Hacia arriba

Danza Ballet

#

Ballett Zürich: Leoncio y Lena


8 mayo, 2013
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


Leoncio y Lena de Christian Spuck: una comedia-ballet.

La temporada 2012-13 es la primera del coreógrafo alemán Christian Spuck al frente del Ballett Zürich, sucediendo a Heinz Spoerli, quien ha pasado al retiro. Spuck, otrora coreógrafo residente del Stuttgarter Ballett, ostenta una notable carrera.

En Zürich, inició su dirección de la compañía con el estreno mundial de su versión de “Romeo y Julieta” sobre la partitura de Serguei Prokofiev. El pasado 27 de abril, tuvo lugar en la Opernhaus de Zürich la première de su “Leoncio y Lena”, que se extenderá en la temporada hasta el 26 de junio.

Sin embargo, este ballet sobre la comedia homónima del dramaturgo, revolucionario y científico alemán Georg Büchner (1813-1837), no es un estreno mundial. Éste fue en 2008 para el Aalto Ballett Theater de Essen, pieza que luego se incorporó a los repertorios de Les Grands Ballets Canadiens (Montreal) y del Stuttgarter Ballett.

Tras haberla visto en Zürich, en la función del pasado 5 de mayo, se puede entender el por qué de tal éxito, incluyendo el del público, según se apreció: las reacciones espontáneas son un termómetro infalible.

colaboradores  Ballett Zürich: Leoncio y Lena

Junto con “La muerte de Danton” (su obra cumbre) y “Woyzeck”, la trilogía de la producción teatral de Büchner se completa con “Leoncio y Lena”, una comedia con intenciones políticas, escrita en 1836. (Su primera representación tuvo lugar 60 años más tarde, en Munich.)

Se trata de una sátira a la fragmentación entonces, de Alemania en pequeños reinos. El monarca Peter, del reino de Popo (“trasero”, en lenguaje popular) arregla el matrimonio del príncipe heredero Leoncio con la princesa Lena, del reino de Pipi (“pipí”). Espantados ambos con una unión forzada, cada uno por su parte escapa a Italia, la obsesión romántica de los alemanes. A Leoncio lo acompaña su cómplice Valerio, un “bon vivant”; a Lena, su institutriz. Se encuentran casualmente; no es difícil adivinar que Valerio y la institutriz entablan una relación, tórrida. Leoncio, por su parte, se enamora de Lena. Al principio, no es correspondido, pero luego todo sucederá para ambos en “el mejor de los mundos posibles”. Tanto, que ya dispuestos a permanecer juntos hasta el fin de sus días, arriban al reino de Popo disfrazados de autómatas (otra obsesión del romanticismo alemán). Como el rey Peter le había prometido al pueblo la alegría de la celebración de una boda, los preparativos se han hecho y entonces casan a los “autómatas”: tras la unión, se quitan las máscaras y conocen su identidad: Leoncio y Lena habían huido el uno del otro, pero el destino estaba trazado. Büchner aligera tal designio con que Valerio es nombrado ministro de estado por el nuevo rey de Popo, Leoncio. El flamante ministro preconiza que el estado se disuelva en el caos, a ver si se alivia la miseria de sus súbditos. ¿No se amarraba el viejo monarca Peter un pañuelo con un nudo en un dedo para acordarse que debía pensar en los habitantes de su reino?

Los tres actos de la obra original de Büchner han sido trasladados a dos, para unas dos horas de duración con intermedio. Christian Spuck ha dicho, en lo que puede considerarse como “notas de intención” en el programa de mano, que no es un “ballet convencional, sino algo más teatral, que utiliza un tipo diferente de lenguaje corporal”. Ciertamente, la teatralidad- o si se quiere, la comicidad- se ha extremado, lo que sin dudas (Spuck es de esos coreógrafos a quienes les gustan “contar historias”, y sabe cómo hacerlo) constituye esa clave del éxito. Una no desdeñable parte del público, todavía asiste a ver ballet para ser “encantado” por un cuento, sea el que fuese. Pero, aun si bien la actuación predomine, y los retos a enfrentar por los bailarines hayan sido mucho más histriónicos que coreográficos, se trata de una pieza de danza, porque el vehículo esencial en el que se “expresa” la narración es el del movimiento y sus convenciones. El resto, sí, es puro entramado teatral, pero la base sobre la que erige la construcción del producto escénico es la danza.

colaboradores  Ballett Zürich: Leoncio y Lena

En este sentido, es loable la preocupación de que el texto en sí de Büchner se “tradujese” con precisión al movimiento y al gesto. Cada postura, cada paso, están habitados por una significación en consecuencia, siempre siguiendo fielmente al dramaturgo, incluso en la ambigüedad del discurso de los personajes. Este logro no es menor, porque el ballet no excele en comunicar ambigüedad (para eso está la literatura), descontando las síntesis poéticas que ha efectuado a lo largo de su historia. Es probable que esta riqueza de matices en la obra de Spuck, tan hábilmente “trasladada” del original, se le escape al espectador que no haya leído la pieza de Büchner, o no la haya “visto” previamente, pero igualmente se contenta con la legibilidad del “cuento” con que lo han entretenido, y lo que en este caso es más importante: se ha reído francamente.

Los diseños de escenografía y vestuario de Emma Ryott acusan también esa virtud de legibilidad. En los trajes, nada de anacronismos sino inmersión puntual en la época en cuestión. La escenografía, algo más abstracta, recurre en lo fundamental a un “plató” que gira para facilitar los cambios de escenas.

La música (interpretada no sin brillo por la Philarmonia Zürich, bajo la conducción de James Tuggle) es un “pot-pourri” utilitario que incluye a: Johann Strauss I y II, Amilcare Ponchielli, a los más contemporáneos Alfred Schnittke y Bernd-Alois Zimmermann, asi como al compositor actual Martin Donner, pero también al Pizzicato de “Sylvia” de Léo Delibes …y una canción de Hank Cochran.

Este espíritu de citar se extendió asimismo a los diseños y a la coreografía . En definitiva, se conservó lo propio de Büchner, en “Leoncio y Lena”, que contiene referencias a la Commedia dell’Arte, Brentano, Goethe, Shakespeare, Tieck. (Como “La muerte de Danton” cita parrafadas enteras de otras fuentes: no deja de sorprender la intertextualidad avant-la-lettre de Büchner.) Spuck citó a “La fierecilla domada” de John Cranko, a “Manon” de Kenneth MacMillan, y a “La mesa verde” de Kurt Joos. Pero la cita inmanente, ya que no explícita, es a un determinado “espíritu vienés”, quizás impuesto por la recurrencia a los Strauss.

Además del elenco tanto del Ballett Zürich como del Junior Ballett Zürich (las escenas de grupo no dejan de ser exigentes), el desempeño de los solistas fue impecable. Conquistaron con su humor y su malicia. Señalo sobremanera a Filipe Portugal como el rey Peter, pero no menos a William Moore como Leoncio, la rubia Katja Wünsche (en su primera temporada en Zürich) como Lena, asi como el Valerio de Arman Grigoryan.

Y el próximo 12 de octubre (el 17 es el 200. aniversario del natalicio de Georg Büchner) tendrá lugar la première en el Ballett Zürich del “Woyzeck” de Christian Spuck, escenificado en 2011 para el Ballet Nacional de Oslo.

colaboradores  Ballett Zürich: Leoncio y Lena

©2013 Danza Ballet®

Exilio de cinco bailarines del Ballet Nacional de Cuba   SOBRE NUEVOS EXILIADOS, ESPAÑOLES EMIGRADOS, Y EXAGERACIONES DANZARIAS DE MAL GUSTO…. La nieve parece haber cesado en la capital del mundo de la danza, pero el frio aún nos castiga duramente, ya casi finalizando el mes...
Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París Como es sabido, “Oneguin” es junto a “Romeo y Julieta” y “La fierecilla domada”,  uno de los “clásicos” de John Cranko, creado en 1965 para el Ballet de Stuttgart, con Marcia  Hayd&eacu...
Chaikovski y la Deutsche Symphonie Orchester Berlin Hermosa velada con Chaikovski y la Deutsche Symphonie Orchester Berlin. Maravilloso. Un concierto de la Deutsche Symphonie Orchester Berlin bajo la batuta de Christoph Eschenbach íntegramente dedicado a Chaikovski, este domingo 12 de diciembre en la...
La anatomía de la sensación de Wayne McGregor   La anatomía de la sensación : exquisito Wayne McGregor para Francis Bacon. El Ballet de la Ópera de París ha estrenado en la Ópera Bastille “La anatomía de la sensación”, del cor...
Andreas Gursky en el Museo Kunstpalast de Düsseldorf Andreas Gursky, un "compositor" que "pinta" Andreas Gursky (Leipzig, 1955), uno de los más destacados (y mejor pagados) fotógrafos del momento a nivel internacional, cuyas obras, verdaderas "composiciones pintadas", son codiciadas por coleccionistas...
American Ballet Theater GLORIOSO FINAL  DE UNA MAGNÍFICA TEMPORADALa larga temporada primavera-verano del American Ballet Theater, terminó brillantemente  en el  Lincoln Center de Nueva York, con programas que incluyeron en  tánd...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies