Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet Estatal de Viena


9 marzo, 2011
Imprimir

colaboradores  Ballet Estatal de Viena
colaboradores  Ballet Estatal de Viena

“Don Quijote” o una compañía renovada.

En apenas 6 meses, desde septiembre de 2010, Manuel Legris, como director del rebautizado desde la ocasión Wiener Staatsballett (Ballet Estatal de Viena), ha logrado hacer de la compañía una de primer orden, ornada de talentos jóvenes, en plena pujanza, cuya reciedumbre clásica, casi sin falla, se hizo ostensible en la puesta en escena de Legris de la versión de “Don Quijote” de Rudolf Nureyev sobre la original de Marius Petipa. La première tuvo lugar el pasado 28 de febrero, en la Staatsoper.

Si bien a la agrupación vienesa no le faltaban brillo ni un nivel técnico bastante remarcable, Legris la ha conducido hacia otro plano, más afirmado y rotundo.

Su primera movida fue instituir la categoría con anterioridad no existente de “primeros solistas”, equivalente a la de “principals” en las troupes anglosajonas. Luego, la diversificación del repertorio, en intensos programas de “premières” (Balanchine, Forsythe, Tharp, Bubenicek, Lighfoot, León, entre otros), y el estreno mundial de “Marie Antoinette” del coreógrafo alemán Patrick de Bana.

colaboradores  Ballet Estatal de Viena

Maria Yakovleva . Copyright: Wiener Staatsballett/Dimo Dimov

Y ahora, la “première” de “Don Quijote”, que no se presentaba en la Ópera estatal de Viena (Wiener Staatsoper) desde hacía 26 años… La relación de Nureyev con el Ballet de Viena fue amplia, punteada de aciertos. Sin embargo, nunca llegó a dirigirlo. Pareciera, dado el ímpetu con que el ex-danseur étoile de la Ópera de París ha acometido la faena, que el “destino” se lo reservaba a su “discípulo” Legris.

La flamante Kitri de Maria Yakovleva (“primera solista”) estuvo hecha de más bravura técnica que de fuego interpretativo, aunque a medida que se iba desplazando hacia el tercer acto ganaba en más arrojo. No le falta nada: ni extensiones, ni giros (dobles y triples en los fouettés), ni saltos no sin temeridad en la célebre diagonal del primer acto.

Su Basilio, el solista Denys Cherevychko, conformó con ella una pareja de cuidadas líneas (se aprecia el “sello” parisino insuflado por Legris), y proyección armoniosa en conjunción. Aunque no es muy alto (como otros bailarines virtuosos provenientes de la escuela rusa), suple con su ballon, sus cabrioles dobles, sus sauts de basque y sus pirouettes à la seconde una estatura no suficiente. Poseyó desde el principio más fuego que Yakovleva, pero el resultado del dúo evidenció entente entre ambos.

Olga Esina, la otra “primera solista” junto con Yakovleva, fue una Reina de las dríadas impecable, segura en (sostenidos) saltos en puntas, bien aérea en sus sauts de chats, y, sobre todo, elegante, bella y lejana. A señalar en la “escena de las Dríadas” la precisión y la homogeneidad del cuerpo de baile, con líneas refinadas (el “espíritu” francés volvió a sentirse, aunque siempre en un particular equilibrio con lo “emotivo” de la escuela rusa, a la que remite la mayoría de los integrantes de la compañía) y capacidad técnica. Por demás, esa misma calidad, y precisión, fueron también la marca del cuerpo de baile masculino. Difícil sería el distinguir cuál de los dos “ensembles”, el femenino o el masculino, aventaja al otro en esta compañía de 103 bailarines.

colaboradores  Ballet Estatal de Viena

Denys Cherevychko . Copyright: Wiener Staatsballett/Dimo Dimov

Menciones para la “Bailarina callejera” de Ketevan Papava (solista), y su torero Espada (Eno Peci, también solista). Ellos, como casi todos los otros en roles secundarios, bailan con tanto brío y ganas porque acaso saben ya que pueden ser en cualquier momento promovidos, o simplemente que se les otorguen roles protagónicos. Esta energía se transmite al público con gozo nítido, e hizo de “Don Quijote” una fiesta.

La versión de “Don Quijote” de Nureyev es, recordémoslo, el tercer clásico que él montó, justo por la primera vez en diciembre de 1966 en Viena, apoyándose en la versión que él conoció en el Kírov, la cual a su vez le debía a la de Alexander Gorski. El resto, fue historia. Si el ritmo de superación trepidante que Manuel Legris ha marcado en medio año continúa en la misma proporción hasta el término de su contrato, el Wiener Staatsballett podrá estar situado en un escalón que le envidiarían varias otras agrupaciones de renombre.

Es imposible olvidar la espesura y hasta un cierto sentido que la Orquesta de la Ópera de Viena, bajo la batuta de Ermanno Florio, le supo encontrar a la partitura de Ludwig Minkus.

colaboradores  Ballet Estatal de Viena

Olga Esina . Copyright: Wiener Staatsballett/Dimo Dimov

© 2005 Danza Ballet®

AMERICAN BALLET THEATRE COMIENZA LA NUEVA TEMPORADA DEL AMERICAN BALLET THEATRE. Después que el American Ballet Theatre (ABT) iniciara brillantemente su usual temporada primvera/verano en el Metropolitan de Nueva York, con una Gala esplendorosa, y una semana cont...
Tricentenario de la escuela francesa El 11 de enero de 1713, Louis XIV instituía por decreto la creación de un conservatorio de danza en la Academia Real de Música (hoy Ópera de París). Este conservatorio, con carácter gratuito, se destinaba a perfeccionar a los artistas en códigos que,...
La soledad en este siglo digitalizado A juzgar por las tres piezas de ballet, dos de ellas estrenos mundiales, de jóvenes coreógrafos europeos que hemos visto en la velada de este sábado 14 de enero de 2017 en Düsseldorf, titulada “b30“, de la compañía “Ballett am Rhein“ que dirige el su...
El expresionista alemán Emil Nolde y sus mujeres Foyer de la sala de exposiciones de la Fundación Ada y Emil Nolde (Dependencia de Berlín). Fragmento de "Moving Women - Coloured Creatures", ballet en dos actos de Modjgan Hashemian  (estreno mundial) sobre música de Eduard Erdmann (1896-1958) y Paul...
El Real Ballet Danés en el Lincoln Center de Nueva York   Dos mundos diferentes comparten un mismo programa. Después de un hiato de 10 años, el Real Ballet Danés ha regresado al Lincoln Center de Nueva York, para ofrecer una corta temporada en el Koch Theatre, desplegando u...
Historia de la danza clásica en Cuba COMIENZOS DE LA ENSEÑANZA DE LA DANZA CLÁSICA EN CUBA Y SU RESULTADO La danza académica o de escuela, ya había sido conocida en Cuba, cuando Fanny Elssler,  luminaria de la era romántica, pasó por la isla caribeña en 1841 y 1842. Huno además otro...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM