Hacia arriba

Danza Ballet

#

Gala de las Escuelas de Danza del Siglo XXI


25 abril, 2013
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


Las conmemoraciones sobre la escena del tricentenario de la escuela francesa, finalizaron con una gala denominada “de las escuelas del siglo XXI”, en la Ópera Garnier, el pasado 20 de abril.

La escuela anfitriona invitó a otras siete: Scuola di Ballo Accademia Teatro alla Scala; The Royal Danish Ballet School; Canada’s National Ballet School; The Bolshoi Ballet Academy; The Royal Ballet School; John Cranko Schule- Stuttgarter Ballett; Ballettschule des Hamburg Ballett.

La escuela del New York City Ballet fue invitada, pero no pudo hacer el viaje a París ya que debía asegurar funciones en casa.

La Escuela de Danza de la Ópera de París abriría y cerraría el programa; el orden en que se presentaron las instituciones académicas invitadas es el que aparece en la anterior enumeración de los huéspedes. Este detalle no es anodino, amén de que configurar un programa obedece a las consideraciones y necesidades estrictas del espectáculo. Pero uno podría pensar en cierto orden cronológico, según la aparición de las diferentes escuelas en el decurso de la historia (con la excepción de Canada’s National Ballet School), aunque no strictu sensu en lo que respecta a los años de fundación, sino en cómo se fueron sedimentando hasta hacer eclosión. Así, como nadie ignora, ya los italianos le habían proporcionado a los franceses sus bailes de las cortes renacentistas desde el siglo XVI, pero lo que se ha venido a conocer como “escuela italiana de ballet” fue un producto del siglo XIX, de la mano, en principio, de la influencia imperial de Napoléon desde París. La escuela danesa, con August Bournonville, se consolidó primero que la rusa (en San Petersburgo). Y la escuela inglesa del Royal Ballet, asi como las de John Cranko en Stuttgart y la de John Neumeier en Hamburgo son escuelas del siglo XX.

El poder apreciar, en el transcurso de una noche, a las diferentes escuelas es una oportunidad casi soñada para especialistas, balletómanos e incluso los propios alumnos, pues las particularidades por medio de la exposición conjunta se hacen más palpables. Y como sucede en una función, donde uno aun dentro de un solo ballet ama más a un solista que a otro, lo mismo arriba a suceder…

colaboradores  Gala de las Escuelas de Danza del Siglo XXI
“Péchés de jeunessse”, de Jean-Guillaume Bart, por la Escuela de Danza de la Ópera de París ©Sébastien Mathé/OnP

La sentencia de que solamente las obras del repertorio clásico (que se extiende al “neoclásico” en el caso de “Péchés de jeunesse”, más aun porque Jean-Guillaume Bart creó su coreografía para “l’École”, con el cuidado de subrayar sus distinciones), permiten valorizar mejor (o hasta definir) una escuela, se hizo harto elocuente. En otras palabras: las diferencias entre las escuelas francesa, danesa y rusa se apreciaron con nitidez. Los “petits-rats” (los franceses) bailaron “La nuit de Walpurgis” (Claude Bessy sobre Léo Staats), un emblema de la “antigua” escuela francesa, además de “Péchés de jeunesse”. Los daneses, todo un regalo: el pas de trois de “Le Corps des Volontaires du Roi” de Bournonville. Los rusos, otro regalo aun (incluso si previsible “du pure Petipa”): “Los millones de Arlequín”, en montaje de Yuri Burlaka.

Respecto de la pareja inglesa, excelentes ambos, aun si interpretó el pas de deux “Rhapsody” de Frederick Ashton sobre Serguei Rachmaninov, es decir, el estilo inglés, por muy “lírica” y convincente que haya sido, uno se quedó con ganas. Ciertamente, se había previsto un pas de quatre de la versión de “El lago de los cisnes” de Ashton que hubiera sido ideal, pero esos muchachos no pudieron viajar.

Dicho esto, no significa que los representantes de todas las otras escuelas no demostrasen un alto nivel técnico, y hasta interpretativo, sorprendiendo con una madurez de proyección y seguridad sobre la escena, especialmente los italianos. Por el contrario, todos, sin excepción, subyugaron. (Naturalmente, las escuelas enviaron a sus “productos” más brillantes, de los que pueden sentirse orgullosos.) Y aquí, acaso, una mención para los educandos de John Neumeier: su intenso estilo, ese que resplandece en el Ballet de Hamburgo, ya ha sido incorporado a esos jóvenes.

El trío (dos muchachos y una muchacha) de la Scala bailó “Gymnopédies” de Roland Petit sobre la música de Erik Satie; una coreografía sin mucha gloria, a no ser la de sus intérpretes. Y aunque no fuera la escritura adecuada para establecer diferencias más profundas, como ya dije, quedó claro que esos italianos no bailarían nunca del mismo modo que los franceses.

Otro trío, en pas de trois de “Le Corps de Volontaires du Roi” (música de Vilhelm Christian Holm) trajo a dos danesas y un danés exuberante en lo que se refiere a su ballon, sus quintas posiciones, su veloz batería, sus tours en l’air…en fin, la escuela danesa. Interesante el constatar que este estilo romántico de la escuela danesa, que es en definitiva el de la escuela francesa de la época de Bournonville, difiere del actual según se asume en la Ópera de París, ya que la evolución ha sido distinta. Se apreció que lo más parecido a la elegancia y corrección de la escuela francesa son las de la escuela danesa. (Por otra parte, esa peculiaridad del trabajo de la parte inferior de la pierna, en la escuela francesa, resplandeció con nitidez.)

Los canadienses fueron un quinteto de dos muchachas y tres muchachos, en “Les chambers de Jacques” (2006) de Aszure Barton sobre música de Antonio Vivaldi y una actual. Es bastante “contemporáneo” anunque con mezcla “neoclásica”.

Todas las escuelas enviaron como representantes a: dos, tres, cuatro y cinco bailarines. Y hete aquí que la del Bolshoi vino con 14, donde 12 fueron cuerpo de baile. ¿Un “tour de force”? En todo caso, fue más que agradable ese regalo, como ya dije, de un fragmento de “Los millones de Arlequín”. A destacar a los solistas, sobre todo a ella, remarcable.

Una pareja de la escuela de John Cranko asumió “Come neve al sole” (2001) de Rolando D’Alesio sobre música de Peter Schindler. Hubo ciertos portés acrobáticos, la escritura fue decididamente actual, y sus intérpretes encantadores.

Si “Los millones de Arlequín” fue un “puro Petipa”, un cuarteto (dos muchachas y dos varones) de la escuela de Hamburgo aseguró un fragmento de “Spring and Fall” (1991/1994) que, sobre la Serenata op. 22 de Antonin Dvorak, es un “puro Neumeier”, con su escritura tersa, su poderosa plástica y una emoción que cautiva. En el menú moderno, fue la coreografía más interesante de la noche.

Si de emoción hablamos, la cuota más alta fue la del desfile de cierre, según la tradición del “défilé” de la Ópera de París (que data por cierto de 1926, introducido por Léo Staats), pero fue compuesto para la ocasión por Claude Bessy, sobre una marcha extraída de “Athalie” de Felix Mendelssohn, en tanto el de Ballet de la Ópera se hace sobre Johannes Brahms.

Desde que salieron los “petits-rats” y van avanzando, luego de que el Foyer de la Danse, al fondo, se ha abierto, uno piensa en Louis XIV: esa es su obra.

Los representantes de las escuelas invitadas se intercalaron con los “petits-rats”, y enumero el orden en que aparecieron: los de John Cranko, los canadienses, los de John Neumeier, el Royal Ballet, la Scala, los daneses y el Bolshoi.

Se presentaron los últimos “petits-rats”, los de la primera división, y se iluminó el Foyer de la Danse. El momento fue mágico y sobrecogedor. No refreno el “vuelo lírico” porque todos los presentes en la Ópera Garnier, tanto público como participantes en la gala, sintieron el simbolismo de la ocasión: cuando se encendieron las luces del Foyer de la Danse, era el espíritu de Louis XIV el que estaba en la sala, más allá de que su imagen solar presida el telón de boca. Alcé la vista hacia él. 300 años después, no sólo era celebrado por sus herederos franceses, sino por todos los otros, invitados de las escuelas extranjeras, que también son los retoños del Rey Bailarín.

Junto a Élisabeth Platel, al frente de la Escuela de Danza de la Ópera, salieron a saludar los directores de las escuelas huéspedes, entre ellos, John Neumeier.

Cuando ya había caído el telón y podían oírse todavía los gritos jubilatorios de los muchachos, de repente los espectadores de la platea percibieron que Claude Bessy se disponía a retirarse. Se le dedicó una ovación enfebrecida, punteada con “bravos”.

colaboradores  Gala de las Escuelas de Danza del Siglo XXI
“La nuit de Walpurgis”, de Claude Bessy sobre Léo Staats, por la Escuela de Danza de la Ópera de París
©Sébastien Mathé/OnP

 

©2013 Danza Ballet®

ALEXANDRA DENISOVA COULD THE UNHAPPINESS OF A YOUNG CANADIAN BALLERINA BRING ABOUT  A MASTERPIECE? Translated by: Vivian Villalón (U.S.A.) A quarter of a century has passed since I had the opportunity to share long hours of conversation with  Canadian dancer Pat...
Maurice Béjart: Adiós a un ícono ¿Fue Maurice Béjart un “revolucionario” de la coreografía? No me gusta la palabra en danza. Ni en nada. Cada vez que requiero un esfuerzo especial, me digo que voy a atacar la tarea con “espíritu contra...
Nacho Duato espabila a “La bella durmiente” Hay gran expectativa en esta velada del viernes 13 de febrero de 2015 ("viernes y 13") por ver el primer  estreno en Alemania de Nacho Duato (Valencia, 1957) en su carácter de director general del Staatsballett  Berlin (desde agosto de 2014). "La bel...
Plácido, Villazón y Netrebko en la Staatsoper Berlin Los directores de la Staatsoper Berlin, Daniel Bareinboim y Jürgen Flimm, anunciaron este martes ocho estrenos para la temporada 2011/2012, así como la participación de la soprano Anna Netrebko y los tenores Plácido Domingo, Jonas Kaufmann y Rolando ...
Ballet de la Ópera de París: Calígula de Nicolas Le Riche   Calígula de Nicolas Le Riche…sin Nicolas Le Riche El danseur étoile Nicolas Le Riche, uno de los más amados del público, un artista de una acuidad y una fuerza expresiva considerables, estrenó su c...
La magnificencia de la Orquesta Filarmónica de Berlín La célebre Orquesta Filarmónica de Berlín, una de las dos mejores del mundo, dirigida por el británico Sir Simon Rattle, cuenta hoy con 128 músicos procedentes de varios países: 22 primeros violines (entre ellos los primeros concertinos Guy Braunstei...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies