Ir a Ballet, el gran propósito de Año Nuevo

Otro año más, año nuevo, estudio lleno! 

Ir a Ballet, el gran propósito del Año Nuevo 2018.

Porque cada vez hay más gente haciendo y volviendo al ballet. Se sabe que algo ha cambiado y que cada vez más son los que incorporan la danza clásica a sus hábitos diarios, porque saben que es una gran inversión de salud a largo plazo y porque saben que es una de las mejores formas de sentirse feliz y hacer lo que verdaderamente les gusta, bailar.

Siendo joven o adulto, si haces ballet es porque te gusta, porque lo hacías desde siempre y no hay motivo para dejarlo tengas la edad que tengas, o porque te da la gana comenzar aunque no tengas 6 años. Haces ballet como puedes hacer Yoga o Body Ballet®. En mis clases gente de todas las edades estudian danza clásica, danza moderna y barre á terre con total seriedad y con la mas absoluta normalidad, pues es algo normal. Yo he visto y vivido esto mismo en otras ciudades como New York, Moscú y Buenos Aires, hace mucho tiempo atrás, y hace poco en París.

No es solamente la conquista de la alta profesionalidad ni la auto superación en la técnica académica la meta de las personas que se acercan a mis clases, aunque también en algunos casos, me encuentre frente a estas motivaciones.

El perfil preponderante de las personas que vienen a verme corresponde mayormente a dos tipos.

El de ex bailarines y bailarinas, el de personas que estudiaron cuando eran pequeños o jóvenes, y retoman la actividad conociendo la técnica y la dedicación que exige el ballet; y también un perfil de personas que nunca antes lo habían practicado, pero logran entender que no hay razón que justifique aceptar que el ballet es solo para niñas, y una vez entendido, se dan el gusto de hacerlo.

La finalidad de mi trabajo no es otra que la de transmitir y acercar a estas personas el profundo gozo que se experimenta con el estudio del arte de la danza, y a través de esta experiencia, la del encuentro con la música.

Cuando uno hace danza, lo que está haciendo es una actividad solitaria, pues aunque estemos rodeados de personas, una de las primeras cosas que enseño es que se trata de una actividad de profunda introspección. Es durante esta soledad que se nos permite conectarnos y encontrarnos con nosotros mismos y eso nos ayuda en el cultivo y en la practica del ejercicio mental en pos de la serenidad de pensamiento, otorgando un estado de bienestar, calma y serenidad, cada vez más duradero a medida que dicha práctica se prolonga en el tiempo. Zazén? No. Modestamente danza, pero bien hecha.

Encontrar ese lugar y ese momento de profunda dicha, es lo que ofrece la danza a personas jóvenes y adultas. Es esa la filosofía de mis clases y la fuente de mi motivación. Es esa la filosofía de mi estudio, Ballet Barcelona®.

Muchas gracias a todas las persona que concurren a mis clases, aprecian mis publicaciones y valoran mi trabajo, dirigido única y exclusivamente para quienes el ballet y la danza además de ser fuente de inspiración y placer, se ha convertido en parte de su vida. Seguiré trabajando con la mismas ganas e ilusión de siempre.

Merci!

Carolina de Pedro Pascual

Estudio Ballet Barcelona®
Prof. Carolina de Pedro Pascual
www.ballet.barcelona
Danza Ballet® Vagánova
Body Ballet® & Detox Ballet®