Hacia arriba

Danza Ballet

#

La Sirenita por el Ballet de Hamburgo

12 noviembre, 2007
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


La Sirenita es el propio Andersen.

John Neumeier había estrenado este ballet, sobre Hans Christian Andersen, en marzo de 2005 para el Real Ballet Danés, dedicado a la reina Margrethe II.

Ahora lo ha retomado con su compañía, el Ballet de Hamburgo, pero la partitura original de Lera Auerbach ha conocido algunos cambios en la versión alemana.

El foso de la orquesta en Copenhaguen fue inusualmente grande: de unos cien músicos entonces, a los aproximadamente 70 que impuso Hamburgo. Auerbach –nacida en Siberia, residente en Nueva York- redujo y concentró la obra, y le confirió a algunas escenas “otra energía”.

Ya sabemos que Neumeier no se va a limitar a seguir la historia como ésta se ofrece. Le va a buscar “otra vuelta de tuerca”. Basado en que los estudiosos de la obra de Andersen consideran que la Sirenita es probablemente la autobiografía que no escribió como tal, Neumeier desarrolla esto a partir de que el escritor se devastó con la boda de su amigo Edvard, a quien amaba. El Príncipe de La Sirenita es Edvard, y ella es el Alter-ego del propio Andersen: el amor que no es correspondido. En el ballet, el Poeta (Andersen), el magnífico Lloyd Riggins, introduce y guía el cuento, de la mano de su creación, la irredenta Sirenita. Los dolores como cuchillos que ella siente en sus piernas humanas, el sacrificio al que se ha sometido para obtener en vano el amor del Príncipe y un otro mundo que desea –insiste Neumeier-, diferente al suyo, son esos “ sufrimientos sobre los que uno ni habla ni con su más querido amigo”, según le decía Andersen en carta a Edvard poco antes de su matrimonio.

Reloj en mano, conté durante la duración de los dos actos (135 minutos, sin el intermedio) cuándo comenzaría a aburrirme: ello no sucedió. Sobre todo, el ritmo del segundo acto es el más terso y trepidante. La habilidad narrativa de Neumeier –su especialidad- aquí se consuma. Estructura dramática y coreográfica –esta vez, se baila bastante- van de la par, pero lo fundamental es la visión de Neumeier: la “estructura” es su pensamiento. La tensión proviene de cómo explota el tema en su profundidad psicológica, y conmueve porque hace ver que la Sirenita es el sueño imposible, aún más trágico – sólo desde el punto de vista temático- que en la misma “Giselle”.

Hay un cierto gusto en el segundo acto a “El lago de los cisnes” de Matthew Bourne, pero ello puede estar justificado por la complacencia en las numerosas citas musicales e incluso del repertorio del ballet en las que se prodiga la partitura de Auerbach, por demás adecuadamente funcional, sin falla. A señalar, el uso del “misterioso” instrumento theremín, inventado por el físico ruso Lev Termen en 1919, para dar voz a la atracción de la Sirena, en la tradición de Ulises.

Si no hubiese sido porque Silvia Azzoni (la Sirenita) tomó la delantera en el segundo acto, habría pensado que la obra se había construído sobre la fuerte personalidad del delicioso Carsten Jung, el Príncipe.

Los diseños de escenografía, vestuario y luces, firmados por Neumeier, son de un gusto ejemplar, y el peligro del Kitsch al que conduce ese mundo perdido del mar es sorteado con ingenio y con ese extra del talento plástico del coreógrafo que denominan “poesía”.
Lo único que me molestó es que a veces el Poeta apareciera con un oso de peluche en la mano. Contraproducente, porque esta obra tan diáfana y delicada no necesitaba de esa niñería manida para connotar la “Sehnsucht”.

colaboradores  La Sirenita por el Ballet de Hamburgo
colaboradores  La Sirenita por el Ballet de Hamburgo
© 2007 Danza Ballet

Entrevista a Rodolfo Mederos Rodolfo Mederos: el tango se ha "macdonalizado". El compositor y bandoneonista argentino Rodolfo Mederos, de 70 años, termina de cumplir con gran éxito una gira de una semana por Alemania al frente de su trío, con presentaciones en una velada de gal...
La muerte del cisne, símbolo del ballet clásico Pávlova es un ave. Plisétskaya es un cisne. La miniatura coreográfica “La muerte del cisne”, símbolo del ballet clásico, nos llega de la mano del “Lago” de Chaikovski - Petipa  -Ivanov. Sin éste –sin Chaikovski, el primero que pensó en el asunto–, a...
Centenario de los Ballets Rusos en Munich En el próximo año, 2009, se cumplirán 100 del debut de los Ballets Rusos de Diaghilev en París. El Ballet de la Ópera de Munich, el Bayerisches  Staatsballett, ha sido el primero en comenzar los homenaje...
Kent Nagano dirige la novena de Bruckner Velada del Sábado Santo, este 23 de abril de 2011, en la gran sala auditorio de la Filarmónica de Berlín con un singular programa alusivo a la cuestión de la vida y la muerte. No se trata aquí solo de seguir la tradición occidental e interpretar una ...
David Hallberg y el Ballet Bolshoi de Moscú   A la inversa: De occidente a oriente….. Durante la guerra fría, magnificos bailarines de la Unión Soviética, se escapaban y lograban estupendos contratos en Europa o América. Los más famosos nun...
Plagio: Pro-Arte Musical y su divulgación de cultura en Cuba   CARTA ABIERTA Nueva York, octubre 8, 2011 Ediciones La Memoria - Centro Cutural Pablo de la Torriente Brau La Habana. Estimados señores/señoras: Ha llegado a mis manos el libro titulado “La Sociedad Pro-Arte Musical Testimonio de su tiemp...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies