Hacia arriba

Danza Ballet

#

Bayerisches Staatsballett


20 marzo, 2007
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información



colaboradores  Bayerisches Staatsballett
El Corsaire "original" o uno nuevo?




Le Corsaire-cor. Marius Petipa, Ivan Liska, reconstrucción de la cor. de Petipa, Doug Fullington; mús. Adolphe Adam, Léo Delibes, Cesare Pugni, Riccardo Drigo, Prince von Oldenburg. München, Nationaltheater

Por colaboradores  Bayerisches Staatsballett Isis Wirth (München)

Las reconstrucciones de los "originales" son una materia tan móvil como el ballet mismo, el arte efímero por excelencia.  Le Corsaire bávaro, la primera reconstrucción del "original" de Petipa-antes de que el Bolshoi estrene la suya en junio próximo–, nos ha sumergido nuevamente en el dilema del posible valor de estos afanes. Tiene sentido el trabajo arqueológico? Fueron satisfactorias la lectura y la interpretación del "arqueólogo"? En el marco del año 2007 que el Bayerisches Staatsballett consagra a Petipa, a este Corsaire  lo primero que hay que reconocerle es que una compañía que no es ni el Mariinsky, ni el Bolshoi ni la Opera de París lo haya acometido. Fue también la première en Alemania de la obra.


Para la reconstrucción, el norteamericano Doug Fullington – con anterioridad, contribuyó con algunas danzas a "La hija del faraón" del Bolshoi-  se basó en la colección de Nicolas Sergueev que se conserva en Harvard, y que remite a la notación de Stepanov, utilizada en San Petersburgo entre 1893 y 1915.  Sólo un tercio del "original" de Petipa existe en la notación de Stepanov. Liska, el director de la compañía de Munich, coreografió el resto. Fundamentalmente, una buena parte de las variaciones masculinas y muchas escenas de "ensemble".



Las prioridades fueron la música – se trató de ceñirse más que posible a los compositores franceses del ballet- y la historia que se narra. La primera resultó en una coherencia bienvenida por lo rara en las otras versiones; en tanto la segunda, por su funcionalidad, quizás haya apuntado a ese estilo de Petipa que le era propio de integrar la narración con la danza. Desde luego que Fullington tuvo que hacer decisiones. Las reconstrucciones no son sino ésto. Muchos de los pasos notados no establecían la música, con la excepción del Jardin animé, el logro más certero de esta producción. El Jardín fue lo único que en la notación comprendía no sólo la música con los pasos, sino también los movimientos del torso y los brazos.


En esa célebre escena, Petipa se "presiente", al menos en mi imaginación. Como también en el pas des odalisques, acaso una de las mejores muestras de cómo Petipa abordaba las variaciones femeninas. En la tercera variación de ese pas, un hallazgo fue tour simple y piqué arabesque en lugar de las pirouettes de otras versiones. Y fueron esencialmente las variaciones femeninas (Gulnara, Medora) lo que Fullington reconstruyó. La variación para la mujer del Pas d' esclave fue completamente diferente de lo que se baila en otras puestas.



En breve, el trabajo de Fullington consistió en fijar los pasos en la música. Fue correcta la lectura que hizo de la notación? Y ésta, se correspondía realmente con la música? Pero lo importante es si se hizo en el espíritu adecuado, y aquí la respuesta es positiva. Atendiendo a cómo "luce" el estilo, uno lo puede aceptar cómo el "de" Petipa. Liska, similarmente, intentó corresponder a ese estilo, teniendo en cuenta cómo se ejecutaban los pasos en el siglo XIX. Es como una ventana abierta a la época. Y hay un perfume de ésta que entra.



Los intérpretes más brillantes fueron los hombres. El arrojado Lukás Slavicky como Conrad, ese preferido que es Alen Bottaini como Birbanto y la revelación de Tigran Makayelyan como Alí. En cambio, ni Lisa- Maree Cullum (Medora) ni Natalia Kalinitchenko (Gulnara), conmueven ni técnica ni dramáticamente.


En cuanto a los diseños de Roger Kirk, fueron correctos pero nada más.



00034

Ballet Hispánico Magnífico tributo a la  HispanidadMucho ha laborado el Ballet Hispánico  desde que fuera iniciado por Tina Ramírez en 1970. Ahora, después de 38 años de meritoria labor, la fundadora le dice “hasta...
TEMPORADA DEL AMERICAN BALLET THEATRE (ABT)   YA CASI TOCA A SU FIN LA MAGNIFICA TEMPORADA DEL AMERICAN BALLET THEATRE (ABT). En la penúltima semana de la temporada, cinco piezas diferentes subirían a la escena del Met, de cuatro de los más importantes coreógrafos neo-clásicos del siglo...
Demostraciones 2011 de la Escuela de Danza de la Opera de París   ¿Puede concebirse al mes de diciembre en el Palais Garnier sin las demostraciones de la Escuela de Danza de la Opera de París? Son un espectáculo por derecho propio, más allá del objetivo –segú...
Segundo encuentro con el coreógrafo Jorge (Georges) García No lo conocí en Cuba. Cuando partí de mi querida patria en mayo de 1959, Jorge García aún no había comenzado sus estudios de ballet, que iniciaría en 1960. Pocos años después, en 1966, una noticia sin precedentes circularía ampliamente a través de l...
CARMEN DE RAMÓN OLLER UNA CARMEN DIFERENTE, SEGUN LA INVENTIVA COREÓGRÁFICA DEL MAITRE CATALÁN, RAMÓN OLLER.El nombre de  Ramón Oller ya es conocido entre el público de la capital del mundo de la danza, léae Nueva York...
Alberto Alonso, el coreógrafo de lo cubano Si Fernando conoció a Alicia, en la escuela de Pro-Arte Musical, fue porque su hermano Alberto lo había precedido en la vocación del ballet. Nacido en 1917, el primer bailarín cubano, y el primero también en lanzarse a una carrera en el extranjero, h...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies