Hacia arriba

Danza Ballet

#

Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París

1 mayo, 2009
Imprimir

colaboradores  Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París

colaboradores  Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París
Como es sabido, “Oneguin” es junto a “Romeo y Julieta” y “La fierecilla domada”,  uno de los “clásicos” de John Cranko, creado en 1965 para el Ballet de Stuttgart, con Marcia  Haydée y Ray Barra.

Por colaboradores  Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París Isis Wirth (París)

Ahora el Ballet de la Ópera de París lo ha incorporado a su repertorio, en lo que es, sin duda, una particular iluminación, como si lo renovara, efectuada a ese título del coreógrafo inglés, dadas las características de una cierta intensidad y de inteligencia expresiva que distinguen al estilo de la Ópera de París.

Reid Anderson, el director del Ballet de Stuttgart –la “casa”, desde luego, de Cranko, prematuramente fallecido en 1973-, vino a montarlo, en tanto la Orquesta de la Ópera nacional de París ha sido conducida por el director musical del Ballet de Stuttgart, James Tuggle. Los decorados (de Jürgen Rose) provinieron de la producción del Bayerisches Staatsballett, la “segunda casa” de Cranko tras Stuttgart.

“Oneguin”, en tres actos, remite a la novela en verso “Evgueni Oneguin” de Alexander Pushkin. La música del ballet es de Chaikovsky, pero no la de su ópera sobre la obra de Pushkin, sino extractos de “Las estaciones”, “Romeo y Julieta”, “Los caprichos de Oxana” y “Francesa de Rimini”, en arreglo y orquestación de Kurt-Heinz Stolze.

La creación de Pushkin es romanticismo puro: un amor, el de Tatiana por Oneguin, que al principio no es correspondido, para que, luego, el casquivano Oneguin comprenda que la ama, pero ésta, aunque lo sigue amando, no lo perdona. La imposibilidad, en definitiva, del sentimiento amoroso, de un cariz parecido a “Giselle”. Cranko quizás vió este “potencial” en la trama, y el resto lo hizo su, sí, genio, sin tener que “inventar” ni re-crear nada –mucho de lo que utilizaba apuntaba al lenguaje académico- pero insuflando una materia dramática y en ocasiones poética por medio de una virtud de este lenguaje. Sobre todo, por la dimensión comunicativa, o la emoción teatral  con la que hacía “trascender” el movimiento. Cranko fue, probablemente, el último “clásico”.

colaboradores  Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París


Onéguine – José Martinez – Photos Sébastien Mathé


“Oneguin” es, en esos tres títulos de Cranko aún “imprescindibles”, el que menos resiente el paso del tiempo (a no ser por los decorados), menos que “Romeo y Julieta”, y puede que en parecida medida con “La fierecilla domada”. No obstante, tras haberlo visto por el Ballet de la Ópera de París, creería que el espíritu de Cranko está mejor servido por los parisinos, aunque suene a “herejía” –nada lo puede ser, en arte- , que por los de Stuttgart. No es solamente cuestión de que la técnica –ah, Perogrullo, más importante de lo que pudiera pensarse- sea más rutilante chez l’ Opéra, sino una comprensión que pareciera venir de muy adentro…En otras palabras, una estatura artística más acendrada; quizás, también, una entrega más diáfana.


José Martínez, como Oneguin, no fue ninguna “revelación” sino que la “promesa” que se esperaba deliciosamente de él  en este personaje emblemático, fue confirmada con creces. Sus sutilezas interpretativas, la capacidad para sellar una actuación, el donaire de un carisma que justo se destaca por lo aquietado y lo profundo –pero siempre con exquisito clasicismo- , hallan en el ballet de Cranko un vehículo ideal. Acaso es más convincente en la parte “malvada” de Oneguin, cuando juega con Tatiana y su hermana Olga,  cuyo prometido Lenski muere en duelo con él, tras “flirtear” Oneguin con Olga. Lo destructivo del anti-héroe alcanzó en Martínez una imagen trágica, casi odiosa.

De la Tatiana de Dorothée Gilbert, ¿qué decir? ¿Qué es, ya, una “grande”? Hubo momentos, cierto que junto a José Martínez –especialmente en el célebre pas de deux final-, donde lo acuciante de su dolor, su renuncia, la decisión de no perdonar, llegó a cimas teatrales de esas que le hacen a uno creer que, todavía, en este arte, todo es posible, como en los buenos viejos tiempos míticos. ¿Pudiera agregar algo más? Sí, el valor de su técnica, esplendente.

Por demás, la Olga de Muriel Zusperreguy, el Lenski de Florian Magnenet, y hasta el príncipe Gremin de Vincent Cordier fueron irreprochables.

Próximamente, el 15 de mayo, Manuel Legris hará su adiós a la escena de la Ópera de París en “Oneguin”. Será aún  la apoteosis.

colaboradores  Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París


Onéguine – Interprètes : Dorothée Gilbert et José Martinez – Photos Sébastien Mathé

en Danza Ballet

Ballet Le Parc: el clasicismo según Preljocaj

Temporada de ballet 2009-10 Opera de París


© 2006 – 2009 Danza Ballet

00034

El gran amor de Mr. B (Georges Balanchine) Georges Balanchine y su desmesurado amor por Suzanne Farrell. La influencia de esta relación en el New York City Ballet, el casamiento de Farrell con Paul Mejía y las pasiones dentro y fuera de la escena. En 1968, los neoyorquinos veían frecuent...
Filarmónica de Berlín: Musikfest Musikfest: Gershwin, Ives, Antheil y Bernstein en la Filarmónica de Berlín Al promediar el Musikfest Berlin 2012 dedicado este año a la música de Estados Unidos, la Orquesta  Filarmónica de Berlín, dirigida esta vez por Ingo Metzmacher, ha elegido u...
Marc Haegeman: Una mirada única El crítico de danza belga Marc Haegeman es, además, uno de los más grandes fotógrafos del ballet en la actualidad.  Similarmente a Degas, tiene el poder de concebir la danza desde el espíritu, pero partiendo –como el pintor- de la materia, o sea, el ...
Carlos Acosta en Londres Carlos Acosta se ha convertido, desde el Royal Ballet, en la marca del ballet inglés, como en el pasado lo fue Margot Fonteyn.Para Londres, donde se le adora como un dios, el cubano concibió un espectáculo con bailarines invi...
Louise Lecavalier, un ciclón de energía   La canadiense Louise Lecavalier es una de las bailarinas contemporáneas más importantes, y « específicas », agregaría buscando un adjetivo a una individualidad difícil de enmarcar. Rubia, f...
Sir Simon Rattle y la Filarmónica de Berlín Sir Simon Rattle: edificar el sonido de una gran orquesta lleva tiempo y es como cultivar un jardín inglés. El futuro a largo plazo de una magnífica orquesta como la Filarmónica de Berlín, la mejor o una de las dos mejores del mundo en estos momento...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies