Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet Les Enfants du Paradis de José Carlos Martinez


6 noviembre, 2008
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


 

Homenaje a Carné-Prévert o la todavía cierta importancia del ballet narrativo.

El Ballet de la Ópera de París ha estrenado “Les Enfants du Paradis”, coreografía de José Martínez, un acontecimiento cultural más allá de la danza.

Por colaboradores  Ballet Les Enfants du Paradis de José Carlos Martinez
Isis Wirth (París)

“Les Enfants du Paradis” es considerado un filme mítico del cine francés. Dirigido por Marcel Carné, y con el guión y los diálogos de Jacques Prévert, se rodó entre 1943 y 1944 en la Francia ocupada por los alemanes, aunque se estrenó en marzo de 1945, después de la Liberación. La mención de las fechas de su rodaje no es gratuita: ¿cuál era la “libertad artística” que entonces poseían los franceses? De ahí acaso su “realismo romántico” o “poético-realista”, como suele definirse el estilo de Carné-Prévert, o sea, ese “punto” de evasión. La elección de una era pasada, el París de los bulevares y sus teatros de antes de la Revolución de 1848, también lo confirmaría. Mas ello no le quitaría mérito a filme tan seductor, especialmente amado por los diálogos de Prévert, que hélas faltarían en el ballet…



Brigitte Lefèvre, directora de la danza en la Ópera, encargó el ballet al danseur étoile José Martínez y su música a Marc-Olivier Dupin.  La nieta de Prévert, Eugénie Bachelot-Prévert, dió su acuerdo para esta adaptación al ballet, mientras que había rechazado anteriormente los derechos a varias comedias musicales. Madame Bachelot-Prévert exigió el atenerse al guión de su abuelo, lo cual impidió determinadas libertades que hubiesen resultado provechosas, habida cuenta, desde luego, de la diferencia de géneros entre el cine y el ballet.

colaboradores  Ballet Les Enfants du Paradis de José Carlos Martinez

Les Enfants du Paradis – Chorégraphie  José Martinez
Interprètes : Isabelle Ciaravola – Mathieu Ganio . Photos Sébastien Mathé

Martínez había ya firmado dos coreografías para la Ópera, y una para la Escuela, recibidas con fruición. Esta es la primera vez que crea para la compañía un “grand ballet” en dos actos, para 65 bailarines.

La obra de Carné y Prévert ha sido muy fielmente trasladada, con la excepción de que el personaje de Frédérick Lemaître no es un actor como en el filme sino un “bailarín virtuoso”, interpretado de una manera tan brillante por el premier danseur Alessio Carbone que casi opaca a los dos en verdad principales roles, Garance (la bella Isabelle Ciaravola) y Baptiste (en la película, a cargo de Jean-Louis Barrault), por el danseur étoile Mathieu Ganio.

Las tres horas del filme (adaptado a la escena por el cineasta François Rousillon y el propio Martínez) fueron reducidas a dos horas y quince minutos. Esa fidelidad absoluta al mismo es sobre todo en el primer acto: casi plano por plano, escena por escena respecto del original. Incluso, algunas partes de pantomina ya presentes en la película se retomaron en el ballet, lo que es, o sea, “ballet”, por derecho propio, pese a un “perfume” de cine mudo…

Aquí llega el momento de la definición de este nuevo título –exitoso- del Ballet de la Ópera de París. Una transposición bastante exacta de un lenguaje (aun si particular, ya eminentemente teatral y “poético”, lo cual tiende a relacionarlo con la danza, como es el caso de la obra de Carné-Prévert), el del cine, al del ballet: ¿de qué se trata? Por ello prefiero quedarme con el título de esta crítica: “Homenaje a…”

Por instantes, tuve la impresión que me trasladaba atrás en el tiempo, a los ballets del siglo XIX. Pero si este formidable ballet narrativo – y con “teatro dentro del teatro”- de José Martínez puede provocarnos posibles especulaciones estéticas respecto de la pertinencia o no de realizar versiones tan fidedignas de un género a otro, lo que si está fuera de duda alguna es su capacidad para aguijonear la emoción y un delicado pathos amoroso, además de mantenernos en vilo con tal de seguir la historia. Voilà, viva la narración en danza.

Cierto que el delineado tajante de los personajes en el filme, entre casi “buenos” y casi “malos”, y debido al índice en rojo del “amour fou” que lo habita, se prestaba como un guante al ballet.

Martínez había mostrado ya sus credenciales como coreógrafo. En este “tour de force” se revela dúctil y, diría, sabio. No se aparta de lo “clásico”, varias influencias lo recorren aquí: Cranko –of course !- , Kylian, algún Roland Petit. Pero lo mejor es justo el ballet (para cuerpo de baile y dos solistas) “a la Balanchine” que Martínez sitúa al inicio del segundo acto, ya que en él baila -¡y cómo!- Lemaître-Carbone. Combinaciones complejas de pasos en las diagonales, un manejo impecable del espacio. Martínez acusa un pensamiento coreográfico innato.

La música heteróclita de Marc-Olivier Dupin es a su vez la transposición de los requerimientos dramatúrgicos y de “ambiente” del ballet. Un buen ejemplo de subordinación: ¿por qué no? Si bien predomina lo tonal, hay, entre tanto “collage”, algo atonal. Las citas –que no dejan de ser necesarias- son frecuentes: Prokofiev, Ravel, entre otros; sin contar los aires de tango, de jazz…

El diseño de escenografía de Ezio Toffolutti evoca un “plató” de cine –pues la narración se guía por medio de los recuerdos de Jean-Louis Barrault, también asumido por Ganio- y los entretelones del teatro. Su preponderancia del blanco y negro –alusión al filme- contrasta con el colorido vestuario creado por la danseuse étoile Agnès Letestu, otra “fiel”, pues más bien reproduce, aunque bellamente, los trajes de la década de los cuarenta del siglo XIX.

Ya me había referido a que ciertamente la figura estrella es Carbone, no sólo porque es el “virtuoso” sino por su temperamento y fiereza. Mathieu Ganio, admirado por su prestancia clásica, aquí conmovió como mimo, dotado de una sensibilidad idónea para el Baptiste. Ciaravola, resplandenciente, seduce pero no es una “femme fatale”, sino fina y sincera aun si volátil como mujer, lo que debe ser Garance.

“Les Enfants du Paradis” debe continuar su camino de conquista por un buen momento aún en el Ballet de la Ópera de París.
 

colaboradores  Ballet Les Enfants du Paradis de José Carlos Martinez

Les Enfants du Paradis – Chorégraphie  José Martinez
Interprètes : Isabelle Ciaravola – Mathieu Ganio. Photos Sébastien Mathé
 
colaboradores  Ballet Les Enfants du Paradis de José Carlos Martinez

Les Enfants du Paradis – Chorégraphie  José Martinez
Interprètes : Isabelle Ciaravola – Mathieu Ganio. Photos Sébastien Mathé


colaboradores  Ballet Les Enfants du Paradis de José Carlos Martinez

Les Enfants du Paradis – Chorégraphie José Martinez
Interprètes: Muriel Zusperreguy – Mathieu Ganio. Photos Sébastien Mathé.

 

 
 
en Danza Ballet

A Cinderella Story de John Neumeier

Homenaje a Jerome Robbins en París

Les Enfants du Paradis en la Ópera Garnier

© 2005 – 2008 Danza Ballet

 

00034

“La Ballerine et El Comandante” de Isis Wirth: Extractos en exclusiva "La Ballerine et El Comandante" de Isis Wirth Histoire secrète du Ballet de Cuba, de Isis Wirth, de pronta aparición en François Bourin Éditeur. Extractos del capítulo “Rouge Ballet” del libro La Ballerine et El Comandante. Lo más determinante f...
Alvin Ailey American Dance Theatre   ESCENARIO EN DICIEMBRE QUE NO PRESENTA EL COSTUMBRADO “CASCANUECES”. Eso sucede cada año en el teatro City Center de Nueva York, cuando es ocupado durante el mes de diciembre completo por el Alvin Ailey American Dance Theatre. Uno de los pro...
Música de cámara de Uruguay en la Deutsche Oper Una interesante y singular velada de música de cámara de Uruguay dedica este lunes 14 de marzo el Kammerensemble Classic der Deutschen Oper Berlin en la capital alemana, con obras muy diversas de Guido Santórsola (1904-1994), José Serebrier (1938), G...
Roman Jasinski, otro libro para la historia Para recordar, u obtener conocimiento de una era tan lejana como única, la lectura de “Roman Jasinski, un Príncipe Gitano del Ballet Russe” resulta necesaria.  No es atrevido asegurar aquí que es impresci...
Malakhov no prolonga contrato al frente del Staatsballett Berlin El director general (intendente) del Staatsballett , Vladimir Malakhov, anunció este viernes 1 de febrero a las bailarinas y los bailarines de su compañía que ha decidido por propia voluntad no prolongar su contrato más allá de la temporada 2013/2014...
Nureyev: los años rusos NUEVO DOCUMENTAL SOBRE NUREYEV: TESTAMENTO IRREFUTABLE EN CONTRA DE LAS DICTADURAS.Acaba de ser lanzado al aire en EE.UU., a través del programa  “Great Performances”, de las estaciones del PBS,  el documental de John B...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies