Hacia arriba

Danza Ballet

#

El caballito jorobadito por el Ballet Kírov

8 noviembre, 2010
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


Recientemente, el Teatro Mariinsky de San Petersburgo le rindió homenaje al compositor ruso Rodion Schedrin (1932) en el teatro Chatêlet de París.

Schedrin, un músico versátil, es uno de los más interesantes compositores del siglo XX, y no sólo en Rusia. El Mariinsky se trasladó al Chatêlet en pleno: orquesta, coro, compañías de ópera y ballet, bajo la dirección de Valery Gergiev, un “incontournable” en el panorama actual de la dirección orquestal. Presentaron dos obras de Schedrin: el ballet “El caballito jorobadito” (que escribió en 1955, aunque su coreografía para el Bolshoi por Alexandre Radounski se realizó en 1960), y la ópera “El vagabundo embrujado”, estrenada en 2002.

No pude asistir a la representación de la ópera, aunque me hubiese gustado, ya que aprendí a gustar de las partituras de Schedrin interpretadas por la Bayerischer Rundfunk (Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera), pero la representación del ballet tenía ese perfume inasible y al mismo tiempo penetrante de la segunda venida de los rusos al Chatêlet, tras esa primera mítica temporada allí de los Ballets Rusos en 1909. El fantasma de Diaghilev debe seguir rondando en ese teatro, en vez de estar descansando en su tumba en Venecia…

“El caballito jorobadito” es un cuento popular en verso (1834), basado en el folklore ruso, de Piotr Yerchov. Ya Arthur de Saint-Léon lo hizo ballet para San Petersburgo en 1864, con música de Cesare Pugni, seguido por Marius Petipa (1895) y Alexander Gorski (1901).

La obra de Schedrin-Radounski para el Bolshoi fue creada por Maya Plisétskaya, la esposa de Schedrin, en el rol de la Muchacha-del-zar, o la Zarina. La gran Pliséstkaya acompañaba esa noche en el Chatêlet a Schedrin. No es posible sustraerse a su presencia. Resplandeciente, elegante, conserva toda su esbeltez de bailarina, y se movía durante el entreacto con la agilidad de una joven de 20 años.

La nueva versión de Alexei Ratmansky (ex-director artístico del Ballet Bolshoi, y ahora coreógrafo residente del American Ballet Theater), fue concebida especialmente para el Ballet Kírov del Mariinsky en 2009. Éste es el tercer ballet “plisetskayano” de Ratmansky, un ferviente admirador de Maya Mijailovna, tras “Anna Karenina” (2004, música de Schedrin) y “Juego de cartas” (2005), de Stravinsky.

En dos actos, con una duración total de 2 horas y 15 minutos, “El caballito jorobadito” de Ratmansky opta por el humor y una ironía casi imperceptible, con lo cual hace creíble y hasta disfrutable en grado extremo una truculenta historia de encantamientos, fantasías diversas y sucesos imposibles.

Ratmansky ha demostrado poseer un amplio espectro. En el caso de “El caballito…”, se trata del coreógrafo que con habilidad notoria enfrenta ballets de toda una noche, “narrativos”, y más aún, con esta temática de “antiguo cuento ruso” y perteneciente al pasado soviético, que Ratmansky, como si fuera una suerte de rey Midas, está “renovando” por medio de otra visión, completamente anclada en el siglo XXI.

“Completamente anclada en el siglo XXI” no quiere decir, según lo visto en “El caballito…”, que Ratmansky sea un “vanguardista” a ultranza, “inventor” de pasos o algo en consonancia. Según lo apreciado en este “Caballito…”, ni siquiera el manoseado término (y probablemente incorrecto) de “neoclásico” es aplicable a Ratmansky.

Utiliza sino el “lenguaje clásico”, pero como demostró Balanchine éste puede ser inagotable por lo ilimitado que ofrece. Basta tan sólo una intención discursiva en cómo ofrecer las combinaciones de pasos, un cierto gesto aquí o allá, la manera en que se desarrolla y se asienta la estructura de las frases por separado y en el resultado total estilístico y conceptual, para que el producto sea “novedoso”. Mejor aún que esta palabra: válido y efectivo. Que todo es un asunto de lo que el coreógrafo tenga en la “cabeza”. Si ésta es “sólida”, ello se refleja en cómo ordena, dispone, subraya, exalta o hasta “insinúa” (no faltaron algunas citas a ciertas coreografías de los Ballets Rusos de Diaguilev, como por ejemplo, a “Les Noces” de Bronislava Nijinska). Del mismo modo que si un escritor escribe bien es porque piensa bien.

Los intérpretes fueron inmejorables, sobre todo ese Leonid Sarafanov como Iván el loco. Más allá de su virtuosismo, fue un comediante delicioso. Alina Somova, como la Zarina, aportó una nota tan tierna como venida de un mundo de sueños, pero todo servido de la mano del humor. A señalar, asimismo, a Grigori Popov como el Caballito, al desopilante Zar de Andrei Ivanov y a la aristocrática Princesa del mar de Ekaterina Koundarova.

Lo único algo discordante en este espectáculo absolutamente logrado son los diseños de vestuario y escenografía (con la excepción de la solución encontrada para la tina de agua hirviente donde tienen que sumergirse Iván y el Zar) de Maxim Isaiev.

Sí, cierto que fueron pensados con intención “modernista” y hasta “abstracta”, hay también algunas citas en ellos, pero su gusto puede ser chocante, como en el vestuario de los gitanos o esas altas tocas blancas de los boyardos: parecían éstos chefs de cocina…

colaboradores  El caballito jorobadito por el Ballet Kírov

Le Petit Cheval Bossu (chor. A. Ratmansky) © Natasha Razina / Théâtre Mariinsky

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Pilobolus en Folies Bergère   «Shadowland »: entre “Alicia en el país de las maravillas” y la mitología griega. Pilobolus Dance Theatre se ha estado presentando en el Folies Bergère de París con « Shad...
Una “Manon Lescaut” de lujo con la Filarmónica de Berlín La Orquesta Filarmónica de Berlín, una de las dos mejores, si no la mejor del mundo, bajo la dirección de Sir Simon Rattle, organiza por segunda vez consecutiva el Festival de Pascua del elegante y selecto balneario de Baden-Baden; un lujo que no tod...
Triunfo absoluto del Miami City Ballet en París   El festival Les Etés de la Danse puede regocijarse ampliamente. Ya en previa crítica apuntábamos que el éxito había sido clamoroso. Tras ver el programa del pasado 22 de julio (el siguiente 23 ser&iacu...
Espectacular ballet Carmen / Bolero de Ben Van Cauwenbergh Amor, pasión, muerte y resurrección reúne el espléndido y sorprendente ballet Carmen/Bolero, pleno de simbolismos, del coreógrafo belga Ben Van Cauwenbergh (Amberes, 1958), con música de Georges Bizet (1838 - 1875), Wolfgang Rihm (1952) y Maurice Rav...
Lo Real de Israel Galván: uno de los más grandes bailarines que puedan verse He demorado voluntariamente la escritura de la reseña de “Lo Real” de Israel Galván, que ví el pasado 12 de febrero (y se extiende hasta el 20 del mes) en el Teatro de la Ville de París. Quería dejar pasar el tiempo, para someter a la prueba de éste ...
Ballet “La Création du Monde” de Faustin Linyekula "La Création du Monde 1923-2012", cuestionamiento al eurocentrismo cultural El coreógrafo congoleño Faustin Linyekula (Ubundu/Zaire, hoy República Democrática del Congo, 1974) tiene una idea rayana en la absurdidad. Para fustigar al colonialismo heg...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies