Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet Le Parc: el clasicismo según Preljocaj


25 marzo, 2009
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


colaboradores  Ballet Le Parc: el clasicismo según PreljocajBallet de la Ópera de París

Sólo una compañía como el Ballet de la Ópera de París podía inspirarle a Preljocaj una obra de esta envergadura, ya mítica, sin que me pese el adjetivo. Sólo esta agrupación puede acaso interpretarla en cabalidad, incluso si las generaciones, más brillantes o no, se suceden desde 1994 a la fecha.

Por colaboradores  Ballet Le Parc: el clasicismo según Preljocaj Isis Wirth (Munich)

“Le Parc”, de Angelin Preljocaj, coreografiado para el Ballet de la Ópera de París en 1994, sobre música de Wolfgang Amadeus Mozart, es un clásico de lo “contemporáneo”, de la mano justamente de cierto “homenaje” o “inspiración” que el coreógrafo pretendió  no sólo refiriéndose –a su manera, dicho sea, extraordinariamente creativa, sin ninguna relación con “deconstrucción” alguna ni tampoco con una “re-visita” sabia para que los conocedores se refocilen- al “lenguaje clásico”, sino a partir de lo que se considera estéticamente el “summun” del clasicismo musical: Mozart.

Aquí radica lo más sobresaliente de “Le Parc”, la comprensión visceral de la música de Mozart.  Es acaso “fácil” hacer danzar a Mozart, por tan abstracto –con perdón de Balanchine- que es, pero la facilidad se convierte en ornamento o en fatuidad con bastante frecuencia, aunque no se note. Preljocaj lo “agarra” casi en su esencia matemática. Lo paradójico es que este “contemporáneo” muestre esa comunión, para envidia, sin embargo, de ciertos “clásicos”.

colaboradores  Ballet Le Parc: el clasicismo según Preljocaj


Le Parc – Chorégraphie : Angelin Preljocaj – Delphine Moussin et Yann Bridard – Ballet de l'Opéra national de Paris – Photos Laurent Philippe


Durante tres actos, sin intermedio, con una duración de una hora y 35 minutos, se trata del espíritu galante del siglo XVIII, el “libertinaje” que no era sino el arte de amar, con sus juegos de seducción y de azar amatorio, una filosofía acaso  no sin su verdad que la Revolución francesa se encargaría de condenar y desterrar para siempre, al punto que luego sólo permanecerían algunos ecos imprecisos.


Pero ello, desde luego, no es el objeto en sí del ballet, aunque sea su tema, y hasta la “narración” es evidente. Son, por el contrario, esencias y luces que se revelan,  motivos artísticos, no en tanto pretextos expresivos sino en razón de crear una dimensión que se basta a sí misma.  De ahí  que lo fundamental sea esta puerta abierta a un mundo que fue, en un “parc”, parque a la francesa, clásico, en el que los “jardineros” (en versión netamente contemporánea, con una banda sonora de Goran Vejvoda, contraproducente en su contraste, innecesario) nos sumergen. E incluso, más allá, lo fundamental es lo que se baila: si despojamos a “Le Parc” de sus resonancias dieciochescas, por muy “espirituales”-por pertenecer a una gran época de la cultura que ha producido el hombre occidental- que sean, no pasaría nada. Quedaría más prístino aún, y ya lo es, ese “juego” tan serio con el “lenguaje clásico”: Preljocaj ni siquiera lo utiliza per se, no le hace falta, él tiene su propio “vocabulario” y cierta gestualidad, puedan éstos gustar o no. No obstante, el modo en que se refiere a ese “lenguaje”, porque forma parte del “clasicismo” de este título, hace que el resultado sea magnífico: un “clásico” de nuevo tipo, desde el punto de vista formal, el único que vale, que el resto es literatura, aun si tan esplenderosa y sugerente como la de los enredos del libertinaje  pre-Revolución francesa.

Sólo una compañía como el Ballet de la Ópera de París podía inspirarle a Preljocaj una obra de esta envergadura, ya mítica, sin que me pese el adjetivo. Sólo esta agrupación puede acaso interpretarla en cabalidad, incluso si las generaciones, más brillantes o no, se suceden desde 1994 a la fecha.

Yo ví, como pareja principal, a la étoile Delphine Moussin y al premier danseur Yann Bridard.  Más elegancia, capacidad sensual y dramática, y poder de emoción, a ella, sería difícil exigir. Él, permanece más sobrio, tanto mejor, en su rol de esa otra “masculinidad”.

El complemento indispensable (otra lección del clasicismo, a la que Preljocaj se aplicó con denuedo, además de en los pas de deux, especialmente en el célebre último) es el cuerpo de baile: son tan protagonistas como la pareja líder. Y, de nuevo, esa comprensión del estilo, sea el “clásico-avant-la- lettre” que precisa Preljocaj o el propio de éste, que posee el ensemble, sería muy raro de encontrar fuera de la Ópera de París.

colaboradores  Ballet Le Parc: el clasicismo según Preljocaj

Le Parc – Chorégraphie : Angelin Preljocaj – Delphine Moussin et Yann Bridard – Ballet de l'Opéra national de Paris – Photos Laurent Philippe

colaboradores  Ballet Le Parc: el clasicismo según Preljocaj

Le Parc – Chorégraphie : Angelin Preljocaj – Delphine Moussin et Yann Bridard – Ballet de l'Opéra national de Paris – Photos Laurent Philippe


en Danza Ballet

Ballet Le Parc – Angelin Preljocaj

Vídeos BALLET DE L'OPÉRA – Le Parc – Angelin Preljocaj – Música Mozart.

1
2
3
4

© 2005 – 2009 Danza Ballet

00034

Merce Cunningham Dance Company en París   “Roaratorio”. ¿El legado del futuro? En el Teatro de la Ville de París, ese templo de la danza en el mundo, se ha presentado la Merce Cunningham Dance Company, con dos programas (sólo ví el segundo, ...
Pacifique o James Bond más vivo que nunca…hasta en la danza   Cuando el crítico, al término de la función, intenta palpar el estado de ánimo de los espectadores y los encuentra “felices”, es ya un buen signo, independientemente de la “opinión”...
Marc Haegeman: Una mirada única   El crítico de danza belga Marc Haegeman es, además, uno de los más grandes fotógrafos del ballet en la actualidad.   Similarmente a Degas, tiene el poder de concebir la danza desde el espíritu, pero p...
La Bayadera: Ballet de la Ópera de París Mathias Heymann: nace una estrella. La temporada de “La Bayadera” en el Ballet de la Ópera de París, a la que ya hizo referencia “Danzaballet” con un muy enjundioso artículo de Carolina de Pedro Pascual s...
Pina, de Wim Wenders, éxito en la Berlinale "Pina", el esperado filme documental (fuera de concurso) de Wim Wenders que rinde homenaje a la coreógrafa alemana Pina Bausch, fue aclamado durante largos minutos por el público y la crítica que colmaban la sala de proyecciones, tras su estreno mund...
Ballet de la Ópera de París: El Lago de los cisnes de Rudolf Nureyev   « El Lago de los cisnes » de Nureyev : en proa al infinito. Tras algo más de cuatro años, regresa a la Ópera Bastille “El lago de los cisnes”, en la versión que Rudolf Nure...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies