El Staatsballet de Berlín rechaza a Sasha Waltz

El Ballet de Berlín rechaza a Sasha Waltz como nueva directora.

La compañía del Ballet Estatal de Berlín rechazó este lunes en una petición pública el nombramiento de la coreógrafa Sasha Waltz como codirectora junto con el director del Real Ballet Sueco, Joahnnes Öhmann.

Waltz es representante de la danza-teatro y con ello no es la adecuada para dirigir un ballet clásico, escribieron en su petición en Internet, que cuenta ya con más de 2.093 firmas.

El nombramiento amenaza con dañar la fama del Ballet Estatal como una compañía de ballet reconocida mundialmente, agregaron.

“Por desgracia, el nombramiento es comparable al nombramiento de un entrenador de tenis como entrenador de fútbol o un director de museo como director de orquesta”, indicaron en la petición colgada en el portal change.org.

La decisión del alcalde de Berlín, Michael Müller, y del secretario de Estado de Cultura, Tim Renner, muestra su “completa ignorancia” de las tradiciones y del desarrollo dentro del baile y, en especial, dentro del ballet, explicaron los cerca de 90 miembros del ballet.

Müller y Renner anunciaron la pasada semana el nombramiento de Waltz y Öhman, como sucesores del español Nacho Duato al frente de la dirección del Ballet Estatal de Berlín para la temporada 2019/2020. Waltz continuará dirigiendo, además, su compañía “Sasha Waltz & Guests”.

“Respetamos el gran talento artístico de Sasha Waltz”, afirmó Elinor Jagodnik, miembro de la junta directiva del Ballet de Berlín. La danza-teatro moderna, como la que realiza con éxito Waltz con su compañía, y el ballet clásico son, sin embargo, dos cosas diferentes, indicó.

En su opinión, el anuncio realizado con tanta antelación en medio de la campaña electoral de Berlín tiene menos que ver con el arte y más con la política. Asimismo, ven la codirección como algo inadecuado.

“Debería haber un único candidato con una clara visión artística y con la experiencia necesaria”, afirmaron los bailarines en la petición, en la que reclaman la creación de una comisión para encontrar al director general para la compañía.

El Staatsballet de Berlín rechaza a Sasha Waltz como sucesora de Nacho Duato en su dirección.