los exultantes intérpretes negros (aunque varios en la compañía no lo son), nueve en total, en contrapunto entre un grupo de seis varones y otro de tres muchachas.

colaboradores  Alvin Ailey American Dance Theater en París

“Minus 16”, coreografía de Ohad Naharin. Ghrai deVore y Kirven J. Boyd. ©Paul Kolnik

colaboradores  Alvin Ailey American Dance Theater en París

“Streams”, coreografía de Alvin Ailey. ©Paul Kolnik

colaboradores  Alvin Ailey American Dance Theater en París

“Arden Court”, coreografía de Paul Taylor ©Paul Kolnik

Aprovecho para destacar que, desde el principio, Alvin Ailey abrió su compañía a otros coreógrafos, una política continuada por Judith Jamison.

Le seguiría un solo (6 minutos) de Joyce Trisler (fallecida en 1979), “Journey”, sobre “The Unanswered Question” de Charles Yves, que data de 1958 y se estrenaba en París. Hélas, esa fecha lo dice todo…aunque varias obras de no pocos coreógrafos pueden resistir admirablemente el paso del tiempo. Pero no es el caso del grahamiano “Journey”, entre sideral y lunar, interpretado por Sarah Daley.

Luego, un fragmento (9 minutos) del poderoso “Minus 16” (1999) de Ohad Naharin. Fue lo más impresionante de la noche. Con la música de la canción tradicional judía “Hava Nagila” según Dick Dale y la canción de rezo que se usa en la Pascua judía, “Echad Mi Yode’a “, 19 intérpretes (hombres y mujeres) se sitúan frente a sillas, sentados o no, dispuestos en un demi-círculo que le otorga una espesa profundidad al espacio. (En realidad, este fragmento es la primera secuencia de “Minus 16”, derivada de “Anaphaza”, de 1993.) Comienzan vestidos, con traje y sombrero, y sucesivamente se van despojando del vestuario y de los zapatos, tirando las piezas al centro del escenario, hasta que finalmente se quedan en una suerte de ropa interior. Lo más significativo es que se van moviendo como en una ola, a un ritmo de la mano de la música que invade con esa fuerza que proviene de miles de años atrás. La energía es telúrica, y remueve con intensidad. (Al final, un espectador tras de mí gritó un “wow”, que se lo había contenido…) Tal movimiento en ola, sabiamente espaciado (y recuérdese que se trata de 19 intérpretes, es decir, como un cuerpo de baile en el ballet), crea un ritmo visual hipnótico: es el mismo principio, salvando las distancias de estética, de la escena de las sombras de “La Bayadera”…

Tras el intermedio, un fragmento (9 minutos) de “Streams” (1970) de Alvin Ailey, sobre “Huit inventions” de Miloslav Kabelac (1908-1979). Para 14 bailarines, es uno de los raros ballets sin argumento de Alvin Ailey. Se suceden solos, dúos y conjuntos. La coreografía es sólida, pero, como “Journey”, proviene de otra época.

Las riendas de lo más “actual” fueron retomadas con el interesante “Takademe” (1999) de Robert Battle, sobre “Speaking in Tongues II” de Sheila Chandra. Se trata de una de las primeras creaciones de Battle, realizada para la compañía junior Ailey II. Puede ser interpretada indistintamente por un hombre (yo ví al excelente y virtuoso Kirven James Boyd) o una mujer. Son sólo tres minutos, en los que cada segundo es fascinante. Con los ritmos de la danza india “kathak”, vocalizados por la propia Sheila Chandra (quien sustituye con su voz a los tambores indios), Battle crea otra estructura, diferente del “kathak” pero al mismo tiempo inseparable de él. ¿Danza “fusión”? Probablemente, pero como ya sugería, es fascinante.

Un fragmento de “Home” (2011) de Rennie Harris, me entusiasmó menos, aunque no al público que deliró con estos 12 minutos de “hip-hop”, “stepping” y “street dance”, sobre dos canciones de Dennis Ferrer y Raphael Xavier, enérgicamente interpretadas por 12 bailarines. Desde luego, nadie puede quedar indiferente ante tanto derroche de habilidad.
 

colaboradores  Alvin Ailey American Dance Theater en París

 Alvin Ailey “Revelations” © Eduardo Patino NYC

Tras el segundo entreacto, vendría la mítica “Revelations” (1960) de Alvin Ailey, una obra que no sólo se mantiene intacta por su alcance sino que puede ir mucho más allá, todavía… Son 38 minutos que propulsan a una comunión de fe, religiosa o no. Sobre “negro-spirituals”, consta de tres partes: “Pilgrim of Sorrow”, “Take me to the water” y “Move, members, move”, para diez secuencias, según las canciones correspondientes. No voy a referirme al estilo de una obra tan conocida y que ha influenciado a no pocos coreógrafos, incluyendo cualquier grande que se tenga a bien recordar. Señalo, eso sí, al asombroso trío de hombres en “Sinner Man”: Jamar Roberts, Yannick Lebrun y Kirven James Boyd. El despliegue de virtuosismo fue apabullador, en saltos, giros y tiradas al piso. Y se finaliza con la “secuencia amarilla”: el clímax va subiendo, esa comunión –incluso estimulada por el propio Ailey y sus bailarines- alcanza un nivel que se transformó en locura, en el buen sentido. Como movidos por los resortes más íntimos, los espectadores se levantan de los asientos: hasta donde percibí, no ví a nadie que no se levantara. El rugido fue omnipotente. Jamás había visto en un teatro un fenómeno así, de tal magnitud. Repito: nunca. Todavía a la salida, los espectadores continuaban en trance. “Revelations” y el público constituyen algo especial.

–Centenario de Paul Szilard.

El 25 de junio fue el centenario del célebre empresario de danza Paul Szilard, mecenas de Les Étés de la Danse, quien ha sostenido al festival desde que comenzó en 2005 en los Archivos Nacionales en el Marais. Szilard fue el representante exclusivo durante 37 años de la AAADT, y también se ocupó del ABT, el NYCB o la Martha Graham Dance Company, sin contar a estrellas a título individual. Nació en 1912 en Budapest, fue primer bailarín y bailó al lado de Nora Kaye o Sonia Arova. Publicó en 2002 sus memorias: “Under my wings: my life as an impresario”.

Tras el apoteósico final de “Revelations”, se le celebró su centenario sobre la escena. Apareció sentado, pero aún fuerte y vivaz, entero. Habló Marina de Brantes, quien señaló la presencia de Bernadette Chirac, presidenta de honor de Les Étés de la Danse. André Larquié, quien en 2005 era director de la Ópera de París, y hoy es presidente de honor del teatro de Châtelet, habló en nombre de la ministra de cultura, para nombrar a Paul Szilard oficial de la Orden de Artes y Letras de la Legión de Honor.

Szilard agradeció con emoción, y no sin humor, dirigiéndose al público: “Si les dicen que soy el mejor empresario, es la verdad. Porque todos los otros están muertos”.

 

colaboradores  Alvin Ailey American Dance Theater en París

 Alvin Ailey American Dance Theater Kirven J. Boyd in Robert Battle Takademe ©Andrew Eccles

 ©2012 Danza Ballet

00034

Australian Dance Theatre en París   "Be Your Self", agradable sorpresa “aussie”. No conocía a la Australian Dance Theatre, que ahora en gira por Europa se ha presentado por cuarta vez en el Teatro de la Ville de París, con el estreno de &l...
Nueva temporada 2012/2013 Filarmónica de Berlín Filarmónica de Berlín inaugura la nueva temporada con el homenaje al centenario de Lutosławski La Orquesta Filarmónica de Berlín abre este viernes 24 de agosto la temporada 2012/2013 con el Concierto para  piano número 2 de Brahms, con Yefim Bronfma...
St.Louis Symphony Orchestra en el Musikfest Berlin 2012 Musikfest Berlin 2012: brillante concierto de la St. Louis Symphony Orchestra con el violinista Christian  Tetzlaff Este miércoles 5 de septiembre el Musikfest Berlin 2012 nos ofrece un paseo por varias generaciones de músicos  Primero a través de l...
Ballet de la Ópera de París en el Lincoln Center in New York Ópera de París: del pasado al presente ..... distancia y categoría Ver el Ballet de la Ópera de París, es trasladarse a una era cuando  el buen gusto,  los exquisitos modales y la delicadeza, imperaban en los teatros y en los salones palaciegos.....
Musikfest Berlín, 2012 Musikfest Berlín abre con Charles Ives y la Mahler Chamber Orchestra dirigida por Kent Nagano Los Festivales de Berlín, dirigidos desde este año por el escritor y dramaturgo alemán Thomas Oberender (Jena,  1966) abrieron este viernes 31 de agosto el...
Ballet de la Ópera de París: Tercera Sinfonía de Gustav Mahler de John Neumeier Tercera Sinfonía de Gustav Mahler, coreografía de John Neumeier. Una catedral del movimiento y el gesto. Desde el pasado 9 de abril y hasta el próximo 12 de mayo el Ballet de la Ópera de París presenta en la Ópera Bastille la “Tercera Sinfonía de G...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM