Hacia arriba

Danza Ballet

#

Dresden SemperOper Ballett


17 febrero, 2008
Imprimir

colaboradores  Dresden SemperOper Ballett
colaboradores  Dresden SemperOper Ballett

Magnificación del espíritu de Dresden

Si bien la compañía de ballet de la prestigiosa SemperOper remonta su fundación a Carl Maria von Weber, fue en el siglo XX, con Tom Schilling, en los ’50 y ’60, cuando alcanzó renombre, continuado por Harald Wandtke entre 1978 y 1985 y luego por Vladimir Derevianko entre 1993 y 2006, quien “contemporanizó” el repertorio de la agrupación al mismo tiempo que enfatizaba lo clásico.

Desde 2006 el canadiense Aaron S. Watkin, durante cierto tiempo estrechamente asociado a William Forsythe, es el director, mientras que David Dawson es el coreógrafo residente.

Justo Watkin firma esta versión de “La bella durmiente del bosque”, estrenada recién. Desde el punto de vista extra- coreográfico –que contribuye, sin embargo, a completar el resultado artístico- , la primera necesidad de una obra como “La bella…” estaba garantizada: el maravilloso sonido de la Staatskapelle Dresden, bajo la experimentada batuta de David Coleman, y los solos del violinista Roland Straumer, quien salió a saludar al final. La segunda, era menos evidente en este caso, pero fue sorpresivamente deleitosa: los diseños de escenografía (Arne Walther) y vestuario (Erik Västhed). Walther incluyó proyecciones de video –no siempre atinadas, por ejemplo, las relacionadas con Carabosse- , pero lo fundamental es su inspiración, muy fiel y detallista hasta el realismo minucioso, sobre el castillo Albrechtberg en Dresden, construido a mediados del siglo XIX en un clasicismo tardío, aunque inclusivo de otros estilos que lo convierten en un referente de belleza intemporal, ideal. El espíritu de Dresden, en definitiva, al que la producción rinde homenaje, sino una exquisita “auto-propaganda”. Recuérdese que Dresden fue uno de los grandes centros de la cultura europea, una consumación de la arquitectura y las artes decorativas de Occidente, inspirándose en el modelo solar de Luis XIV. Por demás, la acción se trasladó al “reino” de Sajonia. El vestuario de Västhed es también lujoso, de un gusto distintivo, especialmente en el primer y tercer actos.

Watkin no se aparta de lo aceptado como “convención” cuando de este ballet (“sobre Marius Petipa”) se trata. No obstante, traslada el pincharse de Aurora (Natalia Sologub, ex- Mariinsky) con el huso de la escena de la fiesta a un trance provocado por Carabosse en la habitación de la princesa, vestida sin tutú lo que atenta contra el resto de la estética visual tan admirablemente lograda. Es la ocasión, puesto que continuará sin el tutú, para que en los dúos con el príncipe Florimundo (Jiri Bubenicek) en el segundo acto Watkin añada algunos elementos “contemporáneos” en la coreografía, como una “caída” al piso, que contrastan con el estilo. También, las seis hadas son reducidas a tres; el pas de quatre de las “piedras preciosas” es un pas de six: respectivas parejas para el “rubí”, la “esmeralda” y el “safiro”; dos “pájaros exóticos” en lugar del solo “Pájaro azul”, aunque se mantiene con ellos a la princesa Florina; y ningún cuento de Perrault.

La compañía es enérgicamente joven, fresca, de un buen nivel técnico, pero les falta disciplina y regularidad –y en ocasiones, seguridad, precisión, algún que otro empeine- en los ensembles, tanto a hombres como a mujeres. El “Hada de las Lilas” de Britt Juleen fue más que correcta, aunque sin particular proyección. Fuera de sus acendrados equilibrios en las attitudes del “Adagio de la Rosa”, Aurora- Sologub es fría, poco expresiva. Posee altos developpés, pero puede ser demasiado enfática para este rol. Necesitó del conocido Bubenicek, un artista entero, para introducirse en el “tono” del personaje. Él sí acusó, más que una cabal comprensión, noblemente autoritaria, un atractivo clásico sin falla y un encanto sosegado, amén de su limpieza, con saltos netos y pujantes, giros controlados, tiene esa rara capacidad de que logra hacer “ver” la técnica.

Una mención gustosa para el elegante Raphael Coumes-Marquet, el “primer caballero” del “Hada de las Lilas”, de un calibre sobrio, aristocrático.

Mucho más que aceptable, es una hermosísima producción –lo que sabemos es tan importante en esta obra- , en consonancia, ¿por qué no?, con la obsesión de belleza del reverenciado y barroco rey de Sajonia, Augusto el Fuerte.

 
colaboradores  Dresden SemperOper Ballett
 
El Dresden SemperOper Ballett en el primer acto de La bella durmiente, coreografía de Aaron S. Watkin sobre Marius Petipa
Foto: Matthias Creutziger

© 2008 Danza Ballet

00034

Raghunath Manet  – Didier Lockwood en París   Omkara II : el sonido original de la creación. Desde el pasado 11 de octubre y hasta el próximo 31 de diciembre, el Teatro de la Gaîté-Montparnasse de París acoge el espectáculo “Omkara II&rdq...
Jean Genet/Angelin Preljocaj en el Teatro de la Ville de París   El Teatro de la Ville de París ha presentado en su segunda sede del teatro de Abbesses (en pleno corazón de Montmartre), el solo “El funámbulo”, de un poco más de una hora de duración, una obra...
Pina Bausch vous appelle Libro testimonial que combina fotografía y textos sobre la coreógrafa Pina Bausch. Creado a partir de imágenes del fotógrafo italiano Francesco Carbone, con textos de la crítica italiana Leonetta Bentivoglio. “En el teatro de Pina Bausch, la danza e...
Rembrandt Bugatti y sus queridos animales Nació y se crió en un ambiente de destacados artistas. Ruggero Leoncavallo y Giacomo Puccini frecuentaban la residencia de sus padres en Milán, al igual que los escultores Ercole Rosa (su padrino) y Pável Trubetskói (su maestro), así como el pintor G...
El centenario de la “Vanguardia” y la Gran Guerra Algunos, como Franz Marc y Otto Dix, marcharon con entusiasmo y voluntariamente al frente, otros como George Grosz reclamaban: "¡Brutalidad! ¡Claridad que duele!", mientras algunos más como Ernst Ludwig Kirchner afirmaban estar "desgarrados por dentr...
Dances for Non/Fictional Bodies El reino de lo posible traspone fronteras En la lejanía se oye un trinar de pájaros y el ladrido de un perro...De pronto los altavoces de la sala se saturan con el sonido de una respiracion humana. Primero una, después dos...tres, cuatro, cinco pers...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM