Hacia arriba

Danza Ballet

#

Les Étés de la Danse 2012: Paul Taylor Dance Company

20 junio, 2012
Imprimir

 

Paul Taylor Dance Company en París: energía para regalar

El 19 de junio tuvo lugar en el Teatro Nacional de Chaillot de París, la première de la temporada de Paul Taylor Dance Company que se extenderá hasta el 28 de junio, con un programa diferente cada día, como hemos publicado previamente.

Una de las más legendarias compañías de danza, creada y dirigida todavía hoy por Paul Taylor (81 años), figura “histórica” de la danza moderna americana, y un coreógrafo que ha ejercido una considerable influencia en muchos … de modo que, por ejemplo, al observar esa obra maestra que es “Esplanade” (opus 65, 1975), se comprende de dónde provienen las ideas de escritura coreográfica de otros.

La noche abrió con “Cloved Kingdom” (opus 63, 1976), una pieza de 23 minutos sobre la “animalidad” del ser humano, justo bajo el exergo de Spinoza: “El hombre es un animal social”. El contrapunto entre la música barroca de Arcangelo Corelli y la rítmica contemporánea de Henry Cowell y Malloy Miller (mezclada por John Herbert McDowell), refiere al contraste entre la civilidad hasta elegante de las mujeres con trajes largos (vestuario de Scott Barrie) o los cuatro hombres en frac, asi como los sofisticados adornos de cabeza de las mujeres (que se deben a John Rawlings), y la pulsión primitiva que subyace y que puede en cualquier momento aflorar, hasta llegar a marchar en cuatro patas. Entre refinamiento barroco y percusión salvaje. Para 12 intérpretes (a los cuatro hombres en franc, se le suman 8 mujeres), ahí está la musicalidad, la fluidez, lo acrobático de Paul Taylor, asi como una cierta danza imitativa de lo animal que luego sublimaría en “Gossamer Gallants” (opus 135, 2011).

Paul Taylor dijo alguna vez que lo más parecido al oficio del coreógrafo era armar “puzzles”: uno tiene que encontrar cuál es la pieza que va a continuación de la otra, y para ello tiene que buscar, probar, hasta dar con la que encaja. Este rigor del pensamiento y la faena coreográficos se evidencian contemplando sus ballets, en los que cada movimiento y gesto se encadenan de modo que se siente como el justo o el único posible, es decir, que se ha encontrado la pieza del “puzzle” que tiene que “encajar” en la continuación de la frase.
 

colaboradores  Les Étés de la Danse 2012: Paul Taylor Dance Company

“Cloven Kingdom”, Jeffrey Smith, Michael Apuzzo, Michael Novak, Francisco Graziano. Foto: Tom Caravaglia

Destaco al formidable cuarteto masculino (aunque las mujeres no hacen menos en esta compañía de tan fuerte “fisicalidad”), conformado por Michael Trusnovec, Robert Kleinendorst, Francisco Graciano y Michael Novak.

Mis sentimientos están mezclados respecto del título que siguió, “Beloved Renegade” (opus 129, 2008; se presenta por primera vez en París), sobre la hermosa “Gloria” de Francis Poulenc, con vestuario de Santo Loquasto y luces de Jennifer Tipton, y una duración de 22 minutos. Se trata de un homenaje al poeta americano Walt Whitman, a su vida y a su obra. Como lo resumió el crítico del New York Times, Alastair MacCaulay: “Un poeta evoca varias escenas de su existencia: una mujer lo guía más allá de frustraciones y críticas, hasta su muerte”.

El problema es que tales evocaciones de la vida de alguien, como si fueran “flashbacks” o no, conllevan casi inevitablemente a una suerte de melopea narrativa. Tales “rememoraciones”, que se hacen por medio de sugerencias más o menos explícitas, pueden convertir al relato en un melodrama de gestos y señalamientos. Y uno lo percibe como “pasado de moda”. No obstante, cuando el movimiento (y aquí la escritura de Paul Taylor es tan pujante como siempre) toma la delantera, despojado de cualquier referencia o alegoría, esa sensación de “pasado de moda” desaparece por completo. En otras palabras, es la tensión entre danza per se y una determinada intención narrativa o expresiva que puede echar a perder el asunto.

Los intérpretes brillaron, eso sí. En primer lugar, el solista Michael Trusnovec (refinado y sensible), asi como sus dos “damas”, Amy Young y Laura Halzack. Pero también Robert Kleinendorst. Y son en total, 15 bailarines.

Para cerrar, el ya mencionado “Esplanade”, que utiliza la música del concierto para violín en mi mayor de Johann Sebastian Bach (allegro, andante y allegro assai) y el concierto para dos violines en re menor (largo y allegro), también de Bach.

Ya dije que es una obra maestra, absolutamente. Es de esas piezas que pueden propulsar y hacer cambiar cualquier estado de ánimo, como si fuera una fuerza liberadora.

El concierto para dos violines fue también utilizado por George Balanchine en “Concerto barocco” (1948). Paul Taylor ha dicho que “la partitura lo tiraba en direcciones imprevistas. Es muy extraño…cuando usted escucha la música, suena de manera simétrica, pero en el momento en que uno trabaja sobre ella, se revela plena de conteos irregulares y de cambios de tiempo”.

La idea inspiradora de Taylor provino de que vió a una muchacha tratando de tomar el bus. Hay muchas referencias a la cotidianeidad, o “transposición acrobática de los problemas que perturban la vida de familia”, como se lee en el programa. Tres parejas realizan su juego amoroso, por ejemplo; se presenta una familia, y una muchacha (magnífica Michelle Fleet) que no ha sido reconocida, la cual se quedará sola al final, en un gesto de ofrenda.

El segundo movimiento contrasta por su tristeza, recogimiento y hasta opresión, con el resto que es una explosión de energía (la compañía de Paul Taylor, de sólido y exigente trabajo, tiene para regalar) y de una alegría de vivir altamente transmisible. Es un ballet solar.

El vestuario en agradables tonos pasteles de John Rawlings acentúa ese estado de bienestar que contagian los bailarines: Amy Young, Robert Kleinendorst, James Samson (imponente), la ya mencionada Michelle Fleet, Parisa Khobdeh, Jeffrey Smith, Eran Bugge, Laura Halzack y Jamie Rae Walker.

Las “carreritas” que tan poco me gustan en la danza contemporánea, aquí, por el contrario, son un destello. Plena de bravura virtuosa (menciono a las rápidas Michelle Fleet y Parisa Khobdeh), la coreografía extiende esta vez las acrobacias al suelo, con un resultado intenso y particular. La plástica que construyen especialmente los brazos es notable y bella; hay momentos sobrecogedores, pero la velocidad es tal que uno tiene que seguir el ritmo desenfrenado. ¡Y cómo disfrutan estos bailarines! La musicalidad de la escritura de Taylor aquí se extrema, incluso por medio del acento de gestos. Una creación maravillosa en la que han bebido otros coreógrafos, y la receta no les ha fallado.
 

colaboradores  Les Étés de la Danse 2012: Paul Taylor Dance Company

“Esplanade”, Michelle Fleet. Foto: Paul B. Goode

colaboradores  Les Étés de la Danse 2012: Paul Taylor Dance Company

“Beloved Renegade”, Annmaria Mazzini, Robert Kleinendorst y Michael Trusnovec.
Foto: Paul B. Goode

©2012 Danza Ballet

00034

Ballet de la Opera de París – Phèdre y Psyché   Phèdre y Psyché: Mitos griegos en « salsa » ruso-francesa. La “rentrée” del Ballet de la Opera de París se ha efectuado –en realidad, el pasado 22 de septiembre y no el 21...
Corta temporada del American Ballet Theater (ABT) Menos tres, según el anuncio, más no obstante, el ABT continúa con gran calidad.                        El comienzo no pudo ser más atractivo: Un estreno y dos reposiciones modernas, con trazos de ballet clásico, -- del cual son autores coreógrafos m...
XXII FESTIVAL INTERNACIONAL DE BALLET DE CUBA   PENSAMIENTOS SOBRE EL XXII FESTIVAL INTERNACIONAL DE BALLET DE CUBA, A LARGA DISTANCIA. Leyendo infinidad de comentarios sobre el XXII Festival Internacional de Ballet de Cuba (tres artículos publicados en el NYTimes, y varios otros más en e...
Mikhail Baryshnikov y el New York Times   La vida artística de Baryshnikov en cajas Así reza más o menos en traducción libre mía, el titular del artículo de Patricia Cohen, publicado en la sección de Arte del New York Times reciente...
IN MEMORIAM de Nora Kovach Una triste noticia aparecida el pasado domingo 26 de enero, apresuraba los recuerdos en mi mente: Después de corta enfermedad, había fallecido en Bal Harbour, Florida, la bailarina húngara Nora Kovach, quien pudiera ser considera...
Espartaco por el Bolshoi Ballet BALLET BOLSHOI LEVANTA SU BANDERÍN DE ÉXITO. Para dar fin a su corta temporada, Ballet Bolshoi trajo a la escena del teatro David. H. Koch, del Lincoln Center, el inmenso ballet ESPARTACO, basado, con algunas libertades, en la novela del mismo títul...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies