Hacia arriba

Danza Ballet

#

Paul Taylor Dance Company (III y final)


1 julio, 2012
Imprimir

colaboradores  Paul Taylor Dance Company (III y final)


Les Étés de la Danse

Tras la función de clausura de la presentación de la Paul Taylor Dance Company en Les Étés de la Danse, el pasado 28 de junio en el Teatro Nacional de Chaillot en París, que era la tercera ocasión en que veía a la compañía, una sensación de tristeza, de cierta manera, se instaló en quien firma esta reseña: ¿no más estos radiantes bailarines, que tanta energía exultan, conducidos por esa “Weltanschauung” no menos radiante del maestro, el coreógrafo Paul Taylor?

No dudo que los balletómanos –digo, balletómanos- parisinos se hayan precipitado cada noche al Teatro de Chaillot, desde que la compañía abrió Les Etés de la Danse 2012 el 19 de junio, para no perderse ni una obra de las trece presentadas, en un programa diferente cada vez. Un semejante regalo coreográfico, cuando no suelen abundar cada día los “grandes” (de hecho, Merce Cunningham, como Pina Bausch, han muerto, o el propio Roland Petit; y William Forsythe –con la excepción de “Rearray” que creó no hace mucho para su musa Sylvie Guillem- ha derivado hacia otro “periodo”), se recibe casi como un don de cielo.

Se comenzó con “Mercuric Tidings” (opus 76, 1982), que utiliza extractos de las dos primeras sinfonías de Franz Schubert. Se trataba de un estreno en París. En la misma línea de “Aureole”, “Roses” y “Esplanade” –es decir, una comunión en definitiva “clásica” con la música-, “Mercuric Tidings” es la más balletística de todas. Hasta el punto que pudiera ser una “cita”, especialmente en lo que se refiere a las posiciones de los brazos. De nuevo, la vivacidad y la rapidez -¿como el mercurio?- de Paul Taylor, y esa propulsión constante hacia un centro de felicidad perenne. En ocasiones, la rapidez es demoníaca. Saltan, se alínean en maravillas plásticas, y dan todo de sí estos bailarines. Como ya he hecho previamente, menciono a todos los intérpretes, pues no hacerlo, tratándose de esta compañía en la que cada uno brilla a su manera, sería injusto: Michael Trusnovec y Amy Young (resplandecientes, ambos), Robert Kleinendorst, Michelle Fleet, Parisa Khobdeh, Sean Mahoney, Jeffrey Smith, Eran Bugge, Laura Halzack, Jamie Rae Walker, Michael Apuzzo, Aileen Roehl y Michael Novak.

colaboradores  Paul Taylor Dance Company (III y final)

“Gossamer Gallants”, Francisco Graciano y Michael Apuzzo ©Tom Caravaglia

colaboradores  Paul Taylor Dance Company (III y final)

“Gossamer Gallants”, Heather McGinnley y Michael Novak ©Tom Caravaglia

Durante 24 minutos, los bailarines salen y entran sin cesar, solos, en dúos, o en grupos, con una velocidad característica. Es el “sello” del estilo de escritura de Paul Taylor.

También en estreno en París, “Gossamer Gallants” (opus 135, 2011), es de un humor irresistible. Sumergido en el mundo de los coleópteros, Paul Taylor muestra, durante 19 minutos, como los tábanos quieren seducir a las luciérnagas. Como exergo, una frase del escritor norteamericano Herman Melville: “The nocturnal radiance of the fire-fly is purposely intended as an attraction to the opposite sex…some insect Hero may show a torch to her gossamer gallant”. “Gossamer gallant”: coleóptero enamorado…Pero el resultado de la seducción de los machos, tan seguros de sí, no es el esperado: son las hembras quienes se alzan con la conquista y el dominio sobre sus supuestos “conquistadores”, no sin antes atemorizarlos. Vieja metáfora del “cazador cazado”, que Paul Taylor usa no tanto para los insectos sino para los humanos. La música utilizada remite a fragmentos de la ópera “La novia vendida” del checo Bedrich Smetana. Y sí, el tema puede ser un tanto “ingenuo” a estas alturas, hay que reconocerlo, pero Paul Taylor logra esquivarlo gracias al virtuosismo y a ese humor que es otra manifestación de su espíritu luminoso. Los intérpretes fueron: Trusnovec, James Samson, Fleet, Mahoney, Eran Bugge, Francisco Graciano, Halzack, Jamie Rae Walker, Apuzzo, Novak y Heather McGinley.

Para cerrar, “Esplanade” (opus 61, 1975), sobre música de dos conciertos de Johann Sebastian Bach, una obra maestra de Paul Taylor, a la que ya me he referido pues se incluyó en el programa de apertura el 19 de junio. En esta ocasión, se interpretó por el mismo elenco.

Cuando Michelle Fleet al final se queda sola, y abre los brazos en un gesto que puede asumirse como ofrenda y entrega, en exaltación sosegada y segura, es acaso el resumen y el símbolo de este arte de la vida que representan la obra de Paul Taylor y sus bailarines.
 

 

colaboradores  Paul Taylor Dance Company (III y final)

“Mercuric Tidings”, Laura Halzack y Robert Kleinendorst ©Tom Caravaglia

  ©2012 Danza Ballet

00034

Ballet de la Ópera de París Lección de danza. Si bien en los últimos años el Ballet de la Ópera de París optó por incorporar un lenguaje coreográfico de vanguardia que, en ocasiones, dio la impresión de que los bailarines estaban perdiendo su tiempo –y, sobre todo, su entrenam...
Jérôme Bel – Un documental danzario-teatral   Jérôme Bel : « Cédric Andrieux » Un documental danzario-teatral Jérôme Bel es un coreógrafo francés, uno de los principales exponentes de la denominada « ...
Jonathan Nott dirige la Deutsche Symphonie Orchester Berlin El violín mágico de Tetzlaff Para el británico Jonathan Nott, director de la Sinfónica de Bamberg, es esta una velada muy especial, porque dirige por primera vez a la Deutsche Symphonie Orchester Berlin este domingo 16 de enero de 2011 en la gran sa...
Polina es “Giselle” absoluta Es un gran acontecimiento!!! La exquisita primaballerina Polina Semionova regresa triunfante este  viernes 11 de diciembre de 2014 al Staatsballett Berlin, tras dos años de ausencia, para encarnar,  por ahora como artista invitada, a "Giselle", la t...
Danseurs Chorégraphes 2013. Ballet de la Ópera de París Cada un par de años, más o menos, el Ballet de la Ópera de París presenta los espectáculos “Danseurs Chorégraphes”. En treinta años, trece citas han tenido lugar. La última fue hace dos años. La actual, la edición 14, se escenificó en el Anfiteatro d...
Velada de ballet Old, New, Borrowed, Blue, en el Musiktheater im Revier de Gelsenkirchen Lo primero que impacta cuando se abre el telón es la gigantesca pantalla escenográfica (John Otto) semicircular y semitransparente de color arena que se abre ante nuestros ojos como un túnel del tiempo. A su lado comienzan a danzar los intérpretes; p...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM