Hacia arriba

Danza Ballet

#

Las “Joyas” enjoyadas por el Ballet de la Ópera de París

16 noviembre, 2009
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


El con toda razón mítico ballet de George Balanchine, “Joyas” (1967), se encumbra interpretado por el Ballet de la Ópera de París, con los diseños de Christian Lacroix. No solamente porque “Esmeraldas”, como se sabe, refiera al estilo (romántico) francés, sino por la versatilidad estilística, bien aquilatada, que lo caracteriza.

En la Ópera Garnier desde el pasado 21 de octubre y hasta el próximo 18 de noviembre, la compañía francesa enjoya a “Joyas”, en su repertorio desde 2000.

Es conocida la anécdota de cómo nació este ballet. Balanchine se paseaba, según su costumbre, por la Quinta Avenida de New York, y las vitrinas de Van Cleef & Arpels lo inspiraron, “hipnotizado”. Un día, se decidió a pasar del otro lado de la vitrina… y Arpels hijo le confesó que iba a ver sus ballets.

colaboradores  Las “Joyas” enjoyadas por el Ballet de la Ópera de París
Ópera Garnier

Ya Balanchine había comprendido que las esmeraldas eran el estilo francés, con música de Gabriel Fauré; los rubíes, el suyo propio, con música, desde luego, de Igor Stravinsky; y los diamantes, el imperial ruso de Marius Petipa, con música, también desde luego, de Piotr Ilich Chaikovsky.

Lo esencial en “Esmeraldas” serían los port de bras y los épaulements, en tanto necesaria diferenciación estilística con los rutilantes “Diamantes” (acaso más Petipa que este mismo en sí), habida cuenta de la línea de transmisión a partir del ballet romántico que llevó a la consecución del estilo imperial. Pero la, digamos, geometrización de la coreografía de Balanchine en “Diamantes”, y el mayor acento en el virtuosismo, favorecen la neta diferencia.

“Rubíes”, en tanto, es la efervescencia del champán “jazzeado” de Balanchine, veloz a veces como demonio.
Quizás no haya mejor intérprete para “Esmeraldas” que la étoile Isabelle Ciaravola, quien parece haber nacido para ser una bailarina romántica. Suave, soñadora, clara, espiritual, otorga el estilo, y ese “más allá” con pocos gestos, pero también con su precisión y sus diversos arabesques. Junto a ella, un correcto Christophe Duquenne, premier danseur.

Continuando con la función que vimos, Dorothée Gilbert, étoile, exultante, bien probada en el estilo Balanchine, reivindica esa rapidez y la vitalidad del “Nuevo mundo” balanchiniano. Aquí, su partenaire ideal, en Alessio Carbone.

Pero es “Diamantes” no sólo la parte clave, sino una de las más grandes composiciones del ballet de todos los tiempos… Es el momento, uno de ellos, entre unos cuantos, en que este arte alcanza la revelación que lo define. Petipa fue el más grande, pero aquí Balanchine pudo enseñar una lección: la de aumentar la grandeza del coreógrafo nacido en Marsella por medio de comprenderlo, para hacerlo más grande aún, por lo cual las (posibles) medidas de “grandeza”, aun si siempre ilusorias en arte, apuntarían, aquí, repito, más bien a Balanchine…

Medidas de “nirvana” estético que serían inexistentes, además, si los intérpretes no supieran, a su vez, entenderlo, y, sobre todo, poseer la capacidad técnica y artística de encarnarlo.

El cuerpo de baile, irreprochable, parejo y acendrado como un mecanismo de relojería, sintiendo el pulso de la música como un bailarín único.

La étoile Marie-Agnès Gillot y el premier danseur Karl Paquette trascendieron, incluso, la interpretación, inmejorable, de la otra parte. Ella, poderosa, con extensiones sugerentes, saltos fuertes, giros controlados, convierte todo lo que baila en expresión emotiva, que en “Diamantes” canalizó en abstracción majestuosa.

Paquette se fusionó con Gillot, gracias a un sentido del “ataque” similar, a la armonía en la proyección de ambos, y por separado en las variaciones, y curiosamente, a una cierta conjunción física, en lo que se refiere a sus líneas.

Del adagio (donde esa Belleza descendió) a la coda, marcaron un instante que hace valer el santo credo de estos predios.

Qué lástima que el ballet sea un arte efímero.

colaboradores  Las “Joyas” enjoyadas por el Ballet de la Ópera de París
DANSEUSE ÉTOILE Uliana Lopatkina (in a costume by Karinska)
 © 2009 Danza Ballet
Pesar de la Filarmónica de Berlín por el deceso de Claudio Abbado Orquesta Filarmónica de Berlín de luto por el deceso de su ex director Claudio Abbado. La Orquesta Filarmónica de Berlín expresó su pesar por el fallecimiento de Claudio Abbado (26.6.1933- 20.1.2014), quien fuera su director entre 1990 y 2002, "un e...
Distinguen como Compañía del Año 2017 al Ballett am Rhein, de Martin Schläpfer La prestigiosa revista alemana TANZ (danza, ballet y performances) distinguió como Compañía del Año 2017 al Ballett am Rhein que dirige el coreógrafo y bailarín suizo Martin Schläpfer. El Ballett am Rhein, codirigido por el rumano Remus Şucheană, re...
La Bayadére por el ABT   Una meritoria sustitución.                         Esta historia de faquires, bailarinas del  templo (bayadères), serpientes y sueños de opio, dieron lugar a la exquisita coreografía de un genio del pasado, Marius Petipa, quien se inspiraría...
Ballet Estatal de Viena   "Don Quijote” o una compañía renovada. En apenas 6 meses, desde septiembre de 2010, Manuel Legris, como director del rebautizado desde la ocasión Wiener Staatsballett (Ballet Estatal de Viena), ha logrado ha...
American Ballet Theater GLORIOSO FINAL  DE UNA MAGNÍFICA TEMPORADALa larga temporada primavera-verano del American Ballet Theater, terminó brillantemente  en el  Lincoln Center de Nueva York, con programas que incluyeron en  tánd...
Carlos Acosta: cómo escribí mi libro "Comencé cómo tú estas ahora, con papeles, escribiendo a mano. Eso fue en diciembre de 1998. Entonces, no tenia computadora. Pero un día me doy cuenta que los papeles eran demasiado y me compré una computadora”, responde Carlos Acosta a mi pregunta d...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies