Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet del Estado de Baviera: La tempestad


12 diciembre, 2007
Imprimir

colaboradores  Ballet del Estado de Baviera: La tempestad

Estreno mundial en Alemania:  La tempestad de Jörg Mannes

El lenguaje coreográfico de este ballet pertenece, claramente, al estilo neoclásico, combinado con rasgos de danza moderna y de minimalismo. A pesar del cimiento argumental que brinda Shakespeare, esta obra coreográfica tiene una índole lírica que se impone sobre su dimensión de drama.

Solange Boury (Múnich, Alemania)

Un escenario vacío y unos cuantos módulos móviles – tanto paralelos como  perpendiculares al escenario – colgando del techo: tal es el marco que la escenógrafa Tina Kitzing ha creado para este nuevo ballet de Jörg Mannes, que se basa, de forma más bien libre, en una obra de Shakespeare, La tempestad. Una sinfonía de Anton Bruckner (la “Romántica”), una obertura de Chaikovsky (La tempestad) y varias piezas de Jean Sibelius (Séptima Sinfonía, Suite La tempestad) conforman un mosaico musical algo conflictivo: Bruckner no es el compositor más adecuado para un ballet, mientras Sibelius y Chaikovsky se adaptan bien a los movimientos de danza ideados por Jörg Mannes.

El lenguaje coreográfico de este ballet pertenece, claramente, al estilo neoclásico, combinado con rasgos de danza moderna y de minimalismo. A pesar del cimiento argumental que brinda Shakespeare, esta obra coreográfica tiene una índole lírica que se impone sobre su dimensión de drama. La faceta anecdótica de la historia queda velada por el esteticismo escueto. Los concisos figurines debidos a Lenka Radecky-Kupfer refuerzan esta impresión. Los personajes no desarrollan caracteres versátiles: se mantienen fieles a sí mismos del principio al fin. Como Miranda y Fernando, Séverine Ferrolier y Lukás Slavický forman una pareja con bastante encanto, juvenil y muy apta para los papeles que representan.

La gran personalidad de Lucía Lacarra, unida a su gran técnica y a un port de bras muy seductor, se evidencia en su atractiva versión de Ariel, duende del aire y personaje fundamental de este ballet. Allen Bottaini interpreta a Próspero. Aquí la coreografía se vuelve bastante aburrida: demasiadas repeticiones, más gimnasia que danza, poca imaginación en los pasos y nada que impresione de verdad. Los personajes restantes en este ballet tienen menor importancia que en el drama de Shakespeare. Interesante es, a pesar de todo, la configuración coreográfica de los borrachos Esteban, bailado por Nour El Desouki, y Trínculo, encarnado por Olivier Vercoutère, humorística e ingeniosa en sus combinaciones de pasos y en su mímica. También llama la atención Wlademir Faccioni como Calibán. El cuerpo de baile participa siguiendo a Ariel como cortejo de duendes aéreos. Dirigió la Orquesta del Estado de Baviera con gran brío el maestro británico David Robert Coleman.


© 2007 Danza Ballet

 

colaboradores  Ballet del Estado de Baviera: La tempestad


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies