Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet de la Ópera de París: Tercera Sinfonía de Gustav Mahler de John Neumeier


14 abril, 2013
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


Tercera Sinfonía de Gustav Mahler, coreografía de John Neumeier.

Una catedral del movimiento y el gesto.

Desde el pasado 9 de abril y hasta el próximo 12 de mayo el Ballet de la Ópera de París presenta en la Ópera Bastille la “Tercera Sinfonía de Gustav Mahler”, una coreografía de John Neumeier, estrenada en su Ballet de Hamburgo en 1975, y que la Ópera de París incorporó a su repertorio en 2009.

La “Tercera Sinfonía” es uno de los “ballets sinfónicos” (sin relación con los que en su época hacía Leonide Massine) de Neumeier, y dentro de éstos (ha coreografiado además sobre músicas de Johan Sebastian Bach y Mozart), la obra clave de los títulos realizados sobre partituras de Gustav Mahler, su compositor predilecto. Nada menos que nueve ballets sobre el músico austriaco ha creado Neumeier.

colaboradores   Ballet de la Ópera de París: Tercera Sinfonía de Gustav Mahler de John Neumeier
Karl Paquette y Isabelle Ciaravola ©Laurent Philippe /Opéra national de Paris

 

colaboradores   Ballet de la Ópera de París: Tercera Sinfonía de Gustav Mahler de John Neumeier
Stéphane Bullion, Eleonora Abbagnato y, en el suelo, Karl Paquette ©Laurent Philippe /Opéra national de Paris

El origen de “Tercera Sinfonía “ remite a 1974, cuando el Ballet de Stuttgart le pidió a Neumeier una pieza en memoria de John Cranko. Cayó de casualidad sobre el cuarto movimiento de la Sinfonía no. 3. Hizo un pas de trois, interpretado por Marcia Haydée, Richard Cragun y Egon Madsen, titulado “Nacht”. (Este pas de trois corresponde en el ballet que se estrenó un año más tarde en Hamburgo, a la cuarta parte, también denominada “Noche”. El rol creado por Marcia Haydée es el de la “Mujer”, la cual sostiene a los hombres.)

Neumeier se había fascinado con Mahler; enseguida se dispuso a coregrafiar los restantes movimientos. No sabía que casi en el mismo momento, Maurice Béjart había tomado la misma decisión, sin que el uno conociese el proyecto del otro: en 1974 Béjart estrenó el nietzscheano “Ce que l’amour me dit”, sobre los tres últimos movimientos de la Sinfonía no. 3.

En el programa de mano, John Neumeier se refiere a que su reflexión sobre el “universo musical de Gustav Mahler sin dudas influenció sobre la propia coreografía”. Sin embargo, precisa que no intentó ilustrar los temas de la partitura por medio de la danza.

Y agrega el coreógrafo algo muy revelador:

“Es quizás el aspecto paradójico de su música lo que me seduce tanto, una paradoja que, en mi opinión, se asemeja al principio fundamental de la danza. La danza utiliza al cuerpo humano como un instrumento, haciéndolo evolucionar en un conjunto organizado para elevarlo a un nivel metafísico o espiritual y alcanzar una dimensión sobrehumana. Como espectador, yo puedo sentir los movimientos del bailarín, porque yo sé moverme igualmente…Tengo consciencia de su significación en el plano físico, el psíquico y el emocional. Así, puedo identificarme con el intérprete y soy también capaz de evaluar las cualidades psíquicas y el sentido metafísico de sus figuras y movimientos. Sucede lo mismo con la música de Mahler. El compositor nos lleva gracias a ella a universos que nos son familiares, porque se inscriben en lo más profundo de nosotros”.

Es decir, un paralelismo estético entre lo que es “universal” en Mahler en ese sentido en que cada emoción, idea, noción o concepto que pueda reflejar halle un eco en consecuencia en los receptores, y la relación de correspondencia expresiva que se establece entre el coreógrafo y los bailarines que observa como espectador.

O Mahler, el doble como artista de Neumeier.

La nietzscheana, panteísta, lírica y mística Sinfonía no. 3 de Mahler, es formalmente para Neumeier una materia arquitectónica, como si ese “instinto” que lo guió lo hubiese conducido a construir con el movimiento y el gesto una catedral, en la que los solistas, los pas de deux y trois “individualizan” el conjunto, que es colosal, como la partitura de Mahler.

Sí, como dice el coreógrafo no se propuso “ilustrar” la música por medio de la danza, pero la correlación puramente visual y cinética con las que reciproca al sonido es pasmosa. Puede hablarse de una cierta ósmosis. Mahler ha sido trasladado al campo de las tres dimensiones.

Es por ello que este viaje iniciático y filosófico, con sus resonancias cósmicas y religiosas, puede ser considerada una obra eminentemente abstracta, aunque no lo es: esa no fue la intención del coreógrafo, que le insufló su propia visión “poética” a los indicadores expresivos de Mahler, ni mucho menos la de éste, el gran post-romántico.

Este exacto equilibrio, inefable, entre lo abstracto y lo que no lo es –en principio- , ya tampoco es ni con mucho una pieza “narrativa”, hace de la Tercera Sinfonía de Mahler según Neumeier una obra de un alcance particular.

El primer movimiento (“Ayer”) es el de la “guerra”, interpretado solamente por hombres. Ya aparecen: el “Hombre” (Karl Paquette), el hilo conductor o si se quiere, el leit-motiv de todo el ballet; el “Alma” ( Stéphane Bullion) y la “Guerra”, encarnada por Mathias Heymann, quien reaparece tras la convalescencia de una lesión no solamente recuperado del todo sino más aéreo y delicioso que nunca, saltando como un muelle, pero habitado ahora por una cierta aura.

La “guerra” es dura, sin piedad. Los portés entre hombres son endiablados, a lo que se agrega en los otros movimientos portés inhabituales de los hombres para las mujeres.

Hay reminiscencias bejartianas, pero si uno piensa en lo que pudo hacer Béjart en esos años 70 y lo que en la misma época hizo Neumeier, todas las palmas van para el último: el “neoclasicismo” del coreógrafo originario de Estados Unidos restalla, sin que haya aparecido una arruga.

Lo más marcante no es, sin embargo, ese “sabor” en algunos momentos a Béjart, sino la construcción coral de la masa sinfónica, como si uno estuviera viendo –es la sensación que da- las “danzas corales” de la danza expresionista alemana, lo que también se va a encontrar luego.

El segundo movimiento se titula “verano”: las muchachas y los jóvenes descubren la vida, la amistad, los primeros romances. Y es ahora el turno de recordar acaso a Balanchine, en la velocidad del cuerpo de baile femenino, y en algunas posiciones de los brazos, ciertamente bastante fugaces, porque el sello plástico propio a Neumeier, tan intenso y refinado (complicado, también), se presenta –en todo el ballet- en port de bras trabajados en círculos, cuyas líneas se “disparan” indistintamente, apuntando al infinito. Una geometría muy estudiada, en todas las figuraciones, como en esas pirámides de cuerpos.

Especialmente los solistas masculinos brillaron: Christophe Duquenne y Alessio Carbone, este último siempre un rayo de luz cálida.

colaboradores   Ballet de la Ópera de París: Tercera Sinfonía de Gustav Mahler de John Neumeier
Mathias Heymann ©Laurent Philippe /Opéra national de Paris

 

colaboradores   Ballet de la Ópera de París: Tercera Sinfonía de Gustav Mahler de John Neumeier
III Sinfonía de Mahler, coreografía de John Neumeier. Ballet de la Ópera de París©Laurent Philippe /Opéra national de Paris

Le sucede el “otoño”, tercer movimiento; y luego, “noche”, el pas de trois dedicado a John Cranko. La “Mujer” es Eleonora Abbagnato, en su primera interpretación tras ser nombrada danseuse étoile. La sensual rubia comunica esa solidez femenina. El lirismo alcanza cuotas altas, y Neumeier diseña las construcciones de líneas como un pintor. Stéphane Bullion y Karl Paquette, los “partenaires” de Abbagnato, se miden, de frente. El desempeño de ambos fue notable; Bullion siempre con ese recogimiento interior que lo impregna, y Paquette, del todo convincente como tal “hilo conductor”, con un buen empaque emocional.

Y aparece Isabelle Ciaravola en el quinto movimiento, el del “ángel”. Difícil imaginarse un ángel más iluminador que Ciaravola. Quizás, el de Myriam Ould-Braham, pero el registro expresivo es diferente.

El sexto y último movimiento (“Lo que me cuenta el amor”) se continúa con Ciaravola y Paquette. Es agónico y al mismo tiempo embriagador.

Ciaravola es una bailarina insólita. Se percibe su baile como una exhalación del alma. Esta suave intensidad que se instala como un destello (de tal magnitud que ella, en el solo, llenó el escenario de la Ópera Bastille…), da la impresión de que suspende el tiempo en, por ejemplo, cómo despliega una pierna. Quizás la “ciencia” radique en el tiempo con que espacía no un paso del otro, sino los movimientos y gestos que conforman todo el baile, como los músicos espacían una nota de otra.

Para el final, se unen todos, de nuevo en una compleja “danza coral”, en la que no faltó ese “sello” de las configuraciones de Neumeier, cuya imaginación plástica pareció ser en este ballet inagotable.

En esta obra de dos horas de duración sin intermedio (¡cuya ausencia no se echa de menos!), fuera del Ballet de Hamburgo es difícil imaginar a otra compañía que no sea el Ballet de la Ópera de París. Sí, la “Maison” baila varias piezas de Neumeier, hay una relación sostenida con él. Pero tanta belleza (formal y física), y comprensión connatural de un estilo –sea el de Neumeier u otro- no son evidentes.

Señalo por último la conducción de Simon Hewett (director musical del Ballet de Hamburgo) al frente de la Orquesta y el Coro de la Ópera Nacional de París,

colaboradores   Ballet de la Ópera de París: Tercera Sinfonía de Gustav Mahler de John Neumeier
Karl Paquette y Eleonora Abbagnato ©Laurent Philippe /Opéra national de Paris

©2013 Danza Ballet®

Ovacionan a Vladimir Malakhov Ovacionan a Vladimir Malakhov en sus dos funciones de despedida en Berlin. El célebre bailarín ruso Vladimir Malakhov fue ovacionado por el público en las dos últimas funciones que cumplió al frente del Staatsballett Berlin el pasado fin de  semana ...
The Rake’s Progress, Igor Stravinsky, por la Staatsoper Berlin Tentación satánica en el taller de Andy Warhol. Krzysztof Warlikowski es un provocador nato. El director teatral polaco ama realizar obras a las que ha introducido tantos y tan drásticos cambios en su adaptación, ambientación y desarrollo que sus au...
Carlos Acosta en Londres Carlos Acosta se ha convertido, desde el Royal Ballet, en la marca del ballet inglés, como en el pasado lo fue Margot Fonteyn.Para Londres, donde se le adora como un dios, el cubano concibió un espectáculo con bailarines invi...
Ballet Kirov el Olimpo del ballet Un nombre mítico, sí. Poco habría que decir al respecto. La compañía de San Petersburgo se explica por sí sola. La comprensión de su gran estilo –herederos de Marius Petipa– es instant&aa...
Chaikovski y la Deutsche Symphonie Orchester Berlin Hermosa velada con Chaikovski y la Deutsche Symphonie Orchester Berlin. Maravilloso. Un concierto de la Deutsche Symphonie Orchester Berlin bajo la batuta de Christoph Eschenbach íntegramente dedicado a Chaikovski, este domingo 12 de diciembre en la...
Jérôme Bel – Un documental danzario-teatral   Jérôme Bel : « Cédric Andrieux » Un documental danzario-teatral Jérôme Bel es un coreógrafo francés, uno de los principales exponentes de la denominada « ...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies