Hacia arriba

Danza Ballet

#

Lucía Lacarra, Ballet de la Ópera de Múnich


16 noviembre, 2007
Imprimir

colaboradores  Lucía Lacarra, Ballet de la Ópera de Múnich
Corría el año 1993, y una rubia Lucía Lacarra apenas tenía 18 años. Como miembro del Ballet de Víctor Ullate, participó en la décima edición de Maiatza Dantzan. «Fue muy emocionante, aunque no me sentía nerviosa», recuerda.

Reconoce que va a ser especial volver al renovado Victoria Eugenia

Por colaboradores  Lucía Lacarra, Ballet de la Ópera de Múnich Iratxe de Arantzibia

Es el mismo escenario al que la bailarina zumaiarra llegó por primera vez en 1993 con la compañía de Víctor Ullate. Reconoce que va a ser especial volver al renovado Victoria Eugenia. En el antiguo recinto es donde tuvo lugar su primera actuación en casa como profesional. Corría el año 1993, y una rubia Lucía Lacarra apenas tenía 18 años. Como miembro del Ballet de Víctor Ullate, participó en la décima edición de Maiatza Dantzan. «Fue muy emocionante, aunque no me sentía nerviosa», recuerda.

En aquella ocasión, bailó dos piezas de su maestro, junto a compañeros tales como Igor Yebra (estrella del Ballet de la Ópera de Burdeos), Ángel Corella (bailarín principal del American Ballet Theatre) o Tamara Rojo (bailarina principal del Royal Ballet). «Fue una generación impresionante. Llena de pasión, energía y con unas ganas y resistencia para trabajar ilimitadas. Una generación que está marcando en los escenarios de hoy en día», asegura Lucia, de quien DV sólo hacía una breve mención como miembro del Ballet de Ullate. «Entre esa gente con talento, hay tres vascos: las jóvenes donostiarras Lucia Lakarra y Leticia Izuzkiza, más el bilbaíno Igor Yebra», escribía Ana Urroz.

Mucho cambió el cuento en su segunda actuación donostiarra. Como bailarina principal del Ballet Nacional de Marsella, junto a Cyril Pierre, su marido, Lucia Lacarra, ya morena, protagonizaba la Coppelia de Roland Petit, dentro de la quincuagésimo sexta edición de Quincena Musical. También sería en el Victoria Eugenia que «tiene el alma de un teatro antiguo, por el que han pasado miles de artistas», señala. Por primera vez, la intérprete zumaiarra salía en una portada de este periódico. Ese año también inauguró su personal vitrina de galardones: los Premios Positano y Danza&Danza 1995 empezaron a reconocer una joven e incipiente trayectoria profesional.

Ya en su etapa americana, como figura del Ballet de San Francisco, el veterano certamen musical donostiarra vuelve a contar con la artista guipuzcoana en sendas galas de estrellas, en 1999, año en el que obtuvo el Premio Isadora Duncan, y 2001. Con el paso a dos del Cisne Blanco junto a Óscar Torrado (primer bailarín del Ballet Nacional de Cuba) y Adagio for strings con Cyril Pierre, Lucia se despidió del Victoria Eugenia durante la Quincena Musical de 1999, para inaugurar el Kursaal que «tiene un espíritu más joven y moderno», dos años después. La acrobática Light rain y el lirismo de Adagio for strings formaron parte de su actuación estelar de 2001, en una época en la que actuar en las galas de Quincena Musical suponía «la única manera de actuar en casa y de que vieran el trabajo que estaba desarrollando en Estados Unidos».

Pasaron cinco años de éxitos y galardones como los prestigiosos Premio Nijinsky 2002 -Oscar de la danza- y Premio Benois de la Danse 2003, y con una carrera profesional muy consolidada, Lucía Lacarra, ahora bailarina principal del Ballet de la Ópera de Múnich, regresó a casa en dos ocasiones en 2006. Con el Premio Nacional de Danza 2005 recién recogido, se volvía a convertir en la alumna de Mentxu Medel y compartía escenario con sus compañeros del estudio de danza Thalia, bailarines de la talla de Urtzi Aranburu (bailarín freelance y ex miembro de Nederlands Dans Theater), su primer partenaire en los años de formación; Jone San Martín (bailarina en The Forsythe Company); Iker Murillo (solista en el Ballet de Zúrich); o Jon Vallejo (solista del Ballet de la Ópera de Dresde). Además, fue por una causa benéfica: «Resultó muy emocionante hacer la gala en honor a Mentxu porque ha sido como una madre artística», señala la guipuzcoana, quien interpretó el paso a dos del Cisne Blanco, La prisionera y Thais.

Meses después, en la sexagésimo séptima edición de Quincena Musical, Lucia colaboraba con el Ballet Asami Maki en su representación de la obra Pink Floyd de su mentor Roland Petit. Fue su última actuación en suelo donostiarra, aunque no la más vista. A buen seguro que su intervención en el tradicional Concierto de Año Nuevo de Viena, el 1 de enero de 2007, se convirtió en la ocasión en la que contó con más espectadores, mientras ella bailaba el vals Danubio azul, junto a su marido Cyril Pierre, «mi mejor partenaire». Al convertirse en la mejor embajadora de su localidad de origen, Zumaia le concedió la primera Medalla de Oro, en abril de este año. Poco queda de la joven rubia que vino como cuerpo de baile del Ballet de Víctor Ullate en 1993, pero permanece lo esencial: su pasión por la danza. Para su retorno, interpretará cuatro piezas: Adagio for strings y Light rain, en la primera parte, La dama de las camelias y Thais, en la segunda. La cita, mañana y pasado, en el Victoria Eugenia.


colaboradores  Lucía Lacarra, Ballet de la Ópera de Múnich


Lucía Lacarra – Foto: Iban Aguinaga

en Danza Ballet

 Lucía Lacarra estrella del ballet de la Ópera de Munich

LUCÍA LACARRA, BAILARINA

Lucia Lacarra, nuevo personaje de la campaña Gente Nueva Línea

«Roland Petit me enseñó a conocerme a mí misma y a interpretar, no sólo a bailar»


colaboradores  Lucía Lacarra, Ballet de la Ópera de Múnich


Foto: CLAUDIO ÁLVAREZ – 28/12/2006

© 2007 Danza Ballet

00010

Ballet Clásico Cubano de Miami DESPUÉS DE MÁS DE CUARENTA AÑOS, LLEGA POR FIN EL BALLET  “CARMEN SUITE”, DE ALBERTO ALONSO, A MIAMI.A la conclusión del programa, el público, puesto en pie, aplaudió calurosamente a los bail...
Espectacular ballet Carmen / Bolero de Ben Van Cauwenbergh Amor, pasión, muerte y resurrección reúne el espléndido y sorprendente ballet Carmen/Bolero, pleno de simbolismos, del coreógrafo belga Ben Van Cauwenbergh (Amberes, 1958), con música de Georges Bizet (1838 - 1875), Wolfgang Rihm (1952) y Maurice Rav...
Gala Maya Plisétskaya – Teatro de los Campos Elíseos, París   Fue probablemente el acontecimiento del año en París, al menos en el mundo de la danza. Maya Plisétskaya había escogido a París, y solo a París, que a su vez la había escogido a ella, para f...
Cinco jóvenes bailarines y nueva dirección en el Tanztheater Wuppertal Pina Bausch La compañía de danza-teatro Tanztheater Wuppertal Pina Bausch que dirige la alemana (nacida en Rumanía) Adolphe Binder, de 47 años, ha incorporado a sus filas a cinco jóvenes bailarines que actuarán a partir de la temporada 2017/2018, anunció su secc...
Sasha Waltz & Guests / Schaubühne Sasha Waltz es uno de los principales talentos de la danza contemporánea europea. Directora del grupo Schaubühne Am Lehniner Platz, Sasha Waltz ha sido calificada por la prensa internacional como la refundadora de la danza-teatro alemana...
Dresden SemperOper Ballett Magnificación del espíritu de Dresden Si bien la compañía de ballet de la prestigiosa SemperOper remonta su fundación a Carl Maria von Weber, fue en el siglo XX, con Tom Schilling, en los ’50 y ’60, cuando alcanzó renombre, continuado por Harald Wan...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies