Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet de la Ópera de Lyon

19 octubre, 2012
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información



colaboradores  Ballet de la Ópera de LyonMaguy Marin y  « Faces »: un caleidoscopio histórico.

“Faces”, una creación de 2011 de Maguy Marin para el Ballet de la Ópera de Lyon, se presenta en el Teatro de la Ville de París desde el pasado 13 de octubre hasta el próximo 21, como parte del Festival de Otoño de la capital francesa, dedicado este año a una retrospectiva de la coreógrafa, una de las más notables figuras de la danza contemporánea francesa, a partir de su conocida eclosión en la década de los 80.

Además de “Faces”, el Festival de Otoño (que dirige Emmanuel Demarcy-Mota, también al frente del Teatro de la Ville) incluye, en 8 salas de París  e Île-de-France: “Nocturnes” (su última creación, en la Bienal de la Danza de Lyon), en el Teatro de la Bastille, del 16 al 27 de octubre;  “Cap au Pire” (2006), Le Centquatre,  13 al 15 de noviembre;  “May B” (1981, un ícono de la danza contemporánea francesa), en Le Centquatre el 16 y el 17 de noviembre y en el Teatro de Rond-Point del 20 de noviembre al 1 de diciembre; “Ca quand même” (2004), 22 al 27 de noviembre en el Teatro de la Cité Internationale;  y ese éxito de “Cendrillon” (1985), del 29 de noviembre al 1 de diciembre en el Teatro Nacional de Chaillot, del 6 al 8 de diciembre en las Maison des Arts de Créteil, y del 13 al 15 de diciembre en el Teatro de Saint-Quentin-en-Yvelines.

Fue el Ballet de la Ópera de Lyon quien le pidió su versión de “Cendrillon”, en tres actos sobre la música de Serguei Prokofiev. Como se recordará, transformó a los intérpretes en muñecos, con máscaras y trajes en consonancia.

Maguy Marin nació en Toulouse de padres refugiados españoles, que habían arribado en 1939. Vivió en esa ciudad del sudoeste de Francia hasta los 16 años (y hace tres meses que ha vuelto para instalarse), después de haber estudiado danza clásica en su conservatorio.   Partió a París y luego a Bruselas, a la escuela Mudra de Maurice Béjart; integró el Ballet del Siglo XX. Entre 1980 y 1990, estuvo en la Maison des Arts de Créteil (que devino en 1985 Centro Coreográfico Nacional de Créteil y de Val-de-Marne). Fue en 1987, mientras preparaba “Los Siete Pecados Capitales” en la Ópera de Lyon que encontró a Denis Mariotte, su cómplice –y compañero- desde entonces, en una colaboración artística fructífera. A partir de 1998, se instalaron en el Centro Coreográfico Nacional de Rillieux-la-Pape, en un barrio de Lyon. Catorce años después,  ha regresado a su Toulouse natal, para volver a ser una compañía independiente.

“Faces”, de una hora de duración, para los 28 bailarines del Ballet de la ópera de Lyon,  apunta a la cuestión de la relación entre las “masas” y el “poder” (según “Masse et Puissance” de Elías Canetti), y como las mismas pueden metamorfosearse según los designios sea políticos –incluyendo el tropismo totalitario-, sea el de la homogeneidad que aporta más neutralmente la condición moderna.
 

colaboradores  Ballet de la Ópera de Lyon

Faces 2011 ©Jean Pierre Maurin

Esta  vasta empresa se resuelve con medios simples, con la colaboración en la concepción y la creación sonora de Denis Mariotte y las luces de Alexandre Béneteaud.

Como escenografía (Michel Rousseau), solamente un gran espejo al fondo. A ambos lados, perchas cargados con trajes  y otros accesorios significantes (que los bailarines irán poniéndose sucesivamente), y un piano a un costado,  que no se utiliza aunque se escuche un Nocturno de Chopin.

Lo que define a “Faces” es el trabajo de las luces, remarcable, de la mano del paisaje sonoro. Cuando se está en negro, los bailarines se colocan la indumentaria y los accesorios. Cuando se encienden, conforman, en “masa” –que también puede ir, derrotada, al piso-, un cuadro determinado. Esta sucesión caleidoscópica es de una impactante fuerza visual. Imagine el lector que en el espacio de poco tiempo, se apaguen y se enciendan las luces (sin contar su elaboración), ofreciéndose diferentes  “lienzos” no desprovistos de su carga plástica en consecuencia. Así, lo que se evoca puede incluir el “viento” de las revoluciones, el clamor de las multitudes, los ruidos y traqueteos de la guerra, la tiranía, la barbarie, también las botellas de Coca-Cola, espejuelos de sol, el fútbol,  bolsas de conocidos centros comerciales, la “Libertad guiando al pueblo”, lo religioso, Lenin arengando, unas estrofas del himno nacional cubano, la voz de Fidel Castro en un discurso.

El refinamiento estético de estos cuadros vivos es considerable.  Aunque la visión de Maguy Marin sea opresiva y sin apelación, uno se extasía ante esas construcciones  acendradas y elocuentes. Desde el punto de vista abstracto, es una delicia. Hacia el final, las luces sólo enfocan las piernas de los intérpretes: es lo que pudiéramos llamar en este tipo de espectáculo un “efecto especial”…

Uno puede palpar, en tales resultados, la tensión creativa de Maguy Marin y Denis Mariotte. Dice ella (en el programa de mano): “Es la cuestión de la forma que se hace y no cesa de conformarse y evolucionar…” Dice él: “La forma, justamente, se conjuga con el pensamiento que está en proceso de hacerse, el cual se hace con y al mismo tiempo que la forma”.  Magnífico. En otras palabras: una breve declaración de estética “formalista” y abstracta, válida no solamente para la danza sino para otros quehaceres artísticos.

Ciertamente, la acumulación en su intensidad de esos cuadros vivos, a medida que su desfile avanza hacia el final, ya no producen el mismo efecto, como quien se satura en un museo al cabo de dos horas. No importa, porque al día siguiente, uno, como tras la visita al museo, se encuentra anhelando volver a ver las imágenes en “flash” de “Faces”.

Y, de la danza, ¿qué? Esos cuadros estupendos, conformados por bailarines, están vivos pero no en movimiento. Ha dicho Maguy Marin: “Yo parto siempre del cuerpo y de su movimiento rítmico en el espacio. Soy  pues coreógrafa”. Bien, este pulso rítmico se traduce en la sucesión de los cuadros. Digamos que es una categoría inclusiva de la danza, que subraya su pertenencia a lo plástico, aupándose sobre éste. Pero es un espectáculo difícil de olvidar.

colaboradores  Ballet de la Ópera de Lyon

Faces 2011 ©Jean Pierre Maurin

©2012 Danza Ballet
 

00034

El adiós de Julio Bocca El adiós de Julio Bocca inaugura mañana la octava temporada de la Fundación Kursaal. El bailarín ofrecerá mañana en el Auditorio donostiarra una recopilación de sus mejores números junto al Ballet Argentino El 22 de diciembre concluye su gira de des...
El Greco, profeta del modernismo Más de 100.000 visitantes han presenciado ya una muestra única de El Greco y artistas contemporáneos como Pablo  Picasso, Paul Cézanne, Vincent van Gogh y Robert Delaunay, entre otros, que se realiza del 28 de abril al 12 de  agosto de este año en el...
Alicia Alonso: el ego perpetuado gracias a la política Cuando leí en DIARIO DE CUBA acerca de un homenaje que la pequeña localidad de Enghien-les-Bains, en las afueras de París, le rendiría a Alicia Alonso, entendí, en principio, que el "bailar por dentro" al que aludía la otrora "prima ballerina" se ref...
Emil Mangelsdorff abre al ritmo de Bebop el Jazz Fest Berlin 2010 El legendario saxofonista alemán Emil Mangelsdorff, de 85 años --a todas luces muy bien llevados-- abre al frente de su cuarteto y al ritmo de Bebop el festival Jazz Fest Berlin 2010 este miércoles 3 de noviembre en el estudio auditorio de la Casa de...
La danza da la bienvenida al otoño en Nueva York La promesa de una temporada gloriosa de danza acaba de dar comienzo en el City Center de Manhattan, con una corta serie de 12 días, titulada muy apropiadamente “Fall for Dance”. En las 10 funciones programadas, se presentar&iacut...
Jean-Georges Noverre   Renaud et Armide y Médée et Jason de Jean-Georges Noverre La Ópera Real del Castillo de Versalles presentó los pasados 13 y 15 de diciembre dos ballets de Jean-Georges Noverre (1727-1810), “Renaud et Armide” (Lyon, 1760) y “Médée et Jason” (...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies