Hacia arriba

Danza Ballet

#

Desfile Ballet de la Ópera de París

27 noviembre, 2015
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


El Desfile del Ballet de la Ópera de París es un acontecimiento único en el mundo de la danza, diseñado para presentar la compañía. Los bailarines van llegando lentamente de las profundidades del foyer hasta aproximarse al frente del escenario para saludar al público.

La procesión reúne a los 154 integrantes: las Danseuses, que abren la pasarela seguidas por los Danseurs y el conjunto entero en el siguiente orden: en primer lugar los alumnos de la Escuela (el más joven, abriendo el camino) seguido de la Quadrilles, precediendo a los Premieres Danseurs, los Coryphées, los Sujets y, finalmente, las Étoiles; todos unidos en una herencia de más de 300 años de tradición.

El Desfile del Ballet, es una creación de Serge Lifar estrenada en 1946 sobre la música de la marcha de la ópera “Les Troyens”, de Hector Berlioz.

colaboradores bailarines de ballet  Desfile Ballet de la Ópera de París
Défilé du ballet de l’Opéra de Paris. En coulisses avec les petits rats.

Louis XIV y su escuela por Isis Wirth (2013).

El 11 de enero de 1713, Louis XIV instituía por decreto la creación de un conservatorio de danza en la Academia Real de Música (hoy Ópera de París). Este conservatorio, con carácter gratuito, se destinaba a perfeccionar a los artistas en códigos que, sin embargo, no irían a ser creados a partir de esa instauración, sino que en realidad comenzaron a ser organizados, según orden de Louis XIV, con su manía codificatoria (no sólo con el ballet…), en la Academia Real de Danza, fundada en 1661, al frente de la cual Louis puso a su maestro Pierre Beauchamps.

Éste fue el primer acto de gobierno de Louis, cuando tomó efectivamente el poder tras el “golpe de estado” propinado a su reina madre, Ana de Austria, luego de la muerte del cardenal Mazarino. ¿Cuál era el apuro de Louis con el ballet? ¿Se debía a que era bailarín, y uno de los más grandes de su tiempo? Con probabilidad, pero lo cierto es que, pasión personal aparte –que satisfizo– , como tampoco nadie debe ignorar, con la construcción del ballet como género artístico, Louis efectuó un doble gesto político.

Por una parte, hacía del ballet la piedra de toque de su sistema propagandístico de las artes, e inventaba sobremanera con él a la política como espectáculo. Por otra parte, le arrancaba a los nobles la danza, práctica aristocrática por excelencia, para “entregársela” a los plebeyos, con el objetivo de profesionalizarla, que fue lo que condujo especialmente en 1713 con la creación del conservatorio de danza en la Academia Real de Música.

La gratuidad de los cursos ahí ofrecidos significaba dos cosas: los “plebeyos” no tenían los medios financieros de los aristócratas, y, además, ello los hacía obligatorios. La preocupación puramente estética de Louis era indisociable de su proyecto ideológico con el ballet.

La creación de la Academia Real de Danza en 1661 tuvo como fin determinar reglas y “fijar un esplendor”, impidiéndoles a los 400 maîtres à danser con que contaba solamente París que maltratasen el arte de la danza. El “Rey Bailarín” quiso que la técnica se fundara sobre la teoría, y que respondiera tanto a un principio normativo como a la eminencia.

Todo ese análisis técnico, se implementó a partir de 1661, pero fue en 1713 cuando el Rey formalizó la existencia de la escuela francesa como tal, de la cual surgirían, en el decurso de la historia, las restantes escuelas, como la danesa y la rusa.

La profundización del reglamento llevada a cabo por Louis XVI no es sino la evolución (como todo en el ballet, o más allá, si se desea) a partir del acontecimiento visionario de su ancestro, el Rey-Bailarín. (Como luego Napoléon, quien no tuvo nada que ver con la monarquía sino todo lo contrario, perfeccionará aun más el reglamento, con cláusulas vigentes hoy por hoy; sin contar que fue tan eficaz su modelo de escuela de ballet que lo instaló imperialmente en Nápoles y sobre todo en Milán, donde un cierto Carlo Blasis se serviría, con los resultados que sabemos…)

Louis XIV, bailarín, y virtuoso, ese que se proponía un “perfeccionismo idiota en todo lo que hacía”, genio artístico, y no solamente en el ballet, que era de lo que “más sabía”, según su madre y un tal Voltaire. También, el manipulador político: quien primero en la modernidad utilizó a las artes como propaganda fue él, en Francia y fuera de ésta como instrumento de irradiación que trascendería a su persona: prueba de lo cual es que el lenguaje en el que el ballet se expresa sea hoy por hoy el francés.

El monarca decidió, de pronto, primero en 1661 y subsiguientemente hasta ese año de 1713, que lo que más amaba desde el punto de vista de su yo artístico tenía que convertirse en un género, al que le insufló toda su potencia creativa…y “ejecutiva”. Con una voluntad estilística que se preserva hasta el día de hoy, en la escuela francesa.

Bien lo recuerda Sylvie Jacq-Mioche: “Desde el origen de la Escuela, cada profesor busca el conservar y transmitir el estilo francés que remite a Louis XIV”.

Desde luego, este estilo no significa que hoy el “código académico” sea como el de la denominada (en la actualidad) “danza barroca” de los tiempos de Louis, pero sin esa “danza barroca” (la “belle danse”, en realidad)  fundacional no se puede entender  a lo que hoy llamamos “ballet clásico”…

El “espíritu de Versalles” se conserva, enhiesto, no solamente en su epítome por excelencia que es la escuela francesa. Pero, recordemos de ésta lo que estipuló Louis XIV y que se mantiene, sobremanera en la Escuela que creó y en el Ballet de la Ópera de París:  “la preminencia de la armonía, la coordinación de los movimientos, la precisión de la colocación y el rechazo a la proeza”.

Y la precisión del trabajo de la parte inferior de la pierna, que caracteriza a la escuela francesa, proviene de la “belle danse”, si bien un virtuosismo de otro tipo se instaló desde principios del siglo XIX con Auguste Vestris.

Dios salve a Louis XIV, dondequiera que se encuentre: sus restos fueron esparcidos por los revolucionarios, y su corazón, conservado en una iglesia de París,  sirvió para que un pintor, olvidado, obtuviera un tinte rojo: paradójico y cruel destino, en definitiva artístico el suyo.

Es el legado inmaterial del estilo francés en el ballet el que permanece como su herencia artística, entre otras, pero la más preponderante por su universalidad es la de la danza clásica.

El reglamento de la escuela

Varios artículos de ese primer reglamento de la escuela destinada a los niños, en 1780:

“Artículo 1: La escuela de danza será inspeccionada por los maîtres de ballet, los alumnos no podrán ser aceptados si no han sido examinados por los maîtres de ballet.
“Artículo 2: Cada alumno tendrá un compromiso con la Academia Real de Música, estará obligado en tomar las lecciones y serle útil a la Ópera en todas las ocasiones en que se le exigirá su servicio, sin pretender por ello a retribución alguna, a no ser la de 40 sueldos acordados a las señoritas solamente debido a sus gastos de peinado.
“Artículo 3: Los padres y las madres, parientes u otros responsabilizados con los niños, firmarán los compromisos contraídos junto con los alumnos. (…)
“Artículo 4: Los alumnos que hubiesen sido admitidos en la Escuela y que pudiesen presentarse en los ballets de la Ópera, tendrán asignaciones según su capacidad, y tendrán que servir durante 6 años. Si se retiran antes de este tiempo, tendrán que pagarle a la Academia una indemnización de 500 libras por cada uno de los años de estudio.
“Artículo 5: La Escuela estará abierta y las lecciones tendrán lugar todos los días (…) desde las nueve horas hasta el mediodía.
“Artículo 6: El Maître de la escuela de danza y su prefecto velarán porque la decencia y el orden prevalezcan durante las lecciones”.

colaboradores bailarines de ballet  Desfile Ballet de la Ópera de París
Défilé du ballet de l’Opéra de Paris (Desfile Ballet Opera national de Paris) © Agathe Poupeney
Aurélie Dupont al frente del ballet de la Opera de París La exbailarina estrella Aurélie Dupont fue nombrada hoy directora artística de la danza en la Ópera Nacional de París en sustitución de Benjamin Millepied, un anuncio que se realizó durante una rueda de prensa donde el bailarín y coreógrafo francés c...
Ballet de la Ópera de París, La Bayadera La Bayadera: la magia de un nombramiento de étoile y la que le corresponde a la versión de Nureyev. La temporada de “La Bayadera” de Rudolf Nureyev, veinte años después de su creación en 1992, se inició en la Ópera Bastille el 7 de marzo y se extend...
Ballet de la Ópera de París Lección de danza. Si bien en los últimos años el Ballet de la Ópera de París optó por incorporar un lenguaje coreográfico de vanguardia que, en ocasiones, dio la impresión de que los bailarines estaban perdiendo su tiempo –y, sobre todo, su entrenam...
Benjamin Millepied va quitter l’Opéra de Paris Rien ne va plus entre le maître de ballet du Palais Garnier et les danseurs. Les négociations autour de son départ sont enclenchées depuis longtemps, mais la rupture est désormais consommée. Le mécénat pourrait en souffrir. Cela couvait depuis des m...
Los bailarines de la Ópera de París denuncian acoso sexual Los bailarines de la Ópera de París denuncian casos de acoso sexual. Alrededor del 26 por ciento de 132 bailarines encuestados aseguraron haber sufrido abusos en el trabajo o presenciaron a algún compañero sufriendo acoso sexual. Una encuesta ...
Serge Lifar. Ballet de la Ópera de París Entre un Lifar casi sublime y piezas del “repertorio”. El Ballet de la Ópera de París presentó en febrero un programa compuesto con obras de tres coreógrafos franceses: Serge Lifar (le llamaría “francés”, aunque como se sabe era ruso, nacido en Kiev...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies