Hacia arriba

Danza Ballet

#

Marc Haegeman: Una mirada única

11 mayo, 2008
Imprimir

colaboradores  Marc Haegeman: Una mirada única
El crítico de danza belga Marc Haegeman es, además, uno de los más grandes fotógrafos del ballet en la actualidad.  Similarmente a Degas, tiene el poder de concebir la danza desde el espíritu, pero partiendo –como el pintor- de la materia, o sea, el cuerpo que se mueve.

El crítico de danza belga Marc Haegeman es, además, uno de los más grandes fotógrafos del ballet en la actualidad.  Sus críticas, artículos, entrevistas y fotos han sido publicadas en los más importantes medios internacionales especializados, como “The Dancing Times” (Londres), “Dance Now” (Londres), “Ballet2000” (Milán), “Dance International” (Vancouver), “Brolga” (Australia), “Nezavisimaya Gazeta” (Moscú), “Ballet Magazine” (Moscú), “Dance View” (Washington), “Dance Magazine” (Nueva York), y la revista en internet “Danceviewtimes”.

Recientemente, las fotos de Marc Haegeman ilustraron el libro “Después de Giselle” (Aduana Vieja, 2008), de una servidora.

La mirada de Haegeman sobre el ballet es única. Revela, subraya, ilumina y, muchas veces, descubre lo que trasciende más allá del movimiento, con una intensidad que sólo  su propia condición de artista en sí mismo puede propiciar: no basta la posible grandeza del artista de la danza que es el sujeto. Al Haegeman hacerlo su objeto, mejor se expanden y se definen las características de esos bailarines.

Muchos fotógrafos de danza –y muy buenos, por cierto- pueden “congelar” los pasos. Pero ello no basta.  El paso “congelado”, aun si correcto, puede  tan sólo ser eso, y a veces ofrece un ángulo, o un enfoque, cuya “estética” –o la carencia de ésta-, sin dejar de ser válida, no suele acusar ni el poder  emotivo ni la capacidad de sugestión que hacen de la foto una obra de arte por sí misma: éste es el caso de Marc Haegeman.

A continuación, me permito ofrecerles algunos fragmentos del ensayo “Marc Haegeman: en nombre del cuerpo”, que aparece en mi libro “Después de Giselle”:

“La inmensa mayoría de las fotos de danza subrayan la fijeza. ¡Loadas sean! Marc Haegeman, no obstante, extiende el campo a esa zona intermedia que reverenciamos en Degas. La “congelación” del movimiento es progresiva. Su retención contiene la intensidad de la vibración de esas energías listas a explotar. (…)

Similarmente a Degas, tiene el poder de concebir la danza desde el espíritu, pero partiendo –como el pintor- de la materia, o sea, el cuerpo que se mueve.

La faena de los fotógrafos de danza se despliega tan sólo en el tiempo. Resuelven el aspecto plástico; labor eminente, necesaria y preciosa. La danza y la fotografía se sitúan en las antípodas: el arte del movimiento y el arte de lo inmóvil. La fotografía de danza es de esta manera una reflexión común sobre la paradoja que opone –al mismo tiempo que reúne- lo móvil de lo inmóvil. Desde este punto de vista, la fotografía pudiera alinearse con la pintura degasiana en cuanto reto al movimiento. (…)

Teóricamente, la danza escapa en su totalidad a la foto. Por el contrario, Haegeman logra que la energía intrínseca de la danza, esa que no consiste en trasladarse de un paso a otro, sino en un solo ímpetu, se aquiete para definirse en una imagen que no es la del “movimiento” (casi todas las fotos), sino la que sugiere el “movimiento” en sí. Mientras para Degas, este movimiento era ideal –lo pintaba- , para Haegeman es real. Pero la sustancia creadora es semejante. (…)

Como la luz –que es energía- se expone sobre la placa sensible, la energía del cuerpo es luz y es capturada. Más allá del fenómeno físico, considero que Marc Haegeman se distingue por ser un supremo revelador de esa energía (…) El “caos” original del movimiento es organizado por las decisiones que debe tomar en una fracción de segundo. El infinito es puesto en escena, pues Haegeman otorga una consistencia a la mirada. No obstante, nada en esta mirada se pierde del objetivo primordial, de sus permutaciones posibles. Amplifica el lenguaje del cuerpo. Éste es el acontecimiento: “siendo cosa, estalla en sucesos”, decía Paul Valéry. “He aquí al cuerpo en un estado comparable al de la llama…no podemos continuar hablando de movimiento”. Simplemente, accedemos al ser”.

Fotos:

  • 1 – Aki Saito and Wim Vanlessen, Royal Ballet of Flanders, In The Middle, Somewhat Elevated – Photo Haegeman.
  • 2 – Andrei Merkuriev and Anna Rebetskaya, corps de ballet, Le Corsaire, Bolshoi Ballet – Photo Haegeman.
  • 3 – Backstage – Colours in the wings – Photo Haegeman.
  • 4 – Backstage – Colours in the wings – Photo Haegeman.
  • 5 – Carlos Acosta rehearsing on the Bolshoi Theatre stage for Spartacus – Photo Haegeman.
  • 6 – Corps de ballet, Bolshoi Ballet, La Bayadère, Kingdom of the Shades – Photo Haegeman.
  • 7 – Ekaterina Krysanova, Bolshoi Ballet, La Sylphide – Photo Haegeman
  • 8 – Ekaterina Krysanova, Bolshoi Ballet, La Sylphide – Photo Haegeman.
  • 9 – Ivan Vasiliev, Bolshoi Ballet, rehearsing for Don Quixote – Photo Haegeman.
  • 10 – Le Jardin animé from Le Corsaire, Bolshoi Ballet – Photo Haegeman.
  • 11 – Natalia Osipova, Andrei Merkuriev, Maria Alexandrova, Bolshoi Ballet, Giselle – Photo Haegeman.
  • 12 – Natalia Osipova, Bolshoi Ballet, La Bayadère – Kingdom of the Shades – Photo Haegeman.
  • 13 – Natalia Osipova, Bolshoi Ballet, rehearsing Giselle – Photo Haegeman.
  • 14 – Natalia Osipova, Bolshoi Ballet, rehearsing The Bright Stream – Photo Haegeman.
  • 15 – Olga Stebletsova, Anna Nikulina, Anna Leonova, Bolshoi Ballet, Le Corsaire, Grand pas des odalisques – Photo Haegeman.
  • 16 – Svetlana Zakharova and Denis Matvienko, Bolshoi Ballet, in La Bayadère – Photo Haegeman.
  • 17 – Svetlana Zakharova, Bolshoi Ballet, in Giselle – Photo Haegeman.
  • 18 – Svetlana Zakharova, Bolshoi Ballet, rehearsing Swan Lake – Photo Haegeman.
  • 19 – Swan Lake, Bolshoi Ballet – Photo Haegeman.
  • Puedes ver mas fotos en www.for-ballet-lovers-only.com

© 2005Danza Ballet
Ballet de la Ópera de París, ballet Cascanueces “Cascanueces” es un ballet que me aburre, con la excepción, naturalmente, del Grand pas de deux, la Danza de los Copos de Nieve, el Vals de las flores. Desde luego, su supervivencia se debe a la partitura de Chaicovsky, considerada por Balanchine com...
La visión soleada de Paul Taylor Dance Company   No importa que el frío y la nieve abunden en Nueva York. Cuando el Paul Taylor Dance Company (fundado en 1954) hace su aparición a finales del otoño en el City Center de Manhattan, apenas la función comienza, el so...
La Sirenita por el Ballet de Hamburgo La Sirenita es el propio Andersen. John Neumeier había estrenado este ballet, sobre Hans Christian Andersen, en marzo de 2005 para el Real Ballet Danés, dedicado a la reina Margrethe II. Ahora lo ha retomado con su compañía, el Ballet de Hamburgo...
La muerte del cisne, símbolo del ballet clásico Pávlova es un ave. Plisétskaya es un cisne. La miniatura coreográfica “La muerte del cisne”, símbolo del ballet clásico, nos llega de la mano del “Lago” de Chaikovski - Petipa  -Ivanov. Sin éste –sin Chaikovski, el primero que pensó en el asunto–, a...
Espectacular ballet Carmen / Bolero de Ben Van Cauwenbergh Amor, pasión, muerte y resurrección reúne el espléndido y sorprendente ballet Carmen/Bolero, pleno de simbolismos, del coreógrafo belga Ben Van Cauwenbergh (Amberes, 1958), con música de Georges Bizet (1838 - 1875), Wolfgang Rihm (1952) y Maurice Rav...
Ovacionan a Vladimir Malakhov Ovacionan a Vladimir Malakhov en sus dos funciones de despedida en Berlin. El célebre bailarín ruso Vladimir Malakhov fue ovacionado por el público en las dos últimas funciones que cumplió al frente del Staatsballett Berlin el pasado fin de  semana ...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM