Opera en el Teatro de la Maestranza de Sevilla

ŠÁRKA / CAVALLERIA RUSTICANA

Dos óperas breves y muy diferentes entre sí pero, prácticamente contemporáneas, integran una de las ofertas más singulares de la temporada en un programa doble tan excepcional, que vuelve a situar al Teatro de la Maestranza en el primer plano de la actualidad lírica nacional. De un lado, “Šárka” –estreno absoluto en España- del checo Leoš Janáček (1854-1928), es una ópera heroica en tres actos compuesta en 1887 y “Cavalleria rusticana”, de Pietro Mascagni (1863-1945), es un drama verista en un acto estrenado en 1890 que alude al trágico “código de honor” de los italianos meridionales.

Dos obras situadas en hemisferios creativos muy distantes –el romanticismo bohemio y el dramático verismo italiano- que, sin embargo, quedan enlazadas en la aplaudida producción del Teatro La Fenice de Venecia, que presenta ambos títulos en la penetrante visión de uno de los cineastas italianos más emocionantes de las últimas décadas, Ermanno Olmi, Palma de Oro en Cannes por la entrañable “El árbol de los zuecos” (1978). Olmi enfrenta la historia mítica de “Šárka”, basada en una leyenda checa del siglo XIV presentada con los aires oscuros de la Tetralogía wagneriana contra la luminosidad siciliana del drama de Mascagni. A pesar de la distancia aparente entre las dos obras del díptico, un dato las une: en 1892, cuando “Cavalleria..” se estrenó en Brno, un crítico musical de la ciudad publicó una reseña entusiasta. Ese crítico era Leoš Janáček.

La génesis de “Šárka”, sobre un libreto de Julius Zeyer basado en una leyenda checa del siglo XIV, es compleja. Dvořak mostró interés en ponerle música pero, finalmente, desistió. Entonces, Janáček, todavía un músico desconocido, pidió autorización a Zeyer, que se la denegó. Aún así, Janáček la escribió en 1887 y la revisó varias veces hasta 1925 cuando, siendo ya un compositor consagrado, al fin se estrenó en Brno bajo la dirección del mítico director Václav Neumann. El Acto III, por encargo del propio Janáček fue orquestado por Oskar Chlubna, alumno suyo. Su libreto narra las aventuras de la amazona Šárka, una suerte de vaquiria bohemia y su grupo de vírgenes guerreras que vengan sin piedad a los hombres que les faltan al respeto. Finalmente, su amor por el héroe Ctirad desembocará en una tragedia.

Considerada por los especialistas como una pequeña obra maestra de poderoso y seductor desarrollo musical, Šárka, inauguró el trabajo para la escena de Janáček, revalorizado hoy cono uno de los patrimonios musicales más singulares, ricos y autónomos de todo el siglo XX y contribuyó al nacimiento de la ópera nacional checa. Diez años después que Janáček, otro compositor checo, Zdeněk Fibich, compuso otra ópera sobre la misma leyenda que, asimismo, en 1875 inspiró a Smetana uno de los seis poemas sinfónicos de su mosaico musical checo “Mi patria”.

Por su parte, “Cavalleria Rusticana” –que esta vez vuelve al Teatro de la Maestranza sin su compañera habitual de programa, “I Pagliacci”, de Leoncavallo- escrita originalmente para un concurso, es la más popular de las 15 óperas de Mascagni, que nunca igualó este éxito –al contrario que Janáček con “Šárka”- y narra, con la crudeza del verismo naturalista, una conocida historia de amor, celos, muerte y honor durante un día de Pascua en la Sicilia del siglo XIX. La obra es célebre por un hermoso “Intermezzo” usado frecuentemente por el cine. Mientras que “Šárka” apenas llega a los escenarios líricos –sólo 3 funciones entre 2005 y 20010- Cavalleria… se mantiene como uno de los títulos indiscutibles del repertorio.

La dirección escénica de Olmi, reforzada por la escenografía del escultor Arnoldo Pomodoro, de gran prestigio en Italia, contrapone la desolación, el contraste y la violencia solar de la luz de Sicilia con la tenebrosidad del bosque bohemio poblado de leyendas y seres mitológicos. La crítica internacional, que aplaudió el estreno de la producción en La Fenice de Venecia en 2009, resaltó la brillantez de una puesta en escena con un tratamiento cercano al oratorio.

Con dirección musical de Stefano Ranzani (Milán) -que ha sido director musical del Teatro Vincenzo Bellini de Catania y es una batuta habitual en los fosos de los grandes teatros líricos del mundo- al frente de la ROSS y el Coro de la Asociación de Amigos del Teatro de la Maestranza, Christina Carvin y Mark S. Doss (Šárka) y Dolora Zajick, una de las grandes “mezzos” de la actualidad y José Ferrero –gran Siegmund en“La Valquiria” de la temporada pasada- en “Cavalleria” protagonizan un intenso programa doble de excepcional y notable singularidad musical.

ŠÁRKA

 

©2012 Danza Ballet