Hacia arriba

Danza Ballet

#

Nijinsky y Diaghilev



11 junio, 2007
Imprimir
Isis Wirth
Nacionalidad: Cubana Ocupación: Crítica de ballet. Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza. Ver más información

La venganza: un plato que se come frío. El despido del bailarín estrella de la compañía y su camino descendente.

La boda de Nijinsky en Buenos Aires durante la gira sudamericana de Ballets Russes despertó la ira de Diaghilev, amante traicionado.

La joven húngara Rómola se había propuesto seducir a Nijinsky. En el barco en que viajaba la compañía, rumbo a una gira en América del Sur, se las arregló –con su propio dinero– para ocupar una cabina de primera clase, cerca de su ídolo, y no la de segunda clase que le correspondía como bailarina. De este modo, podía mejor acechar a su presa. Su optimismo y decisión eran grandes pero tenían un límite. Sin embargo, a bordo había algunos casamenteros.

the ballet russes colaboradores  Nijinsky y Diaghilev

Publicidad

El principal de ellos, Dmitri de Gunsburg, a cargo de la compañía; Diaghilev se había quedado en Europa.

Vaslav y Rómola se comprometieron el 30 de agosto de 1913, un día antes de arribar a Rio de Janeiro. El 6 de septiembre desembarcaban en Buenos Aires. Es probable que ya entonces Grigoriev, el régisseur de los Ballets Russes, fiel a Diaghilev, le enviara un telegrama al director de la compañía comunicándole la noticia del compromiso. Gunsburg envió invitaciones para la boda, fijada el 19 de septiembre. No obstante, se casaron el 10. ¿Fue Gunsburg o Rómola quien se percató que tenían que adelantar la fecha, pues Diaghilev podía impedir el matrimonio?

Se ha especulado que Gunsburg podía haber maquinado el asunto desde el principio. Sabía que Nijinsky casado equivalía a Nijinsky expulsado de los Ballets Russes. ¿Estaba interesado en formar una nueva compañía rusa, llevándose a Vaslav con él?.

Diaghilev estaba en Venecia cuando recibió la noticia. El famoso telegrama que selló el destino del bailarín no fue expedido enseguida, ni siquiera al día siguiente.

La venganza es un plato que se come frío.

Desde luego, apenas lo supo, se puso lívido, histérico, comenzó a gritar desenfrenado y a llamar a todo el mundo para efectuar un “consejo de guerra”. Este permitió analizar la situación con más calma. ¿Nijinsky no estará enfermo? ¿Se sentía infeliz? Pero la ira de Diaghilev no se apaciguaba y desoyó los comentarios de su “consejo de guerra”.

La histeria de Diaghilev, amante traicionado, estaba fuera de lugar.

El romance entre el director y el bailarín languidecía desde hacía tiempo, la relación se extinguía. Pero, como siempre ocurre, la pérdida revive el deseo. Para colmo, quien le había robado a Nijinsky era ¡una mujer!, de tan sólo 22 años. El primer impulso de Diaghilev fue, por supuesto, despachar a Nijinsky. La rabia del infierno se cocinaba en su corazón. Pero si despedía en ese momento a Nijinsky, el bailarín no habría podido continuar la gira en América del Sur, lo cual significaba ruptura de contrato y una gran pérdida de dinero.

A principios de noviembre, la compañía regresó a Europa. Vaslav quería llevar a Rusia a su esposa, con tal de pasar la Navidad junto a su madre y hermana, Bronislava. ¡Pobre Vaslav! No sospechaba lo que ya Diaghilev había decidido.

Nijinsky le envió un telegrama, donde le pedía noticias al director de los ballets (“José y sus hermanos”, con música de Richard Strauss; y otro sobre la de Bach) en los que había estado trabajando. Quería saber el inocente cuándo se estrenarían. Y exigía que durante los ensayos de estas obras, la compañía no se ocuparía de otra cosa.

Fue en respuesta a este telegrama que Diaghilev hizo enviar el suyo, despidiéndolo. Y ni siquiera lo firmó él, sino que para ello solicitó a su Grigoriev.

“En respuesta a su telegrama al señor Diaghilev, quisiera informarle que el señor Diaghilev no necesita más de sus servicios. Serge Grigoriev, régisseur de los Ballets Russes”.

Esperó pacientemente Diaghilev hasta que Nijinsky se dirigiese a él. Y remató su estocada haciendo firmar a Grigoriev.

La relación amorosa con Vaslav ni siquiera se mantenía en un nivel de amistad, sino que la hizo descender a un simple trámite, uno más de los que le correspondían a un régisseur.

the ballet russes colaboradores  Nijinsky y Diaghilev
Karsavina, Diaghilev y Nijinsky.

Guardar

Guardar

El pabellón de Armida La función inaugural de la primera temporada de los Ballets Russes tuvo lugar el 18 de mayo de 1909 en el Teatro Chatelet de París, como sabemos. Días antes, los preparativos eran frenéticos. Pávlova no llegaría para la primera función. En ésta, a Ka...
Nijinsky, el dios que baila "Obra de un dios sufriente y atormentado me pareció entonces el mundo Sueño me parecía entonces el mundo, e invención poética de un dios, humo coloreado ante los ojos de un ser divinamente insatisfecho" Nietzsche Por Silvia Manzini Era 1912, el...
Nijinsky, una historia verídica de Herbert Ross Film basado en los diarios de Vaslav Nijinsky (George de la Peña), quien, entre 1909 y 1917, fue primer bailarín del legendario ballet ruso Diaghilev. Primero como bailarín y luego como coreógrafo, Nijinsky escandalizó a un público demasiado acostum...
Los Ballets Russes de Diaghilev y España Editado por : Archivo Manuel de Falla y Centro de Documentación de Música y Danza-INAEM. La primavera de 1916 Madrid y su Teatro Real disfrutaron de la presencia de Serge Diaghilev y sus Ballets Russes, que programaron, junto a otras obras, El pájar...


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. Click en este enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies