Hacia arriba

Danza Ballet

#

Cesena – Anne Teresa de Keersmaeker/Björn Schmelzer

17 mayo, 2012
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


 

Cesena: la mística de la luz

Desde el pasado 10 y hasta el 19 de mayo, el Teatro de la Ville de París presenta “Cesena”, de Anne Teresa de Keersmaeker (Rosas) y Björn Schmelzer (Graindelavoix). “Cesena” se estrenó en 2011 en la Cour del Palais de Papes, en el Festival de Avignon. Se trata nuevamente del Ars Subtilior, género polifónico del siglo XIV, en relación con los papas de Avignon

Ya Keersmaeker había creado sobre el Ars Subtilior  la primera parte de este díptico, “En Atendant”, estrenado en el festival Avignon en 2010 y visto en el Teatro de la Ville en 2011.

“Carnets d’ une chorégraphe”, de Anne Teresa de Keersmaeker y Bojana Cvejic.

En la mañana del 10 de mayo, en el Teatro de la Ville, se presentó el libro (en su versión francesa) “Carnets d’ une chorégraphe” ( 2012, Fonds Mercator-Rosas, Bruselas), de la coreógrafa belga en colaboración con la musicóloga y teórica Bojana Cvejic.

Se trata de un valioso libro-objeto, acompañado por cuatro prolijos DVD, que detalla el proceso de creación de las cuatro primeras obras (1981-1986) de Keersmaeker: “Fase, Four Movements to the Music of Steve Reich”, “Rosas Danst Rosas”, “Elena’s Aria” y “Choregraphy to Bartók’s String Quartet No. 4”.

Se desvelan sus génesis, asi como las estructuras más internas del movimiento y el gesto, y las motivaciones de los principios de su composición. En definitiva, un análisis coreológico y coréutico de la escritura y la estética de Keersmaeker. Se incluyen, entre otros documentos, los diseños, croquis y diversas notas de la coreógrafa, previos a la consecución final de cada una de esas piezas.  Detenerse sobre todo en los diseños, de fuerte pero depurado carácter geométrico y en la vertiente matemática de la que la coreógrafa se auxilia, es entrar en el núcleo más íntimo y valedero de la (o de una en particular) técnica coreográfica, más allá de estéticas.

Está de más decir la importancia que para la danza, tan desprovista todavía de medios textuales sobre su discurso, tienen libros como éstos.

colaboradores  Cesena   Anne Teresa de Keersmaeker/Björn Schmelzer

Cesena, de Anne Teresa De Keersmaeker  – Photo Herman Sorgeloos

colaboradores  Cesena   Anne Teresa de Keersmaeker/Björn Schmelzer

Cesena, de Anne Teresa De Keersmaeker  – Photo Herman Sorgeloos

La presentación del libro fue agradablemente precedida por una demostración bailada por la propia Keersmaeker, cuyo hálito luminoso como bailarina en sí fue un regalo. A lo que se le agregó la claridad incisiva de sus explicaciones sobre el lenguaje utilizado y su sintaxis.

Luego del baile, Keersmaeker, junto a Bojana Cvejic y el especialista Christophe Wavelet, y enfundada en un jean, camiseta y zapatos de tacón, se refirió al origen del libro. En primer lugar, remitió a la necesidad de darles instrumentos composicionales a los estudiantes. En segundo lugar, “it was Bill”, “fue Bill”, es decir, William Forsythe, quien le dijo que había que compartir ese conocimiento adquirido y acumulado, el de la construcción y sus mecanismos precisos; no hay ninguna razón para no compartirlo con otros. (Intuyo que Forsythe se refería a lo arduo de la faena coreográfica, tan distinta de las de otras artes, más aptas éstas por las características de sus respectivos lenguajes a dejarse “aprehender” en su mecánica  técnico-creativa. Por lo que, una vez que se han adquirido esos instrumentos para construir coreográficamente, deben ser mostrados.) Y, en tercer lugar, se pensó en el público en general, esto es, el carácter didáctico.

Bojana Cvejic expresó que había asimismo que “articular la poética, para que no se quedara en metáfora”. Quiere decir, trascender lo que puede ser un estilo efímero en una articulación concreta, que pueda transmitirse.

Keersmaeker apunta que, para ello, “había que hacer las cosas claras, legibles, simples, una simplicidad, pero no popularizar en ese sentido”.

Entre los documentos se incluye una carta que le dirigió al compositor Steve Reich, con tal de grabar su música para un espectáculo con su obra. Nunca le respondió, sino quince años más tarde…

Wavelet interviene para destacar que esa descripción del espacio, y la notación de éste asi como de la trayectoria, en los croquis de Keersmaeker, evidencian que desde el principio se encontraba en ella esa preocupación estructural, “muy articulada”. Es la lección del rigor, tan necesaria en estos tiempos que corren en la danza.

Se proyecta el video (presente en el libro) que explica el principio composicional de la “acumulación” (“que Keersmaeker comparte con Trisha Brown”, acota Wavelet). Designa la elaboración de una secuencia kinestésica por medio de la adjunción progresiva de nuevas unidades de movimiento. Por ejemplo: A, B, y C son diferentes pasos. Se hacen: 3A, 2B, 1C, y así se van agregando sucesivamente. Luego, la decisión de efectuar el trabajo “acumulativo” en un círculo.

Bojana Cvejic expresa: “…para que no sea como el ballet clásico, donde todo es técnico y tecnológico, sino que se pueda extraer una poética, una teoría”. En efecto, sus “poéticas” y las “teorías” diferencian a la danza contemporánea del ballet denominado “clásico”. Pero el rigor estructural del método de Keersmaeker apunta a un principio en principio similar a la “lingüística” del ballet.

Cuando se habla del trabajo de “contrapunto” en la estructura, que es “el principio del contrapunto musical, antes que el coreográfico”, Keersmaeker dice: “El arte del contrapunto es el arte más grande…” Y se queda en silencio, con la emoción contenida, como si se hubiera ido muy lejos. Reviene: “Se trata de complejidad y simplicidad al mismo tiempo. Uno comienza con algo y le va agregando capas y capas. Como la polifonía del fin de la Edad Media, de los franco-flamencos. Es lo que más amo en el mundo”.  (Lo veremos y oiremos por la noche con “Cesena”.)

Muy conmovedor el video de 1984 que muestra a la joven Anne Teresa sentada en el suelo, con las rodillas frente a la cámara, tratando de abundar sobre su labor. ¿Qué diferencia hay entre esa joven mujer, muy humilde, con la de hoy? “Era más bella entonces que ahora”, responde. Y también: “Yo no tenía la ‘artesanía’, el saber del oficio. Y no tenía partenaire para generar vocabulario”.

“Cesena”: la mística de la luz.
  
Con los principios compositivos de la coreógrafa apreciados así por la mañana, ver esa noche del 10 de mayo su “Cesena” fue un placer renovado. El título es una referencia a la masacre que se conoce como “Baño de sangre de Cesena”, que tuvo lugar en 1377 en la ciudad del mismo nombre, durante la Guerra de los Ocho Santos, lo que contribuyó al fin del papado de Avignon.

La creación en la Cour des Papes de Avignon en 2011, fue un “experimento luminoso” singular: se comenzó a las cinco de la mañana, con oscuridad aún, se continuó a medida que el alba iba despuntado y se finalizó cuando la luz del día ya se había instalado.

En su traslación al teatro, el espectáculo (de casi doras de duración sin intermedio) logra con elocuencia la adecuación al “guión lumínico” original y, especialmente, natural, gracias a las luces de Ann Veronica Janssens, quien también firma la (mínima) escenografía.

Esta mística de la luz –o la preocupación de tantos estetas de pasados siglos- es el indicador dominante para la inmersión en una mística a secas, casi inasible en su inefabilidad.

Lo más significativo es que los cantantes (5) de Graindelavoix y los 13 bailarines cantan y bailan indistintamente. No se sabía quién era, en principio, cantante y quién era bailarín, a no ser porque se reconozcan algunos intérpretes de la compañía Rosas. Tal indiferenciación entre unos y otros, es una gran marca de “Cesena”, junto a esa dicotomía oscuridad-luz que se revela gradualmente.

La tensa escritura incluye espirales, trabajo sobre ejes, movimientos que pueden ser más amplios o más contenidos de piernas y pies, si no es que el movimiento de los brazos es el “motor” del resto. Y se decanta en tríos, solos, o con frecuencia en el ensemble. También, puede arribar el bailar sin música.

Señalo, eso sí, a esas “carreritas” a las que, como ya he dicho en otras ocasiones, no les encuentro ningún sentido.

Hubo varios momentos sublimes, lo mismo en la fase de oscuridad como en la de la luz, especialmente cuando el “sol” comienza a aparecer. La fase de la luz ya plena deja una sensación bien inenarrable, quizás la que quiso otorgar o encontrar la coreógrafa.

Y uno sale del teatro habiendo comprendido por qué esa polifonía del siglo XIV es lo que más ama Keersmaeker en el mundo.

Se le agradece.

colaboradores  Cesena   Anne Teresa de Keersmaeker/Björn Schmelzer

Cesena, de Anne Teresa De Keersmaeker – Photo : Anne Van Aerschot

© 2012 Danza Ballet
 

00034

El American Ballet Theatre viajará a Cuba   ¡Albricias!, ¡albricias! -que me alegraría mucho, en lo estrictamente personal, por los balletómanos cubanos: el American Ballet Theatre (ABT) viajará a Cuba. La última vez que el ABT se present&oacut...
Nacho Duato asume en agosto de 2014 la dirección general del Staatsballett Berlin El célebre bailarín y coreógrafo español Nacho Duato (Valencia, 1957) será el nuevo intendente (director general) del Staatsballett Berlin, anunció este jueves 7 de febrero el alcalde de la capital alemana, el socialdemócrata (SPD) Klaus Wowereit. C...
Fernando Alonso Rayneri (1914-2013) Un recordatorio final. Han transcurrido 16 días de la muerte de Fernando Alonso Rayneri (1914-2013), respetado maitre de ballet y hacedor de varias generaciones de bailarines cubanos; mientras le daba vueltas en mi cabeza a la idea de escribir algún...
AMERICAN BALLET THEATRE II JUVENTUD Y TALENTO IMPERAN EN  AMERICAN BALLET THEATRE II Este juvenil conjunto  llamado ABT II,  bajo la dirección de Wes Chapman,  figura principal del American Ballet Theatre, prepara al grupo de catorce bailarines que ...
Finaliza temporada primavera 2014 AMERICAN BALLET THEATRE (ABT) AMERICAN BALLET THEATRE (ABT)  TERMINA SU MAGNÍFICA TEMPORADA DE PRIMAVERA.                                  Ya el ABT ha llegado al final de su temporada de primavera, y como es la costumbre, la dirigencia artística de la compañía anuncia las promoc...
The Forsythe Company “The Returns”: ¿Re-definición entre danza y lenguaje hablado?Este estreno de William Forsythe con The Forsythe Company, en la Festspielhaus de Hellerau (Dresden),  pues comparte sede entre Frankfurt y la capital de Sajo...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies