Hacia arriba

Danza Ballet

#

Staatsballett Berlin, Franz Schubert

16 junio, 2008
Imprimir

colaboradores  Staatsballett Berlin, Franz Schubert

Con o sin tutú.

Ese fue el título de una triple entrega en la Staatsoper Unter den Linden del Staatsballett Berlin que dirige Vladimir Malakhov, “With/out tutu”, con/sin tutú, en referencia al: “medio-tutú”, diría yo, por su cuasi carácter “paródico”, que es ese en plato de “The Vertiginous Thrill of Exactitude” de William Forsythe; a dónde no hay tutú, en el estreno mundial de “Courting the Invisible”, de la norteamericana Jodie Gates; y a dónde sí lo hay, incluso en neta aproximación al original decimonónico, pero donde la intención es claramente paródica, en el estreno en Alemania de “Bruch Violin Concerto no.1” (1987) del norteamericano Clark Tippet, fallecido en 1992.

Ya “The Vertiginous…” (1996), sobre el Allegro vivace de la Sinfonía no. 9 de Franz Schubert, se va haciendo un “habitué” en la programación, aquí y allá…Sí, es emblemático de ese gran período de Forsythe, un cierto apogeo, y el público siempre responde a sus tempos brillantes e intensos.  Adecuada la comprensión del estilo forsythiano por sus intérpretes (por cierto, el Staatsballett Berlin reafirma mejor su nivel en cada ocasión), especialmente Elena Pris y Dinu Tamazlacaru.

El “sin tutú”, “Courting the Invisible”, de Jodie Gates ( ex-Joffrey, ex-Forsythe, que ha presentado varias obras en compañías norteamericanas), hace el mejor uso de la música (varias composiciones de Mendelssohn-Bartholdy y Fanny Hensel- Mendelssohn), sutilmente bella, en lo que se pretende un trabajo “caligráfico” entre la partitura y el movimiento, eminentemente abstracto, desde luego, pero donde, sin embargo, una expresividad que no es vacía sino plena de emoción, situaría este título en un terreno “medio”, incluso confuso para cierta parte del público –esa que se obsesiona con “lo que se cuenta”, todavía a estas alturas del partido- , debido a la excitación sensual (strictu sensu) que provoca. No obstante, es estructuralmente limpio, dominado por una dinámica elocuente, que alcanza su clímax sobre todo en las mujeres, aunque hacia el final Gates demostró que también puede coreografiar para los hombres. Tres parejas de solistas (donde sobresalen Nadja Saidakova y Michael Banzhaf) alternan entre ellas, y con un pequeño corps de ballet mixto, a veces con solos, en lo que es sin duda una visión coreográfica refinada: es como un guante suave y sinuoso a la música. Gates entiende de qué trata la coordinación de líneas, insiste mucho en las piernas, los pliés y las cargadas, y sin embargo nada acusa como excesivo sino como lo justo.

El “con tutú”, “Bruch Violin Concerto no. 1” del malogrado Tippet, contrasta con el Forsythe que abre el programa, aun si ambos en principio remiten al mismo “lenguaje clásico”, mientras que en Gates éste es sólo un “modo de empleo”. Como sabemos, Forsythe lo analiza y lo “deconstruye”, lo cual es “serio”. Tippet, en cambio, se burla de él, aunque con un amor que si no es infinito, al menos es suficiente para que el pastiche conquiste en su ingenuidad abrumadoramente conocedora, que no obstante, debido a su diafanidad, tiene la virtud de comunicar con todo el público, que delira. Es un supremo tejido de ironía, particularmente evidente en los “lifts” metamorfoseados, en el trabajo de los pies, en el tono que le otorga a las figuraciones del corps de ballet. La música del popular concierto de Max Bruch, en las fronteras del Kitsch romántico, sino es que lo es del todo, no podía ser mejor opción para explayar lo  “tremebundo” de ciertas convenciones del “estilo clásico”, pero con tanta elegancia que la coreografía suaviza incluso a la partitura. Lástima que Tippet murió tan pronto.

colaboradores  Staatsballett Berlin, Franz Schubert
Wit Out – Photo Enrico Nawrath
colaboradores  Staatsballett Berlin, Franz Schubert
Wit Out – Photo Enrico Nawrath

colaboradores  Staatsballett Berlin, Franz Schubert

Wit Out – Photo Enrico Nawrath

© 2008 Danza Ballet

 

Béjart y Polina embrujan a Berlín Es un jugada de ajedrez magistral la de Nacho Duato, nuevo director del Staatsballett Berlin, este fin de semana (viernes 17 al domingo 19 de octubre) sobre el escenario de la sala de conciertos Tempodrom de la capital alemana, abarrotada de público....
Entrevista con Vladimir Malakhov para Danza Ballet Vladimir Malakhov se queda en Berlín El director general saliente del Staatsballett Berlin, Vladimir Malakhov, seguirá viviendo y  trabajando en la capital alemana para intensificar su presencia internacional a través de la  fundación que lleva su n...
colaboradores  Staatsballett Berlin, Franz Schubert

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM