Hacia arriba

Danza Ballet

#

Centenario de los Ballets Rusos en Munich


15 diciembre, 2008
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


the ballet russes colaboradores  Centenario de los Ballets Rusos en Munich En el próximo año, 2009, se cumplirán 100 del debut de los Ballets Rusos de Diaghilev en París.

El Ballet de la Ópera de Munich, el Bayerisches  Staatsballett, ha sido el primero en comenzar los homenajes, ya en diciembre de 2008.

Por the ballet russes colaboradores  Centenario de los Ballets Rusos en Munich
Isis Wirth (Munich)

En el próximo año, 2009, se cumplirán 100 del debut de los Ballets Rusos de Diaghilev en París. Es un aniversario de una importancia de esas “considerables”: para bien o para mal –enunciado ocioso- , la empresa de Diaghilev cambió la faz del arte del ballet.

El Ballet de la Ópera de Munich, el Bayerisches  Staatsballett, ha sido el primero en comenzar los homenajes, ya en diciembre de 2008.

En el programa, “Shéhérazade” (1910), de Mijail Fokine, sobre la composición de Rimski-Korsákov, que se representó en la propia Ópera de Munich (Nationaltheater) en 1912  por los Ballets de Diaghilev.  Ahora, según la “reconstrucción” de Isabelle Fokine, más el que se retoma el vestuario y la escenografía de Léon Bakst, el rol del “Esclavo dorado”, creado célebremente por Vaslav Nijinsky, fue asumido por Lukas Slavicky, a quien no le falta ni pasión ni esa “animalidad salvaje” que deben dar el tono. En tanto, la Zobeida creada por Ida Rubinstein (aunque Tamara Karsávina luego la bailó) recayó en Lucía Lacarra. De hecho, es ella quien precisó toda la atmósfera, e hizo creíble, hoy por hoy, este ballet, una antigualla respetable. Lo único que salvaría es el pas de deux del “Esclavo dorado” y Zobeida. El resto es pantomima y danza inconsecuente y aburrida: ese era el “nuevo ballet”, con “significado” de Fokine. Suerte que firmó, de la otra parte, “Las sílfides” y “La muerte del cisne”.

“Les biches” (1924) de Bronislava Nijinska, con música de Francis Poulenc y unos diseños todavía adorables de Marie Laurencin, es un soplo de ¡bienvenido!, lenguaje clásico, utilizado sin cortapisas ni recovecos vergonzosos, respecto del título anterior.  Utilizado, además, de una manera que evidencia su idoneidad para cualquier situación…entonces, en 1924: el “ambiente moderno” de una Costa Azul francesa frívola, desprejuiciada, con mujeres jóvenes (“biches”) y sensuales que se descocan con unos bellos hombres en traje de baño. Pero a Nijinska le faltó aquí  reciedumbre en la estructura. Se entiende así que cuando Balanchine arribó a los Ballets Rusos ella hiciese mutis por el foro.




Por último, el estreno mundial de “Once Upon An Ever After”, del joven coreógrafo australiano Terence Kohler. Se anuncia como justo un “homenaje” a los Ballets Rusos, al trabajar el coreógrafo en estrecha colaboración con la diseñadora alemana Rosalie, una artista exquisita, y que  su aporte reflejase y trascendiera, “orgánicamente”, el presupuesto coreográfico. Desde este punto de vista, el homenaje es más que logrado elocuentemente, dada la ductibilidad de Rosalie y su comprensión plástica inmediata, plena a veces de guiños deliciosos.

the ballet russes colaboradores  Centenario de los Ballets Rusos en Munich

Bayerisches Staatsballett München "100 Jahre Ballets Russes" . "Once upon an ever after" Chor. Terence Kohler Fotos C. Tandy 2008.

the ballet russes colaboradores  Centenario de los Ballets Rusos en Munich

Bayerisches Staatsballett München "100 Jahre Ballets Russes"."Once upon an ever after" Sèverine Ferrolier und Nour El Desouki. Chor. Terence Kohler Fotos C. Tandy 2008.
 

Entendería menos que se tratase de un “homenaje” a los Ballets Rusos el que este título reverencie a tres ballets canónicos, “Giselle”, “El lago de los cisnes”, “La bella durmiente del bosque”, pero “nunca es tarde si la dicha es buena” pues, como se sabe, Diaghilev aborrecía a estos títulos y sólo recurrió a ellos por motivos prácticos. Irónica “justicia poética”. Sin embargo, precisamente lo que falta aquí es ironía, aun si a veces la sensación paródica, de una forma inmanente –como si el coreógrafo no la pretendiese, pero es inevitable el que aflore-, se manifieste.



La ingenuidad de Kohler es tan sensible y tan creativa que en su introspección de las relaciones que subyacen entre esos ballets canónicos alcanza cuotas de una ambigüedad inefable, que es, como sabemos, el hálito del arte. Esa frontera entre "seriedad“ y parodia sutil, casi invisible, suele ser una señal luminosa, con un poco de suerte…Kohler la tuvo, de la mano de su honestidad. Si ofrece algo desde otro ángulo, inquisitivo, es dentro del movimiento y el gesto mismos.



De nuevo, fue Lucía Lacarra quien convierte todo lo que baila en materia esplendorosa, aun si el „Albrecht“ de Alen Bottaini  es a señalar. Lacarra, "Odette“ en el cuadro „Figuras de la noche“ y  también en el último, "El eterno cisne“ (la apoteosis de la obra), no podía ser sino el espíritu  y la justificación de este ballet.

the ballet russes colaboradores  Centenario de los Ballets Rusos en Munich

"Once upon an ever after", Chor. Terence Kohler. Lucia Lacarra. Fotos C. Tandy 2008.

the ballet russes colaboradores  Centenario de los Ballets Rusos en Munich

Bayerisches Staatsballett München "100 Jahre Ballets Russes". "Shèhèrazade"
Lucia Lacarra and Lukáš Slavickỳ  Fotos Charles Tandy 2008.


 

00035

Staatsballett Berlin: Nacho Duato, William Forsythe, Marco Goecke   El Staatsballett Berlin seduce al público con modernas coreografías Una maravillosa tarde primaveral la de este domingo 29 de abril de 2012, con la sala de la Staatsoper am  Schiller Theater de Berlín atestada de público, para presenciar una...
NUEVA VISITA DEL RICHMOND BALLET Contando con variadas credenciales, el Ballet de Richmond, que acaba de visitarnos, puede enumerar como dos de las más sobresalientes, ser la compañía nacional del estado de Virginia, y tener como directora artística a una...
Ballet Helps Japan, memorable gala benéfica Más que una gala benéfica internacional, esta velada del domingo 8 de mayo de 2011 en el teatro Admiral Palast de Berlín es un espectáculo de dimensiones memorables. Algunos de los mejores bailarines solistas de ballet del momento se dan cita en esta...
Juegos Olímpicos 2012   DOS SEMANAS INOLVIDABLES QUE SUCEDEN CADA CUATRO AÑ0S. En realidad duraron diecisiete días los Juegos Olímpicos 2012 -- como sucede siempre --, que este año tuvieron lugar en Londres. Aún no nos hemos rep...
Polina Semionova deja el Staatsballett Berlin Polina Semionova, primera bailarina solista del Staatsballett Berlin, deja anticipadamente la compañía a finales de la presente temporada, se anunció este miércoles 7 de marzo oficialmente Semionova, de 27 años, solicitó a la dirección general del S...
Ballet de la Ópera de París, ballet Cascanueces “Cascanueces” es un ballet que me aburre, con la excepción, naturalmente, del Grand pas de deux, la Danza de los Copos de Nieve, el Vals de las flores. Desde luego, su supervivencia se debe a la partitura de Chaicovsky, considerada por Balanchine com...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies