Rodolfo Mederos y su trío fascinan a Berlín en su debut en la Staatsoper

El maestro argentino Rodolfo Mederos (descubierto por Astor Piazzolla en la década de 1960 y marcado por la legendaria orquesta de Osvaldo Pugliese) abre con notas muy sentimentales la velada de tango de este viernes 9 de octubre en la Staatsoper/Schiller-Theater de Berlín, interpretando en una íntima intervención solística con su bandoneón: “Nunca tuvo novio”, un tango clásico de Agustín Bardi, de carácter sencillo y tierno, al mejor estilo de una romanza.

Con cada nota, el “fueye” de Mederos exhala melancolía, emoción. La forma de transmitir su arte es apacible, profunda y de gran refinamiento. Si bien no hay canto esta noche aquí, las dulces quejas de su instrumento nos traen en emotiva evocación la entrañable letra de Enrique Cadícamo: “Pobre solterona te has quedado/sin ilusión, sin fe…/Tu corazón de angustias se ha enfermado (…)”.

Inmediatamente después el trío aborda de lleno el programa con gran brío y ajustado ritmo con otros cuatro hermosos títulos: “Cada vez que paso”, una composición de deliciosa sensibilidad de Mederos, “Don Goyo”, un viejo tango de gran belleza de Luis Bernstein, “Gran Hotel Victoria”, una pieza de perdurable encanto desde que Feliciano Latasa la editara en 1906 en Córdoba (Argentina), “Romance de barrio”, un tango-vals de Aníbal “Pichuco” Troilo (para el que Homero Manzi escribiera una letra muy sentimental: “Primero la cita lejana de abril,/ tu oscuro balcón, tu antiguo jardín./ Más tarde las cartas de pulso febril / mintiendo que no, jurando que sí (…)”.

La formación, en la que destacan también excelentemente el guitarrista Armando de la Vega y el contrabajista Sergio Rivas, continúa el recital con dos piezas cuyas versiones originales han caído injustamente en el olvido y que Mederos rescata con gran pureza y sensibilidad: “La biblioteca”, de Augusto Pedro Berto, un bandoneonista de comienzos del siglo XX, autor de un método para el estudio de este instrumento, que integró un trío de larga actuación con el uruguayo Francisco “Pirincho” Canaro (violín), y “El caburé”, un tango profundamente seductor por su ritmo y sus fuertes trazos melódicos, compuesto por Arturo Vicente de Bassi, cultivador de la línea “criollista” en este género musical rioplatense (junto con Bardi y “Pirincho”) que rinde homenaje al personaje galanteador, conquistador irresistible de mujeres (caburé, en la jerga local, por extensión del nombre del ave rapaz, cuyas plumas son codiciadas como amuleto para la buena suerte).

La visita de Mederos a Alemania coincidió hace cuatro días (el 5 de octubre) en Francfort con la de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner para participar en la inauguración de la Feria Internacional del Libro que este año cuenta con Argentina como invitado especial. El trío tocó en la Alte Oper de esa ciudad, en una función de gala (a la que no asistió la jefa de Estado) junto con Daniel Barenboim (“Impromptus”/Franz Schubert), director general de la Staatsoper de Berlín.

El maestro venía además de Barcelona, donde en la Casa América de Cataluña estrenó a
finales de septiembre obras que compuso sobre textos del poeta argentino Juan Gelman. Entre ellas figura “Cada vez que paso” que interpreta al inicio de esta velada, y “Cerezas”, que introduce ahora con su peculiar estilo extremadamente sensible de ejecutar el bandoneón.

Le sigue un chamamé en el programa, “Merceditas”, un título tradicional de Ramón Sixto Ríos, que Mederos inicia muy delicadamente con compases de tango para irse introduciendo con mucha suavidad y exquisitez en el ritmo vivo de esta música folclórica del noreste argentino.

Ya en la parte final, viene “Sur”, de “Pichuco”, tocado nota a nota impecablemente y con singular devoción por el bandoneonista y su trío. Mederos invita ahora al público a bailar dos clásicos: “El choclo” y “El porteñito”, de Angel Villoldo, uno de los padres del tango a finales del siglo XIX y comienzos del XX, un sabio autodidacta que supo transformar tanguillos españoles, cuplés y habaneras convirtiéndolos en la música típica del Río de la Plata.

Pero nadie se mueve de su asiento en el teatro. Por una parte, por timidez, pero por otro,
debido a la fascinación que ejerce Mederos con su instrumento, und “doble A” (Alfred Arnold/Carlsfeld/Alemania) de 1929, con cuyos suaves sonidos y esa personalísima manera de ejecutarlo hipnotiza a los espectadores.

“Canaro en París”, el tributo a “Pirincho”, radicado desde muy niño (a finales del XIX) con su familia en Buenos Aires, que rinden los argentinos Alejandro y Domingo Scarpino y Juan Caldarella, el tango más conocido de estos tres músicos y compositores; “Adiós Nonino”, el clásico moderno de Piazzolla, en otra intervención de Mederos como solista; y “Milonga de mis amores”, de Pedro Laurenz, creador de una peculiar escuela de interpretación del bandonéon, en una ejecución vibrante y de enorme tensión emocional del Trío cierran esta velada entre aplausos y merecidas aclamaciones de un público berlinés que seguramente hubiera permanecido hechizado mucho más allá de esta hora y media que duró el recital.

 

Berlín, 09/10/2010 – Teatro Staatsoper Berlin en el Schiller-Theater (sede provisional de la Staatsoper de Berlín, mientras duren las obras de remozamiento en su sede del bulevar Unter den Linden). Rodolfo Mederos y su trío. Rodolfo Mederos (bandoneón), Armando de la Vega (guitarra), Sergio Rivas (contrabajo). “Nunca tuvo novio” (Agustín Bardi/Enrique Cadícamo). “Cada vez que paso” (Rodolfo Mederos), “Don Goyo” (Luis Bernstein), “Gran Hotel Victoria” (Feliciano Latasa), “Romance de barrio” (Aníbal Troilo/Homero Manzi), “Sucede que…” (Rodolfo Mederos), “La Biblioteca” (Augusto Berto), “El caburé” (Arturo de Bassi), “Cerezas” (Rodolfo Mederos), “Merceditas” (Ramón Sixto Ríos), “Sur” (Aníbal Troilo), “El choclo” (Angel Villoldo), “El porteñito” (Angel Villoldo), “Canaro en París” (Alejandro y Domingo Scarpino/Juan Caldarella), “Adiós Nonino” (Astor Piazzolla). 100% del aforo.


 

Rodolfo Mederos y su trío transform

 

Juan Carlos Tellechea (Berlín)
*Periodista y crítico, nació en Montevideo/Uruguay, se formó en la Universidad de la República Oriental del Uruguay y en la Escuela Latinoamericana de Periodismo, reside en Alemania desde 1980 (primero en Bonn, desde 1999 en Berlín) y colabora con numerosos medios de comunicación de Europa, Estados Unidos e Iberoamérica. 

 

en Danza Ballet

Sotheby’s Londres

Subastan instrumentos musicales en Sotheby’s Londres

© 2005 – 2010 Danza Ballet
 

00034