Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet de Zürich – Raymonda iluminada por Heinz Spoerli


25 marzo, 2010
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


colaboradores  Ballet de Zürich   Raymonda iluminada por Heinz Spoerli
El coreógrafo suizo Heinz Spoerli ha hecho del Ballet de Zürich una de las mejores compañías de Europa, acaso del mundo, por el cada vez más alto “standard” técnico, la homogeneidad de líneas y una personalidad en el “ensemble” que es la impronta reconocible de Spoerli, un “clásico” acendrado aunque al mismo tiempo versátil, y poseedor de su “sello”.


Por colaboradores  Ballet de Zürich   Raymonda iluminada por Heinz Spoerli
Isis Wirth (Munich)

Spoerli firmó su versión de “Raymonda”, sobre el original de Marius Petipa (1898, en el Mariinsky de San Petersburgo), en el pasado octubre de 2009. Ahora ha vuelto en marzo, en el Teatro de la Ópera de Zürich, y es probablemente una de las puestas en escena de este título más consecuentes y límpidas con la “letra original” de Petipa, pero no desde el punto de vista de ceñirse a ésta – es decir, a lo que se considera que es tal, hoy por hoy-, sino de cómo interpretarla en ciertas coordenadas, teatrales e incluso coreográficas, que la pongan aún más en valor para el espectador contemporáneo.

En un prólogo y dos actos, Spoerli concentra, sin esfuerzo alguno de “concentración”, impuesta en otros casos en detrimento de la lógica intrínseca de la historia, lo que es más necesario para que la trama resplandezca, simple pero efectiva: Raymonda se debate entre el deseo por Abderramán, el moro “salvaje”, y su amor “correcto” por su prometido, el cruzado Jean de Brienne, quien finalmente vence, aunque tiene que luchar para ello, al sarraceno intruso, pero a Raymonda le queda la duda, incluso en la boda del cierre del consabido “happy end”, del instinto insatisfecho. Todo ello, sin esas complicaciones “psicoanalíticas” puede que enriquecedoras pero frecuentemente inútiles: Spoerli ha “visto” claro y de forma directa, pero ni enfatiza ni se erige en lector omnisciente de esta “fantasía” medieval. Tan sólo ha seguido las grandes líneas dominantes del libreto original, depurándolas con pulso dramatúrgico, y sin que por el contrario haya tenido que omitir los otros elementos de la narración que le propician el marco, como la “Dama blanca”, o la tía (Sibila)de Raymonda, o la intervención bienaventurada del Rey de Hungría.

colaboradores  Ballet de Zürich   Raymonda iluminada por Heinz Spoerli


Ballet de ZürichRaymonda – Coreografía Heinz Spoerli – Fotos Peter Schnetz


La lección de Spoerli con esta “Raymonda” suya es que la visión para hacer un “clásico” – y éste, pese a la deliciosa música de Alexander Glazunov, es de lo más difíciles; y pese, aún, a la herencia de Petipa, siempre vigente- atractivo por completo a día de hoy, pasa por una comprensión del mismo que sólo demanda empatía con sus resortes más íntimos, sin alaridos ni poses “personales”.


Asimismo, Spoerli favorece la danza per se, en lugar de la pantomima para hacer “avanzar” la historia. Lo logra con una eficacia sin falla.

La conocida musicalidad del coreógrafo nacido en Basilea hace el resto. La construcción, siempre pura y equilibrada en Spoerli, de cada frase y la expresividad de la plástica (de un aliento admirable), revelan en esplendor a la partitura de Glazunov, dirigida con acierto, por demás, por Michail Jurowski.

Poco importa si Spoerli sigue o no a la “tradición” en lo que se considera un “sentido estricto”; los pas de deux, por ejemplo, son todos re-hechos por él: lo que define a esa “tradición” es la adecuación efectuada del estilo a lo que hoy connota un parámetro estético, sin apartarse en un ápice, paradójicamente, de lo que se entiende como “tradicional”. ¿Una suerte de Balanchine conceptual, quintaesenciado desde un punto de vista aún más abstracto que el del “estilo” en sí? Quizás, pero por el contrario mucho más “concreto” por trabajar directamente sobre un título del repertorio clásico, conformado de sustancia narrativa.

Los diseños de escenografía y vestuario de Luisa Spinatelli corresponden en espíritu a este refinamiento de Spoerli, como si fueran el espejo de las intenciones de un “clásico-moderno-aún-dentro-de-lo-clásico”, fórmula que aventuraría para definir la vitalidad que ha logrado insuflar el maestro de Zürich a un viejo título.

En cuanto a los intérpretes principales ( Aliya Tanykpayeva –Raymonda-; Stanislav Jermakov –Jean de Brienne-; Vahe Martirosyan –Abderramán), el brillo de éstos también correspondió a la justa mesura estética de Spoerli, lo cual no significa que no fueron sobresalientes, sino instrumentos vehementes y virtuosos, con tanto control de una técnica soberbiamente desplegada como que quien controla el resultado de la imagen total es Heinz Spoerli. ¿No es a ésto lo que se llama “escuela” personal?

(Ay, Spoerli se retira en el Ballet de Zürich en 2012…)

Si hay oportunidad, a correr a ver a esta “Raymonda”.

colaboradores  Ballet de Zürich   Raymonda iluminada por Heinz Spoerli

Ballet de ZürichRaymondaCoreografía Heinz Spoerli – Fotos Peter Schnetz
en Danza Ballet

Raymonda – Ballet de la Ópera de París

La dama de las camelias: lágrimas y aplausos

© 2005 – 2010 Danza Ballet

00034

Filarmónica de Berlín con Claudio Abbado Mahler y Abbado extraordinarios La convocatoria es sumamente atrayente. Un concierto adicional de Claudio Abbado en la tarde de este miércoles 18 de mayo, tras la serie que dirigiera brillantemente desde la semana pasada con obras de Gustav Mahler, ...
XX muestra internacional Un Desierto para la Danza en México   DRAMATURGIA, GESTUALIDAD, INTERPRETACIÓN: UN SISTEMA POR CONTRUIR EN LA DANZA CONTEMPORÁNEA Dramaturgia, gestualidad, interpretación, son tres temas – aunque no los únicos- que atañen de manera directa a la danza contemporánea. Alcanzar una ...
La soledad en este siglo digitalizado A juzgar por las tres piezas de ballet, dos de ellas estrenos mundiales, de jóvenes coreógrafos europeos que hemos visto en la velada de este sábado 14 de enero de 2017 en Düsseldorf, titulada “b30“, de la compañía “Ballett am Rhein“ que dirige el su...
A Cinderella Story de John Neumeier Una Cinderella exquisita. Bajo el título de “A Cinderella Story”, la versión de John Neumeier de la “Cinderella” de Serguei Prokofiev se estrenó en su Ballet de Hamburgo en 1992. El Bayerisches Staatsballe...
El Dios de la danza no bailó Los Ballets Rusos estrenaron dos obras, 'Las Meninas' y 'Kikimora', en su temporada donostiarra, en agosto de 1916. Sólo faltó Nijinsky. En 1916, en pleno ecuador de la Gran Guerra, no había en Europa muchos teatros en los que pudieran actuar los Ba...
Historia de la danza clásica en Cuba COMIENZOS DE LA ENSEÑANZA DE LA DANZA CLÁSICA EN CUBA Y SU RESULTADO La danza académica o de escuela, ya había sido conocida en Cuba, cuando Fanny Elssler,  luminaria de la era romántica, pasó por la isla caribeña en 1841 y 1842. Huno además otro...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies