Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet del Estado de Baviera: Der Sturm

16 mayo, 2008
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información




colaboradores  Ballet del Estado de Baviera: Der Sturm
El atractivo encanto de la tempestad.



El estreno mundial del ballet  “La tempestad”, de William Shakespeare marcó el inicio de la temporada 2007-2008. A lo que se sumó un programa integrado por coreografías de Lucinda Childs y de Kenneth MacMillan.

Por colaboradores  Ballet del Estado de Baviera: Der Sturm Isis Wirth (Alemania)

El Ballet de Estado de Baviera (Bayerisches Staatsballett) abrió su temporada 2007-2008 en la Ópera de Munich con el estreno mundial de “Der Sturm” (“La tempestad”), una obra en dos actos del austríaco Jörg Mannes (en la actualidad al frente del Ballet de la Ópera de Hannover), sobre “The Tempest” de William Shakespeare.



Shakespeare y el ballet poseen antiguas y constantes relaciones. “The Tempest”, aun si fue la última pieza registrada de Shakespeare, fue una de las primeras en ser adaptadas a la danza. Aparece ya en la primera media docena de estas, particularmente la “La Tempestad” de Charles Louis Didelot en 1788 para el King’s Theatre de Londres. Más tarde, en 1834, Coralli, el coreógrafo de “Giselle”, firmaría una para la Ópera de París, en ocasión del debut en la ciudad de Fanny Elssler. Glen Tetley hizo una para el Ballet Rambert en 1979, y Ron Cunningham otra en 2002 para el Sacramento Ballet, apunta Horst Koegler en las notas al programa. Él mismo recuerda que si existe un coreógrafo que puede bien estudiar y llevar a escena las obras de Shakespeare, es John Neumeier, quien hizo un dúo, “Ariel” –el espíritu del aire sometido a Próspero en “La tempestad”– , para una Gala Nijinsky en Hamburgo en 1977. Inevitablemente, la influencia de Neumeier en Mannes se palpa en algunas escenas, y también la de otro “shakesperiano” como MacMillan, especialmente en ciertos pas de deux.

colaboradores  Ballet del Estado de Baviera: Der Sturm


Das Ballett DER STURM von Jörg Mannes (nach Shakespeare) Bayerischen Staatsoper mit dem Bayerischen Staatsballett Premiere. Auf dem Photo: LukasSlavicki und Séverine Ferrolier. Photo: Charles Tandy.


Lo más difícil desde el punto de vista de la dramaturgia habría sido adaptar “legiblemente” esa obra de Shakespeare, plena de implicaciones filosóficas y espirituales, que posee tres subtramas paralelas a la principal. Mannes lo logró, no obstante, con suficiente claridad expositiva, sin casi nada de pantomima y una actuación austera. Aunque, desde luego, hay que leer las notas al programa o “refrescar” el argumento de la pieza antes de verla.




Próspero, mago, el legítimo duque de Milán, ha sido echado de su trono y al mar con su hija Miranda, por su hermano Antonio –quien pasará, claro, a ser el duque– y por Alonso, rey de Nápoles. Encuentra una isla, de la que se adueña, así como del salvaje autóctono, Calibán, que habita en ella; y se hace de los servicios de un espíritu del aire, Ariel, quien ayuda a Próspero a provocar el naufragio de la armada del rey de Nápoles frente a las costas de la isla. Próspero está obsesionado con la venganza, pero su hija Miranda no sabe nada de esa triste historia. Justo ella se topa con uno de los náufragos, Ferdinando, hijo de Alonso. Se enamoran. Comienzan las subtramas, presentes en el ballet.



Ariel impide el asesinato de Alonso y el asalto de Calibán y complotados a Próspero, quien insiste en la revancha pero descubre el amor de Miranda y Ferdinando, le da su “visto bueno” y le muestra a Alonso que su hijo, contrariamente a lo que pensaba, está vivo. Se instaura la paz, el perdón y la reconciliación, Próspero deja en libertad a Ariel, y también Calibán realiza su deseo de quedarse solo en su isla.

colaboradores  Ballet del Estado de Baviera: Der Sturm


Das Ballett DER STURM von Jörg Mannes (nach Shakespeare) Bayerischen Staatsoper mit dem Bayerischen Staatsballett Premiere. Auf dem Photo: LukasSlavicki und Séverine Ferrolier. Photo: Charles Tandy.


Mannes insiste sobre todo en los cambios emocionales en tanto “tono” de la obra, subrayando los de Próspero (el magnífico Alen Bottaini) entre venganza y perdón. Desde luego, nada más balletístico que un “espíritu del aire”, elfo o sílfide en otras denominaciones, como Ariel. Decía Maurice Béjart, “la coreografía es como el amor, hacen falta dos para hacerlo”, refiriéndose a la inspiración que el intérprete producía en el coreógrafo. El rol de Ariel ha sido hecho para Lucía Lacarra, como el de Próspero para Bottaini, atormentado por excelencia, pero al mismo tiempo sobrio. Esa austeridad acaso requerida por Mannes. Lacarra, la gran bailarina de adagio, posee una cualidad “cartilaginosa” en las piernas, similar a esa que tenía Maya Plisétskaya en los brazos, es decir, una inusitada, rarísima, posibilidad expresiva. Calibán fue el muy adecuado Wlademir Faccioni, el único que comporta mímica señalada –será porque es un salvaje– , y con movimientos contrastados con respecto a los otros, que recuerdan al inefable Gollum de “Lord of the Rings”.




Lo esencial en el éxito de este ballet es, sin embargo, la selección de la música. En este orden: el primero y cuarto movimientos de la Sinfonía Nº 4 de Bruckner; la segunda de las dos suites “La tempestad” de Sibelius. Las restantes dos partes de la suite de Sibelius anteriormente usada; la obertura “La tempestad” de Tchaicovsky; la Sinfonía Nº 7 en un movimiento de Sibelius, donde también aparece el tema de la tormenta. Es tal selección y ordenamiento lo que hace funcionar y avanzar al ballet, “sonorizando” el texto de Shakespeare, y la respuesta de la coreografía a la música es seria.

colaboradores  Ballet del Estado de Baviera: Der Sturm

Das Ballett DER STURM von Jörg Mannes (nach Shakespeare) Bayerischen Staatsoper mit dem Bayerischen Staatsballett Premiere. Auf dem Photo: LukasSlavicki und Séverine Ferrolier. Photo: Charles Tandy.



La escenografía funcional de Tina Kitzing no es trascendente pero aporta la necesaria suficiencia, lo mismo que el vestuario despojado pero preciso de Lena Radecky-Kupfer, aunque se destaca, incluso si sencillo, en el de Ariel y su “ejército de Elfos”.



Una revelación ha sido aquí para nosotros Jörg Mannes en el manejo del cuerpo de baile: en la obra, “los espíritus servidores de Próspero”, hombres y mujeres. Acusa una extraordinaria ligereza para conformar los ensambles, evanescentes y fijos en la misma medida, y les otorga a los conjuntos una insospechada sensación de profundidad –aunque ayudado, cierto es, por las luces de Christian Kass y algún que otro reflejo de espejos de la escenografía– , como si fuera un gran maestro de la perspectiva pictórica, o sea, balletística.

         

El rol de Ariel, el ángel, ha sido hecho para Lucía Lacarra, en esta versión de “La Tempestad” de Jörg Mannes interpretada por el Ballet del Estado de Baviera.



en Danza Ballet
 
Der Sturm



Ballet del Estado de Baviera: La tempestad



El Ballet de Vladimir Malakhov



La Bayadère of the Bayerisches Staatsballett



100 Years Ballets Russes – Bayerisches Staatsballett



Ballet del Estado de Baviera



Ballet del Estado de Baviera: Der Sturm
© 2005 – 2008 Danza Ballet

00034

15. Edición de la Gala des Étoiles du 21e Siècle en París Una gala diferente respecto de otras, pero todo un éxito. La 15. Edición de la Gala des Étoiles du 21e Siècle tuvo lugar entre el 21 y el 23 de septiembre pasados en el Teatro de los Campos Elíseos de París, donde, desde entonces y hasta hoy, no ha...
Nunca mirar atrás – El libro de Carlos Acosta     Aunque sea ocioso recordarlo, valga: el cubano Carlos Acosta es hoy el más grande bailarín del mundo, y en ese podio sólo lo acompañan dos mitos: Nijinsky y Nureyev. Acosta acaba de publicar su autobiografía No way home. A Cuban dancer’s story,...
Christopher Wheeldon en el Koch Theatre   Un bien ganado honor para el coreógrafo Christopher Wheeldon La distinción de tener un programa de obras de un solo coreógrafo, como varios críticos han señalado, solo la habían obtenido hasta el p...
Centenario de los Ballets Rusos en Munich En el próximo año, 2009, se cumplirán 100 del debut de los Ballets Rusos de Diaghilev en París. El Ballet de la Ópera de Munich, el Bayerisches  Staatsballett, ha sido el primero en comenzar los homenaje...
Se equivocaba Isadora Duncan, se equivocaba Por azar, releía recién algunas páginas de “La danza del futuro”, “La danse de l’ avenir” (1923), de Isadora Duncan. En el origen del texto, se encuentra una conferencia dada en Leipzig en 1903 por la “yanqui chalada”, o “esa rebelde con una pizca...
La Bayadère de Natalia Makarova por el ABT INCOMPARABLE PRIMAVERA DE DANZA EN EL LINCOLN CENTER DE NUEVA YORK. Como todas las primaveras, el Lincoln Center de Nueva York abre las puertas de dos de sus más prestigiosos teatros, el Koch Theatre, y el Metropolitan Opera House, a las tempo...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies