Festival de literatura y arquitectura de Monte Verità

Renace el mítico Monte Verità de la mano de la literatura y la arquitectura.

Monte Verità, la legendaria colonia de artistas, utopistas e iniciados en el esoterismo, instalada en Ascona (cantón del Tesino/Suiza) durante las dos primeras décadas del siglo XX, renacerá el próximo 21 de marzo con un Festival Internacional de Literatura de cuatro días en el que también la arquitectura tendrá un apartado especial.

El festival (en tres idiomas: italiano, alemán e inglés), titulado “Utopías y magníficas obsesiones”, fue presentado este lunes 18 de febrero en la residencia del embajador de la Confederación Helvética ante el gobierno de Alemania, Tim Guldiman, en Berlín, por sus organizadores, Eros Bergonzoli y Marco Solari, de la Associazione Eventi Letterari, Ascona, y su director artístico, Joachim Sartorius (ex director de los Festivales de Berlín).

“La irradiación que ejerció Monte Verità internacionalmente fue muy importante y no quedó estática”, dijo Eros Bergonzoli, al evocar a algunas de las figuras que convivieron o coincidieron en diferentes momentos en aquellos años: Mikhail Bakunin, Hans Arp, Hugo Ball, Ernst Bloch, Max Weber, Paul Klee, Hermann Hesse, Carl Gustav Jung, Erich Maria Remarque, Rudolf von Laban, uno de los padres de la danza moderna, y las bailarinas Mary Wigman e Isadora Duncan, entre muchos otros.

Danza con Mary Wigmann

 

Danza con Mary Wigmann

Antes y durante la Primera Guerra Mundial se congregaron en esta colina de Ascona anarquistas, comunistas, antimilitaristas, emigrantes y refugiados de los países beligerantes convirtiéndola en un centro de nuevos movimientos, como el de la reforma del estilo de vida (que fustigaba la urbanización y la industrialización), el anarquismo, el pacifismo, la teosofía, la antroposofía, la Orden del Templo de Oriente (OTO), el psicoanálisis, la sabiduría oriental, la danza expresionista.

El programa, anunció el director artístico Joachim Sartorius, con el que “queremos acoplarnos a aquel antiguo mito, casi olvidado ya, de Monte Verità”, pasa por dos vías: primera, los movimientos reformistas de aquel entonces, el de emancipación femenina, el vegetarismo; para la segunda, “hemos invitado a escritores de la actualidad que se ocupan en sus obras de grandes y pequeñas utopías”, como por ejemplo el ruso Vladimir Sorokin (“La tormenta de nieve”), el francés Mathias Énard (“Parle leur de batailles, de rois et d’éléphantes”) y el alemán Hans Magnus Enzensberger (“Meine Lieblingsflops – Gefolgt von einem Ideen-Magazin”).

“En esta oportunidad”, agregó, “hemos incluído también el tema ‘utopías en la arquitectura'”, con la participación de los arquitectos Mario Botta (Suiza) y Diébédo Francis Keré (Burkina Faso, nacionalizado alemán), quien desarrolló junto con el cineasta y director teatral Christoph Schlingensief (1960-2010) el proyecto Ópera para África, en la localidad de Laongo, 30 kilómetros al noreste de Uagadugú, capital de Burkina Faso.

Tal vez una de las más interesantes discusiones, prevista para el domingo 24 de marzo, estará dedicada a la cuestión de “¿Por qué fracasan las utopías?, con el filósofo alemán Peter Sloterdijk, así como los escritores Enzensberger y Gunhild Kübler

Para 2014 los organizadores sopesan la posibilidad de incluir temas relacionados con la música y la danza en el programa. El festival otorgará anualmente el Premio (que lleva el nombre del intelectual de Ascona) Enrico Filippini (1932-1988) a una personalidad (editor, agente literario o traductor) que haya descubierto o dado a conocer a un importante talento literario.

Durante el festival habrá una velada dedicada al dadaísmo, el movimiento cultural surgido en 1916 en el Cabaret Voltaire en Zúrich (Suiza), propuesto por Hugo Ball, quien escribió los primeros textos, y a quien se unió posteriormente el rumano Trista Tzara que se convertiría en su figura emblemática. Bajo el título del “muy animado juego con el lenguaje” habrá una tarde de música y poesía de Kurt Schwitters y Ball, entre otros, en coproducción con el Teatro San Materno como preludio a la conmemoración del centenario de Dada.

“Es ésta, la de Monte Verità, una pequeña joya que queremos presentar y dar a conocer mirando no con nostalgia de los tiempos pasados (Ascona no quiere convertirse en un museo), sino con una mirada dinámica hacia el futuro”, subrayó finalmente Marco Solari, quien preside además el célebre Festival Internacional de Cine (de la vecina ciudad) de Locarno.

Enlaces de internet:

es.wikipedia.org

www.eventiletterari.ch

Renace el mítico Monte Verità de la mano de la literatura y la arquitectura

 ©2013 Danza Ballet