Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet de la Ópera de París en Homenaje a Béjart

6 enero, 2009
Imprimir

colaboradores  Ballet de la Ópera de París en Homenaje a BéjartUna obra maestra inmejorable.

Aunque ya “El pájaro de fuego” y “Serait-ce la mort?” no susciten los entusiasmos de antaño, todo lo contrario de “La consagración de la primavera”, que es un clásico, el programa ofreció no sólo un muy adecuado balance artístico sino que es difícil concebir mejor homenaje a Béjart que éste, especialmente por el Ballet de la Ópera de París.

Por colaboradores  Ballet de la Ópera de París en Homenaje a Béjart Isis Wirth (Munich)

Atesoro con fruición, en la memoria de las emociones y en la profesional, los muy escasos momentos (tres o cuatro) en que a lo largo de mi vida el “misterio del teatro” ha descendido en la ocasión en que yo me hallaba en el teatro viendo danza. No se cómo se le llama en propiedad, yo le llamó así, “misterio del teatro” a cuando desaparece por completo la percepción de la realidad, o sea, que olvidamos que estamos en una convención que se nombra “teatro”, y pasamos del otro lado del espejo: la única realidad es, entonces, la de la escena, que sustituye a nuestra consciencia de “personas-que-fueron-a-ver-un-espectáculo”.

Ello me sucedió recientemente, con “Le sacre du printemps” de Maurice Béjart, por el Ballet de la Ópera de París, en programa (en la Ópera Bastille) titulado “Homenaje a Béjart”, fallecido el 22 de noviembre de 2007. Desde luego, es una obra mítica –la de Béjart-, desde su estreno en 1959 por el Ballet Teatro de París (la compañía suya entonces) en Bruselas. Junto con la versión de Pina Bausch de la célebre partitura de Igor Stravinsky (“los 33 minutos que conmovieron al mundo de la música”, decía alguien), son estas dos las que cuentan, obviando la “reconstrucción” de la coreografía original de Nijinsky efectuada hace algunos años. Pero tanto la de Bausch como la de Béjart, son otra cosa respecto del original de Nijinsky. Pese a la pujante versión de Bausch, prefiero la de Béjart. Y no solamente por ese “misterio del teatro” que me aconteció hacia el final (cierto que lo más famoso de la obra), sino por cómo Béjart despojó al ballet de la idea del sacrificio y de la redención para reducirlo al amor primero y último como fuerza cósmica y mística, en su expresión física. Lo curioso es cómo la coreografía, si bien envejecida, no revela señal alguna de este paso del tiempo, y ya son 50 años…¿Otro “misterio”? Acaso, el de una obra maestra inmejorable. Como inmejorables fueron sus principales intérpretes, Nicolas Paul ( “El elegido”) y Alice  Renavand (“La elegida”), secundados por solistas y cuerpo de baile también dotados de perfección expresiva.

Los otros dos títulos sí mostraron irremisiblemente signos de vejez. “El pájaro de fuego” (asimismo, música de Igor Stravinsky, fue el primer ballet que compuso, como sabemos), justo estrenado por el Ballet de la Ópera de París en 1970, es hoy casi incongruente, pues en su momento fue un “ballet comprometido”: Béjart sustituyó a la bailarina que asume en el original de Fokine al “pájaro de fuego” por un bailarín en tanto “pájaro-fénix”, que es una suerte de espíritu de las revoluciones…Ya el vestuario del cuerpo de baile es reminiscente de la Revolución china. Eso de “pájaro-fénix” a mí me recordó aquello de “los hombres mueren, el Partido es inmortal”. Lo único que salvó al ballet fue la interpretación del “pájaro” por el bailarín étoile Matthieu Ganio, cada vez mejor y con más eficacia comunicativa. Él bien puede continuar a esos ciertos grandes: Laurent Hilaire, Manuel Legris, Kader Belarbi.

colaboradores  Ballet de la Ópera de París en Homenaje a Béjart


"Serait-ce la mort?" – Ballet de la Ópera de París "Homenaje a Béjart"


Pese a la belleza de los cuatro lied (lo último que compuso, su “canto de cisne”) de Richard Strauss, interpretados sobre la escena por la soprano Twyla Robinson, y pese a ese casi “monstruo sagrado” que es Nicolas Le Riche,  “Serait-ce la mort?” (“¿Será esto la muerte”?), estrenado por el Ballet del Siglo XX en 1970 es tan “puro Béjart” que ello significa dos cosas: la primera, un estilo histórico, ese que él concretó y que fue muy influyente entonces; la segunda, que está viejo también, como ya apuntábamos arriba. Un hombre (Le Riche), al filo de la muerte, re-encuentra las cuatro mujeres que ha amado. Tres de ellas, han compartido cada una un momento de su existencia, pero no reconoce a la cuarta, misteriosa, de la que nada recuerda. Es la Muerte (magnífica Delphine Moussin, étoile). Sí, hay pasajes hermosos, todavía, de una sensibilidad  donde se palpa todo lo profundo que podía ser Béjart, enigmático él también. Y además de Le Riche y Moussin, las “tres mujeres de su vida” (Dorothée Gilbert, Clairemarie Osta, Emilie Cozette, todas étoiles) fueron exquisitas.


Aunque ya “El pájaro de fuego” y “Serait-ce la mort?” no susciten los entusiasmos de antaño, todo lo contrario de “La consagración de la primavera”, que es un clásico, el programa ofreció no sólo un muy adecuado balance artístico sino que es difícil concebir mejor homenaje a Béjart que éste, especialmente por el Ballet de la Ópera de París.

colaboradores  Ballet de la Ópera de París en Homenaje a Béjart

"Serait-ce la mort?" – Ballet de la Ópera de París "Homenaje a Béjart"

en Danza Ballet

Cumpleaños de Maurice Béjart

Un ballet y un festival para Maurice Béjart

Raymonda – Ballet de la Ópera de París

© 2006 – 2009 Danza Ballet

00034

Ballet de la Ópera de París, ballet Cascanueces “Cascanueces” es un ballet que me aburre, con la excepción, naturalmente, del Grand pas de deux, la Danza de los Copos de Nieve, el Vals de las flores. Desde luego, su supervivencia se debe a la partitura de Chaicovsky, considerada por Balanchine com...
Un Lago digno “El lago de los cisnes” en la versión del norteamericano Ray Barra, hecha para el Bayerisches Staatsballett en 1995, volvió a subir a la escena del Teatro Nacional de Baviera a finales de diciembre. Sobre la original de Ma...
Mes de Danza 2013 de la Asociación de Profesionales de Danza de Gipuzkoa El 29 de abril, día de nacimiento del coreógrafo Jean-Georges Noverre (1727-1810), considerado el precursor del baile moderno, fue la fecha elegida en 1982 por la UNESCO para la conmemoración del Día Internacional de la Danza. Esta organización ampar...
Fall for Dance (Otoño para la Danza) Con la llegada del otoño, la danza vuelve a florecer  en la capital del mundo de la danza, llámese Nueva York. El conocido festival, que desde hace varios años tiene lugar en esta maravillosa urbe, le da oportunidad a la juventud neoyorquina, a cono...
El caballito jorobadito por el Ballet Kírov Recientemente, el Teatro Mariinsky de San Petersburgo le rindió homenaje al compositor ruso Rodion Schedrin (1932) en el teatro Chatêlet de París. Schedrin, un músico versátil, es uno de los más interesantes compositores del siglo XX, y no sólo en R...
Centenario de los Ballets Russes de Diaghilev En este mayo de 2009 que se aproxima,  Ballets Russes de Diaghilev habría cumplido cien años de existencia. Nunca mejor ocasión que ésta, para repasar la inolvidable historia de ese proyecto sin igual. Escrib...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies