Hacia arriba

Danza Ballet

#

Israel Galván en el Teatro de la Ville de París

15 enero, 2012
Imprimir

colaboradores  Israel Galván en el Teatro de la Ville de París

“La curva”: el flamenco en un juego de espejos inusitado.

En estreno en Francia, se presenta hasta el 17 de enero en el Teatro de la Ville de París “La curva” (2010) de Israel Galván. Como conocido, Israel Galván abre el flamenco a la “vanguardia”, lo “contemporáneo”, otras formas escénicas. No es el primero en enmarcarse (¿o desmarcarse?) en tal camino, pero acaso la peculiar intensidad de esta confrontación suya con otras coordenadas es la más asombrosa de todas.

El sevillano, hijo del bailarín José Galván y de la bailarina gitana Eugenia de los Reyes, integró a los 19 años la compañía de Mario Maya. Presentó en 1998 su primera coreografía, “¡Mira! Los zapatos rojos”, en la Bienal de Flamenco de Sevilla. Israel Galván es Grand Prix de la Danse 2009-2010 del Sindicato de la Crítica en Francia, y fue el Premio nacional de danza de España de 2005, año en que creó “La edad de oro”, cuya continuación es “La curva”.

“La edad de oro”, sobre “cualquier tiempo pasado fue mejor” según Jorge Manrique, remitía al heraldo de esa “edad de oro” (del flamenco): Vicente Escudero.

En 1924, Escudero presentó en el teatro La Courbe de París un recital de inspiración cubista. (A notar que Escudero como Antonia Mercé inauguraron el género del flamenco “solista”.) Había un número dedicado al fútbol, elementos de jazz, pero lo más célebre que ha permanecido en la memoria oral es el zapateado con que imitaba el ruido de una pirámide de sillas que se desmoronaba sobre el suelo, lo que se evoca en “La curva” pero es tan sólo el punto de partida, aunque el homenaje a Escudero sea explícito. (Y hay tres pirámides de sillas sobre la escena, además de una mesa, el piano, un rectángulo de harina, y un círculo, como escenografía.)
 

colaboradores  Israel Galván en el Teatro de la Ville de París

Israel Galván. La Curva © Félix Vázquez

El “flamenco del silencio” (que no es sino como saben Israel Galván, y es una de sus experimentaciones más fascinantes) había en su “Tabula rasa” (2006) disociado el cante, el toque y el baile. Disociación que persiste en “La curva” como elemento expresivo, pero se va más allá de tal despojarse en soledad de la tríada habitual del flamenco. A propósito de “La curva”, Israel Galván se ha referido a una “necesidad de destructurar los conciertos flamencos en los que el cante, la música y la danza están íntimamente mezcladas. Quise ver los elementos constitutivos de forma separada, mostrar el silencio”.

Con la puesta en escena y dramaturgia de Txiki Berraondo (ya que no Pedro G. Romero esta vez), la diva del cante jondo Inés Bacán (matrona imponente, figura tutelar como antigua diosa mediterránea), Bobote (en el compás) y la composición musical y la interpretación al piano de la suiza Sylvie Courvoisier, la danza disociada –aunque no siempre- de Israel Galván es un desafío a la esencia del flamenco pero paradójicamente éste sale fortalecido de la “curva” –el virarse- que se le impone, al revelarse inusitadamente luminoso en los terrenos en los que no se esperaba que pudiera ser “bienvenido”.

¿Se le puede llamar flamenco de “hoy”, de “vanguardia”? La última denominación puede ser vacía, sino engañosa. Decir que es de “hoy” presupondría que el flamenco tradicional no sería más “actual”. Israel Galván utiliza –en el correcto sentido- la herencia raigal que porta para enfrentarla a un juego de espejos, y el resultado es pasmoso.

La imbricación entre el freejazz o hasta lo atonal (aunque están presentes ciertas otras declinaciones) del piano de Courvoisier con el cante de Inés Bacán, acusa una identificación ancestral que sobrecoge, por la similaridad de sus vibraciones y el ritmo que se desprende. Nuevas “atonalidades” surgen.

El cuarteto (Inés Bacán, el inefable Bobote, Sylvie Courvoisier e Israel Galván), durante una hora y 15 minutos, embruja en su particular suspensión del tiempo en un espacio –el de los diferentes géneros así confrontados- que se revira.
Es la danza de ese grande Israel Galván la que mejor insufla la sensación de un tiempo más allá del tiempo, como si la búsqueda exploratoria hubiese conducido a un principio eterno…

Cada uno hace lo suyo con su propio lenguaje –e Israel Galván puede estallar como “flamenco puro” pero también, desde luego, se permea de otras distinciones-, aunque están atentos al otro y tratan de “incorporarlo”.

Y les bajó el duende a los tres sevillanos (Bacán representa el más rancio flamenco familiar; Bobote, es el flamenco de Sevilla), incluso en lo inesperado de su maridaje con la música contemporánea.

Esta vuelta de tuerca de “La curva” extiende al género artístico originario de los gitanos españoles hacia avatares insospechados, renovando sus savias más profundas.
 

colaboradores  Israel Galván en el Teatro de la Ville de París

Israel Galván. La Curva

© 2012 Danza Ballet

 

00034

OTRO EL LAGO DE LOS CISNES PARA LA HISTORIA La triste historia de la princesa Odette, y su némesis, Odile, convertida en ballet, es considerada como la obra danzaria más taquillera de todos los tiempos. En dicha obra, presentada durante una semana consecutiva (la pen&uacut...
Black Swan (Cisne Negro) y la entrega de los Oscar   Sobre los premios Oscar, y otras andanzas .... En esta época del año – mejor dicho, de cada año --, no hay nada más placentero que olvidar el invierno triste y gris, las extremadas nevadas que me han impedido asistir regularmente a espectácu...
Serge Lifar. Ballet de la Ópera de París Entre un Lifar casi sublime y piezas del “repertorio”. El Ballet de la Ópera de París presentó en febrero un programa compuesto con obras de tres coreógrafos franceses: Serge Lifar (le llamaría “francés”, aunque como se sabe era ruso, nacido en Kiev...
Ballet de la Ópera de París   Demostraciones de la Escuela de Danza y programa-trío: Balanchine/Brown/ Bausch. El Ballet de la Ópera de París no descansa. Simultáneamente, está ofreciendo en la Ópera Bastille “El lago de ...
Despedida de Angel Corella del American Ballet Theatre (ABT) UN ADIÓS PREMATURO. Para la penúltima semana de su temporada de primavera-verano, el afamado American Ballet Theatre (ABT), bajo la dirección de Kevin McKenzie, trajo  a la escena el no menos famoso “El Lago de los Cisnes”, versión de McKenzie – que...
Sobre el ballet “Giselle” y la literatura, siguiendo a Andrew O’ Hagan "El poeta se salva por la sucesión de imágenes; el pintor, por su simultaneidad." Delacroix. En su literaria y ensayística sección “Sábados en PD”, de Penúltimos días, su editor Ernesto Hernández Busto publicó, en traducción de Juan Carlos Castilló...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM