Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballet: Un Oscar para Fernando

13 mayo, 2008
Imprimir

colaboradores  Ballet: Un Oscar para FernandoEl maestro Fernando Alonso, premio 'Benois de la Danse' a la obra de toda la vida.

Las distinciones del Benois de la Danza se encuentran entre lo más prestigioso del mundo del ballet, junto con el Premio a la Carrera —además de "estrellas" a bailarines— que otorga cada año la revista Ballet2000.

El maestro Fernando Alonso ha sido acreedor del galardón honorífico a la carrera que otorgan los premios "Benois de la Danse" (Benois de la Danza), llamados los Oscar del ballet.

"Por la trascendencia histórica de su carrera fundacional en el Ballet Nacional de Cuba, la Academia, la Escuela Nacional de Arte, de apoyo al Ballet de Camagüey, y más de 50 años de labor pedagógica en varios países", emitió el jurado, presidido por el ruso Yuri Grigorovich (zar del Bolshoi en el tiempo soviético y quien ha encabezado este jurado desde 1992), e integrado por el argentino Julio Bocca, la italiana Alessandra Ferri, el ruso Boris Eifman, la cubana Loipa Araújo, la japonesa Asami Maki y el norteamericano William Whitener.

Las distinciones del Benois de la Danza se encuentran entre lo más prestigioso del mundo del ballet, junto con el Premio a la Carrera —además de "estrellas" a bailarines— que otorga cada año la revista Ballet2000.

Los Benois fueron creados en Moscú, en 1991, por la Asociación Internacional de la Danza, y están patrocinados por la UNESCO. Desde que se instauró, recibió inmediatamente el aval de los expertos. Baste señalar que su primer jurado estuvo compuesto por Galina Ulánova, Yvette Chauviré, Rudolf Nureyev, Kirsten Ralov, Carla Fracci y John Neumeier.

Este año, los premios (que incluyen las categorías mejor bailarina, mejor bailarín, mejor coreógrafo, mejor diseñador y mejor compositor) fueron anunciados en el Teatro Bolshoi de Moscú. En otras ocasiones, la gala (que trata de coincidir si es posible con el Día Mundial de la Danza, el 29 de abril, la fecha de nacimiento del coreógrafo francés del siglo XVIII Jean-Georges Noverre, amigo de Voltaire y Diderot…) ha tenido lugar en el Saddler's Wells de Londres, la Ópera de Stuttgart, la Ópera Unter den Linden en Berlín, o el Teatro de la UNESCO en París.

Los anteriores laureados del premio de honor han sido Alicia Alonso (2000), el diseñador alemán Jürgen Rose (quien tanto colaborara con el gran John Cranko), la bailarina rusa Marina Semiónova (una leyenda), Maurice Béjart, Mijaíl Baryshnikov. Acaso extrañamente, Maya Plisétskaya no lo ha recibido todavía.

La huella de Benois

El galardón es llamado así por Alexandre Benois (1870-1960), pintor, diseñador y crítico de arte ruso, que estuvo en el origen de los Ballets Rusos de Sérguei de Diaghilev, cuya impronta en la historia del ballet fue decisiva. Benois fue el principal animador de la revista Mir iskousstva ("El mundo del arte"), junto con Diaghilev y León Bakst, donde se forjaron ciertos ideales estéticos de los que Diaghilev tomó el impulso para realizar su epopeya. Trabajó luego en los Ballets Rusos, donde hizo su obra maestra, Petruchka.

Que los premios ostenten su nombre es un homenaje a quien marcó indeleblemente el ballet moderno, y a quien mucho influenció en Diaghilev, el boyardo del mechón blanco sin cuya energía el panorama del arte del ballet hubiese sido diferente.

Por otra parte, la familia Benois ha dado al mundo 45 pintores, actores, arquitectos, músicos. Justo el escultor francés Igor Ustinov es el diseñador de la estatuilla del premio. Es hijo del actor Peter Ustinov, sobrino-nieto de Benois.

Que en la edición de 2008 el mejor bailarín haya sido otro cubano, Carlos Acosta (por su interpretación de Espartaco con el Ballet Bolshoi, que vi en París, el más grande rol de su carrera), más que una casualidad es también, diríase, parte del premio a Fernando Alonso, desde el punto de vista de que Acosta comenzó su formación artística en Cuba, donde adquirió sus credenciales técnicas. La labor pedagógica de Fernando Alonso, el maestro, en la "escuela cubana de ballet", ha sido un puntal.

La importancia de Fernando

Antiguamente, la denominación "maître de ballet" designaba lo que es hoy el director artístico de una compañía, o su coreógrafo principal. El maître de ballet era responsable del sello de la compañía, al incidir en el entrenamiento cotidiano. Esta faena es la que suele decidir el nivel y lo distintivo de una agrupación.

Fernando Alonso comienza a estudiar ballet en 1936, en la Sociedad Pro-Arte Musical de La Habana, y ese mismo año debuta como bailarín. Muy pronto se casa con Alicia Alonso, y ambos integran el elenco de Ballet Theatre (hoy American Ballet Theatre) desde su creación, en 1940. Ya en 1945 es Fernando quien monta Giselle en Cuba para Pro-Arte, interpretada por Alicia. Ambos fundan en 1948 el Ballet Alicia Alonso (hoy Ballet Nacional de Cuba), y en septiembre de 1950 la Academia de Ballet Alicia Alonso, hoy la Escuela Nacional de Ballet.

El maestro dirige el Ballet Nacional de Cuba desde 1948 hasta 1975, cuando pasa a dirigir el Ballet de Camagüey, hasta 1992. Hoy en día, a sus 93 años, con una energía que le envidiarían muchos jóvenes y una lucidez impoluta, continúa enseñando en la Isla.

Siempre se ha insistido en la tríada alonsiana configuradora de la "escuela cubana de ballet": Alicia, la bailarina —en tanto inspiración y modelo, lo que aportan estas figuras "motor" es clave en el arte del ballet, y el caso de Alicia es único, por demás— ; Fernando, el maestro —obsérvese lo que he mencionado sobre el maître de ballet—; y Alberto (hermano de Fernando), recientemente fallecido en Estados Unidos, el coreógrafo. Estos son los catalizadores artísticos de lo que se ha conseguido.

La base es el maestro. El viejo Marius Petipa, el "padre del ballet clásico", por ejemplo, era ese maître de ballet a la antigua en el Mariinsky de San Petersburgo, quien además de ser coreógrafo, se ocupaba de la dirección del entrenamiento y de la escuela del Mariinsky.

El Benois de la Danza ha reconocido la importancia de Fernando Alonso en la "escuela cubana de ballet": es la primera vez que el galardón a la carrera se lo adjudican a un pedagogo. Estaba, sí, el antecedente de Marina Semiónova, que a partir de 1953, tras el retiro, comenzó como profesora en el Bolshoi y fue considerada una de las mejores de su generación, pero su fama determinante fue en tanto bailarina.

Por colaboradores  Ballet: Un Oscar para Fernando Isis Wirth (Alemania)
© cubaencuentro

en Danza Ballet

FERNANDO ALONSO recibe el Benois de la Danza

Fernando Alonso Rayneri, leyenda de la danza cubana

© 2008 Danza Ballet

00034

REMINICENCIAS DE FIN DE AÑO ¿Qué ha ocurrido de importancia en el mundo de la danza, en este año 2009 que apenas termina? Me aventuro a decir que como otras tantas veces, ha sucedido bastante, y no creo este pronunciamiento sea exagerado.Escribe  C&eac...
Les Saisons Russes du XXI siècle. Tercera temporada   El espíritu de Diaghilev que revolotea. Andris Liepa, el alma –y más- de estas temporadas, desde bastante antes incluso de que las acometiera y las hiciera realidad –y no sólo en París…-, se d...
Alvin Ailey American Dance Theater en París (II) Otra apoteosis. La penúltima función (la número 26) de la temporada de Alvin Ailey American Dance Theater tuvo lugar en el teatro Châtelet el pasado 20 de julio, en tanto compañía invitada por la tercera vez del festival Les Étés de la Danse. Trajo...
Tanzkongress en Düsseldorf "Performing Translations", en el TanzKongress 2013 de Düsseldorf Más de 200 expertos y un centenar de funciones de danza internacionales se realizarán del 6 al 9 de junio de 2013 en el Tanzkongress 2013 de Düsseldorf, anunciaron sus organizadores. ...
80 años del Instituto Iberoamericano de Berlín El Instituto Iberoamericano de Berlín, dirigido por la antropóloga e historiadora alemana Barbara Göbel, uno de los mayores centros de estudios científicos interdisciplinarios, entre ellos de musicología y etnología, sobre el mundo iberoamericano en ...
La Sílfide por el American Ballet Theatre La era romántica vive de nuevo en la escena de MetropolitanEl ballet “La Sílfide”, en  el cual  Marie Taglioni – la bailarina que lo estrenara en 1832 -- se deslizara por primera vez sobre la punta de los pie...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies