Hacia arriba

Danza Ballet

#

La Fille mal gardée de Ashton en la Ópera de París


11 julio, 2009
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


Que si es el ballet más antiguo (1789, estrenado en Burdeos 13 días antes de la Revolución Francesa…) que se conserva en el repertorio, que si es todavía el ballet “clásico” más “cómico”. Que no sé ha dicho de “La  Fille mal gardée”. Pero continúa divirtiendo, y haciendo bailar, tan importante…

La versión de Frederick Ashton, firmada en 1960 para el Royal Ballet de Londres, tiene la partitura (en orquestación de John Lanchbery) de Ferdinand Hérold, remitente a la puesta en escena de Jean-Pierre Aumer, sobre la coreografía original de Jean Dauberval (ya sabemos, “alumno” de Noverre), para la Ópera de París en 1828.

El Ballet de la Ópera de París incorporó la versión de Ashton en su repertorio el 22 de junio de 2007.

Pocos ballets ilustran como éste la “evolución” constante de la danza, y de un título en sí mismo. Ni la música es “original” –tampoco la de Hertel, en la otra línea de la tradición de “La Fille…”- , ni la coreografía pudiera, en lo absoluto, ni siquiera parecerse a lo que fue en 1789.

Del original, sólo permanecen el título y el argumento. Como señala Sylvie Jacq-Mioche en las notas al programa, “la historia de la transmisión y de la evolución de ‘La Fille mal gardée’ está ligada a la ausencia de legislación de la propiedad intelectual. Cuando un ballet tiene éxito, es montado en otras partes, por maîtres que con frecuencia no lo han visto. Sobre una partitura nueva, concebida para la ocasión, ellos lo adaptan a su cuerpo de baile lo mismo que a su público”.

Ashton decía que le debía a Tamara Karsavina, esa “diosa de la sabiduría”, muchas “indicaciones”, el “lazo” pues con los “grandes días del Mariinsky”, por lo cual cabe suponer que su versión tendría tal conexión con la línea evolutiva rusa…Pero no: “Me aparté quizás, bastante lejos, de la idea que ella tenía del ballet”. En efecto, acaso lo más importante de la versión de Ashton es su propia “fibra cómica”, que él reconocía.  Así, Ashton agregó al final el retorno de Alain, que viene chez Mamá Simone…a buscar su sombrilla. Sin embargo, Alain, en la versión de Ashton, es tan irresistiblemente risible (magnífico, Adrien Couvez, el 2 de julio en que vimos el ballet) como tierno y objeto de la piedad de los espectadores, tras “perder” a su Lise. Lo cierto es que “La Fille…” de Ashton es un clásico por derecho propio. Indudablemente, habría tomado bastante de aquí y de allá, pero la coherencia otorgada, y su “humour”, son su sello personal.

El Colas de Joshua Hoffalt (“sujet” en la compañía,  y medalla de plata en Varna en 2004) fue una revelación para mí. Línea esplendorosa, piernas largas, saltos mullidos pero poderosos, bravura constante, cerrados sauts de basque,  manège bien abierto, piruetas à la seconde irreprochables. Y de una limpieza deliciosa.

Muriel Zusperreguy (“première danseuse”), como Lise, no brilló tanto como su Colas (ni tampoco como Alain), pero su desempeño fue loable, y siempre más que correcto. Sus piqués son acendrados y es particularmente expresiva en los adagios.

La nota emotiva, para nada “divertida”, en contraste con este ballet que es un “hazmerreír” casi permanente, fueron las palabras de Brigitte Lefèvre, directora de la danza en la Ópera de París, antes de la apertura del telón, para rendirle homenaje a Pina Bausch, fallecida dos días antes, el 30 de junio. Pina, cuyo humor era diferente al de Ashton, hubiese sin embargo amado este ballet.

colaboradores  La Fille mal gardée de Ashton en la Ópera de París
Aurélien Houette . La Fille mal gardée . Ópera de París.
XXII FESTIVAL INTERNACIONAL DE BALLET DE CUBA   PENSAMIENTOS SOBRE EL XXII FESTIVAL INTERNACIONAL DE BALLET DE CUBA, A LARGA DISTANCIA. Leyendo infinidad de comentarios sobre el XXII Festival Internacional de Ballet de Cuba (tres artículos publicados en el NYTimes, y varios otros más en e...
La magnificencia de la Orquesta Filarmónica de Berlín La célebre Orquesta Filarmónica de Berlín, una de las dos mejores del mundo, dirigida por el británico Sir Simon Rattle, cuenta hoy con 128 músicos procedentes de varios países: 22 primeros violines (entre ellos los primeros concertinos Guy Braunstei...
Valentina y Leonid Kozlov   CELEBRANDO EL HERMOSO LEGADO DE VALENTINA KOZLOVA. Valentina y Leonid Kozlov hicieron historia, cuando durante una gira artística con el Ballet Bolshoi, en Los Angeles, en 1979, pidieron asilo político. Era la época de las deserciones de los ...
El Ballet en Cuba – I Parte   NOTAS PARA UNA HISTORIA (QUE HA SIDO VARIAS VECES ALTERADA). “Cuando una mentira se repite varias veces, ésta se vuelve verdad”, asevera un dicho popular que todos conocemos.   El Ballet en Cuba - II Parte   El Ballet en Cuba - III Par...
Sensual y magnética Lucía La 43. edición del Festival de Jazz de San Sebastián (Jazzaldia) se atrevió a abrirse a nuevas disciplinas artísticas, programando, por primera vez en su historia, un ballet.Pero la gran revelación de la noche fue...
Menia Martínez y Rudolf Nureyev La cubana de Nureyev. En 1966, el Ballet Nacional de Cuba se presentaba en el Teatro de los Campos Elíseos de París. Rudolf Nureyev, que había pedido asilo político en Francia cinco años antes, ya era el bailarín más famoso del mundo. Cuando supo qu...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies