Hacia arriba

Danza Ballet

#

Arte y alquimia en Düsseldorf

22 abril, 2014
Imprimir
Juan Carlos Tellechea

Periodista y crítico.
Nacionalidad: Uruguayo.
Lugar de residencia: Berlín.

El señor Tellechea se formó en la Universidad de la República Oriental del Uruguay y en la Escuela Latinoamericana de Periodismo. Reside en Alemania desde 1980 (primero en Bonn, y desde 1999 en Berlín) donde colabora con numerosos medios de comunicación de Europa, Estados Unidos e Iberoamérica.

Ver más información


El Museo Kunst Palast de Düsseldorf acoge en estos meses (del 5 de abril al 10 de agosto  de 2014) una deslumbrante exposición titulada “Arte y alquimia – el secreto de la  transformación” (catálogo editorial Hirmer Verlag/Múnich), en el marco de la tercera  edición del gran festival de arte “Quadriennale” de esta ciudad a orillas del Rin.

Más de 350 obras de todas las épocas ilustran esta singular muestra, desde la  Antigüedad, pasando por la Edad Media, el barroco y el surrealismo hasta llegar al arte  contemporáneo, cedidas por museos de Bélgica, Alemania, Francia, Gran Bretaña, Israel,  Italia, Liechtenstein, México, Países Bajos, Austria, Polonia, Suecia, Suiza y Estados  Unidos.

¿Qué es?

En la historia de la ciencia, la alquimia es una antigua práctica protocientífica y una  disciplina filosófica que combina elementos de la química, la metalurgia, la física, la  medicina, la astrología, la semiótica, el misticismo, el espiritualismo y el arte.

Fue ejercida en Mesopotamia, el Antiguo Egipto, Persia, la India y China, en la Antigua  Grecia y el Imperio romano, en el Imperio islámico y después en Europa hasta el siglo  XVIII, en una compleja red de escuelas y sistemas filosóficos que abarca al menos 2.500  años.

La exhibición se centra en la fascinación que la alquimia ejercía y ejerce aún entre los  artistas. Así, por ejemplo, Yves Klein, Rembrandt van Rijn, Jan Brueghel el Viejo, Max  Ernst, Lucas Cranach el Viejo, Hendrick Goltzius, Rebecca Horn, Anish Kapoor, Sigmar  Polke, Peter Paul Rubens, David Teniers el Joven o Joseph Beuys reclaman investigar  exhaustivamente el secreto de la transmutación.

Rosacruces

En occidente, la alquimia ha estado siempre estrechamente relacionada con el hermetismo,  un sistema filosófico y espiritual que tiene sus raíces en Hermes Trimegisto, una deidad  sincrética grecoegipcia (el dios egipcio Dyehuty, Tot en griego, y el dios heleno  Hermes) y legendario alquimista. Estas dos disciplinas influyeron en el nacimiento del  rosacrucismo, un importante movimiento esotérico del siglo XVII (inspirado en la  legendaria figura de Christian Rosenkreuz, quien vivió hacia 1380 en el sur de  Alemania). En el transcurso de los comienzos de la época moderna, la alquimia dominante  evolucionó en la actual química.

Hoy

Actualmente es de interés para los historiadores de la ciencia y la filosofía, así como  por sus aspectos místicos, esotéricos y artísticos. La alquimia fue una de las  principales precursoras de las ciencias modernas, y muchas de las sustancias,  herramientas y procesos de la antigua alquimia han servido como pilares fundamentales de  las modernas industrias químicas y metalúrgicas.

La quimera

Aunque la alquimia adopta muchas formas, en la cultura popular es citada con mayor  frecuencia en historias, películas, espectáculos y juegos como el proceso usado para  transformar plomo (u otros elementos) en oro. Otra forma que adopta la alquimia es la de  la búsqueda de la piedra filosofal, con la que se era capaz de lograr la habilidad para  transmutar oro o la vida eterna.

Artistas y alquimistas se caracterizan precisamente por su curiosidad, su disposición a  superar fronteras, a incursionar en lo desconocido y a asumir para ello riesgos  fundamentales. Ambos caminos y objetivos dan testimonio de soprendentes coincidencias y  referencias.

Investigación

No sólo el deseo de explorar al mundo une a artistas y alquimistas. También el  conocimiento sobre los materiales utilizados en el arte vinculaba a ambos grupos entre  si, ya que en los inicios de la alquimia se encuentra el “arte del color”, practicado en  los talleres egipcios.

La alquimia fue ejercida en lugares ocultos, pero a finales del siglo XVIII ya no era  más una actividad marginal. Algunas personalidades como Paracelso, Isaac Newton y Johann  Wolfgang von Goethe eran alquimistas. Otros eminentes alquimistas del mundo occidental  eran Roger Bacon, Santo Tomás de Aquino, Tycho Brahe, Thomas Browne, Ramon Llull y  Parmigianino. Esta práctica protocientífica fue desbancada en la época de la Ilustración  y mezclada con el ocultismo, la brujería y la superstición, hasta que experimentó un  nuevo despertar con el psicoanálisis a finales del siglo XIX y comienzos del XX.

Muestra

La exposición se divide en dos áreas. Objetos premodernos, principalmente de los siglos  XVI y XVII; y el arte de los siglos XX y XXI. En la época premoderna artistas y  alquimistas no sólo aspiraban a imitar la naturaleza, sino incluso a perfeccionarla.  Artistas y alquimistas concurrían entre si, como lo muestra el neerlandés Adriaen van  Ostade en su cuadro del laboratorio de un alquimista frustrado que pretendía fabricar  oro.

Muchas obras maestras exhiben una imagen positiva de la alquimia. Retratos de Rubens y  David Teniers el Joven; tres ejemplares del “Splendor Solis”, manuscritos ricamente  adornados sobre la historia de la alquimia; y cuadros alegóricos de Jan Brueghel el  Viejo y Hendrick Goltzius. De este artista que también era alquimista se puede admirar  el cuadro “Alegoría de las artes” en el que se muestra el singular encuentro entre los  lenguajes pictóricos de la alquimia y el arte.

Newton

Por primera vez se expone en Europa un manuscrito original de Isaac Newton procedente de  los fondos del Chemical Heritage Foundation de Filadelfia. Se trata de una receta  secreta para conseguir la piedra filosofal que procedía del alquimista alemán Erasmus  Rothmaler, quien experimentaba con diversos procesos de transmutación.

La legendaria sustancia (a partir de pirita de hierro, entre otros componentes) estaría  dotada de propiedades extraordinarias, como la capacidad de transformar los metales  vulgares en oro. Lamentablemente la idea nunca ha funcionado hasta ahora por vía química  (aunque sí por la físico-nuclear, pero a muy alto costo económico y energético).

Crisis

A esta propiedad de transmutación se le adicionaban dos atributos: la provisión de un  elixir de larga vida, al grado de conferir inmortalidad, mediante la panacea universal,  para aniquilar cualquier enfermedad; y la dotación de omnisciencia: conocimiento  absoluto del pasado y del futuro, del bien y del mal, lo cual explicaría también el  adjetivo de filosofal (hasta el siglo XVIII a los científicos se les denominaba  filósofos).

Si bien Newton probablemente nunca trabajó con la idea de conseguir oro, la receta  alquímica pudo haber sido la causa de que su salud colapsara entre 1692 y 1693, período  en el que sufrió una gran crisis psicológica que lo llevó a permanecer aislado por mucho  tiempo, sin comer ni dormir.

En esa época sufrió depresiones y arranques de paranoia, típicos síntomas de un  envenamiento con mercurio, principal ingrediente en la fórmula de Rothmaler. En 1979 se  publicó un estudio que demostró una concentración de mercurio, altamente neurotóxico, 15  veces mayor que la normal en el cabello de Newton.

Modernos

La época moderna se enfrasca con el surrealismo. Max Ernst, por ejemplo, se reitera con  el tema de “Las bodas químicas” (inspirado en el libro “Las bodas alquímicas de  Christian Rosenkreuz”, publicado en Estrasburgo en 1616, una de las obras más relevantes  de la literatura esotérica europea, en la que las nociones corrientes de espacio y  tiempo se encuentran trascendidas).

Una obra especialmente interesante es la pintura “Creación de las aves”, pieza clave de  la surrealista Remedios Varo. Los trabajos de Rebecca Horn, por su parte, abordan el  tema de la androginia. De Joseph Beuys se muestran objetos, dibujos, collages, filmes y  fotografías sobre varios temas que fueron expuestos en la Documenta de 1982, entre otros  “Alarm II” (dos crisoles en bermellón, concha en vitriolo azul, bolsa de transfusión de  sangre con cánulas).

Otras piezas seleccionadas para este apartado fueron de artistas como Anselm Kiefer,  Alicja Kwade, Sigmar Polke, Neo Rauch y Gerda Steiner & Jörg Lenzlinger.

La alquimia y el esoterismo fascinaban a los surrealistas no sólo por sus textos e  imágenes secretos, llenos de fantasía, transmitidos únicamente a una minoría selecta de  iniciados, sino porque los veían como un modelo para teorías psicoanalíticas.

Pigmentos

Suma atención entre los visitantes merecen los trabajos con pigmentos de Yves Klein y de  Anish Kapoor. Kapoor, uno de los escultores indios más influyentes de su generación,  acaparó el interés internacional en la década de 1970 con sus esculturas de pigmentos. A  través de sus instalaciones monocromas fue evolucionando hasta llegar a la creación de  esculturas monumentales con materiales poco usuales.

Klein, figura importante dentro de la corriente del neo-dadaísmo, se mueve con su obra  en torno a conceptos influenciados por la filosofía Zen, como la inmaterialidad en el  arte que él mismo describe como el vacío, una especie de nirvana “mudo” que posee pocas  influencias de las palabras; se trata de una zona neutral donde uno mismo está inspirado  a prestar atención sólo a sus propias sensibilidades, y queda expuesto a la “realidad”  como oposición de la “representación”.

Filosofía

El creador francés, quien fue durante cierto tiempo miembro de los Rosacruces, presenta  su obra bajo formas reconocidamente artísticas – pinturas, un libro, una composición  musical – pero se encarga de eliminar el contenido de tal forma que los cuadros queden  sin pintura, los libros sin palabras y las composiciones musicales sin música, para que  permanezca sólo la cáscara, tal como si allí estuviera contenido el arte.

De esta forma Klein intenta crear para el espectador sus “zonas de sensibilidad  pictórica e inmaterial”, evitando representar los objetos de una forma subjetiva o  artística, para que sean apreciadas por la huella que dejan: la imagen de su ausencia.  El trabajo de Klein tiene fuertes referencias con contextos teóricos y de la historia  del arte, así como de la filosofía y la metafísica. Su labor combina todos estos campos.  La intención es empujar al público a experimentar un estado donde una idea pueda ser  simultáneamente “sentida” y “comprendida”.

En síntesis, la interesante exposición “Arte y alquimia – el secreto de la  transformación” no solo abarca el amplio espectro de las ideas alquimistas y de sus  transmutaciones artísticas, con una rica incursión en la historia de la ciencia, sino  que pone sobre el tapete conceptos y visiones que todavía hoy son actuales en el arte.

Páginas de internet:
www.smkp.de
www.hirmerverlag.de

colaboradores  Arte y alquimia en Düsseldorf
Johan Moreelse: Der Alchemist, 1630

colaboradores  Arte y alquimia en Düsseldorf
David Teniers d.J.: Alchemist in seiner Werkstatt, um 1650

 

colaboradores  Arte y alquimia en Düsseldorf
Max Ernst: Men Shall Know Nothing of This, 1923.

colaboradores  Arte y alquimia en Düsseldorf

Mikhail Baryshnikov y el New York Times   La vida artística de Baryshnikov en cajas Así reza más o menos en traducción libre mía, el titular del artículo de Patricia Cohen, publicado en la sección de Arte del New York Times reciente...
Nostalgias de amor, armonía y buen humor Que el ballet puede interpretarse haciendo gala de muy buen humor es algo que nos ha legado desde hace seis decenios el coreógrafo estadounidense Jerome Robbins (1918 – 1998) con su pieza “The Concert or the Perils of Everybody“, estrenada por el New...
Histoire de Manon: un clásico del ballet narrativo “Histoire de Manon” de Kenneth MacMillan, se presenta en la Ópera Garnier desde el pasado 21 de abril hasta el próximo 13 de mayo. El ballet en tres actos de Kenneth MacMillan, uno de los “clásicos&rdqu...
AMERICAN BALLET THEATRE II JUVENTUD Y TALENTO IMPERAN EN  AMERICAN BALLET THEATRE II Este juvenil conjunto  llamado ABT II,  bajo la dirección de Wes Chapman,  figura principal del American Ballet Theatre, prepara al grupo de catorce bailarines que ...
Barenboim y Rattle dirigen concierto por los niños de Japón Estamos ante un acontecimiento histórico esta tarde del martes 29 de marzo de 2011, porque por primera vez las dos mayores orquestas de Berlín, la Filarmónica y la Staatskapelle, tocan juntas con sus respectivos directores, Sir Simon Rattle y Daniel ...
American Ballet Theater GLORIOSO FINAL  DE UNA MAGNÍFICA TEMPORADALa larga temporada primavera-verano del American Ballet Theater, terminó brillantemente  en el  Lincoln Center de Nueva York, con programas que incluyeron en  tánd...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies