Svetlana Zakharova, cara del ballet ruso en todo el mundo

Desde el Mariinsky hasta el Bolshoi y La Scala, Svetlana Zakharova es la cara del ballet ruso en todo el mundo. Habló con Valentina Bonelli de RBTH sobre su carrera, su familia y la política rusa.

Culture. Valentina Bonelli (Aug 13 2012).

¿Ha cambiado mucho el ballet ruso durante su tiempo en el escenario y en la política?

Svetlana Zakharova: El mundo ha cambiado mucho, pero nada ha cambiado en el ballet ruso. Más bien, es el público el que es diferente: todavía tienes a tus aficionados, por supuesto, que vienen a ver a sus bailarines favoritos, pero ahora hay mucha gente solo para un poco de entretenimiento ligero o porque es lo mejor, un lugar para ver y ser visto, y tal vez mostrar algo de ropa de diseñador y joyas. Para aquellos que vienen a experimentar algo nuevo, espero que algo de mi arte se quede con ellos. Eso solo me haría muy feliz. Me gusta la idea de que todas las personas se vistan para el espectáculo, ya que es un evento importante, de la misma manera que nos preparamos para nuestra audiencia. Es una especie de intercambio mutuo. Pero hay algo nuevo: el Teatro Bolshoi finalmente ha vuelto a abrir después de seis años de renovaciones. Desde entonces, el interés del público, tanto ruso como internacional, ha aumentado enormemente. Incluso nuestros políticos, incluido el presidente, a menudo pueden ser vistos allí. Pero lo mejor para nosotros, como bailarinas, era volver y bailar en el escenario de nuevo. ¡Es tan grande y cómodo! Para mí es el teatro más bello del mundo.

RBTH: Has jugado todos los roles en el repertorio clásico. ¿Cómo los haces diferentes y los mantienes vivos cada noche?

S.Z .: Eso es correcto. Ahora puedo decir que he bailado todos los ballets y en casi todas las versiones. Tal vez lo que los hace diferentes, para mí y para la audiencia, es lo que sucede en mi vida: las nuevas emociones me condicionan durante los ensayos, y durante el espectáculo explotaron con la fuerza de la experiencia. Como en Giselle, la bailé por primera vez cuando tenía solo 17 años. Como no sabía nada sobre el amor y la traición en aquel entonces, mi maestra tenía que decirme qué hacer. Ahora vivo este ballet gracias a mi experiencia. Será lo mismo para L’histoire de Manon, que volveré a hacer, diez años después de su debut en el Mariinsky. No puedo esperar para hacer mi debut en Eugene Onegin, que abrirá en el Bolshoi el próximo año: será la primera vez que interprete a Tatyana, otro de esos papeles dramáticos que amo, donde puedo. entrar en ella a través de mi sensibilidad.

RBTH: ¿Te interesa la danza contemporánea?

S.Z .: Mucho, aunque no he tenido muchas oportunidades de entrar. Mi sueño es trabajar con coreógrafos como William Forsythe, por ejemplo: fui a ver a su compañía en abril pasado y me impresionó la forma totalmente experimental en que trabaja. Vino a verme bailar recientemente en La Scala, en Milán, y se habló de que se me había ocurrido algo. Pero no hay nada definido en este momento. Mientras tanto, seguiré buscando coreógrafos que sean adecuados para mí, los que pueden crear composiciones a mi medida. Recientemente realizó un pas de deux muy exitoso en el Bolshoi llamado Distant Cries por el taiwanés-estadounidense Edwaard Liang, con música de Albinoni.

RBTH: ¿Te sientes tentado a probar otras formas de arte?

S.Z .: Tendría que ser algo completamente diferente de la danza, que es todo lo que sé hacer. Pero debo admitir que el cine podría tentarme: si me ofrecieran una buena película, posiblemente sobre ballet, creo que la aceptaría. De manera más realista, me gustaría actuar en un espectáculo combinado de música y danza con mi esposo. Creo que atraería a un público más amplio, a los fanáticos de ambas disciplinas.

RBTH: ¿Por qué decidiste dedicarte a la política?

S.Z .: Quería ayudar a facilitar el estudio de la danza y enseñar a las personas sobre cómo viven los bailarines profesionales. Estoy muy orgulloso de haber patrocinado un proyecto de ley que permite a los estudiantes de las academias de arte, no solo de las academias de baile, asistir a escuelas integradas comunes. No fue fácil enfrentar toda esa burocracia y debo decir que habría hecho más. No volví a postularme para la reelección, en parte porque estaba embarazada en ese momento.

RBTH: ¿Cómo ha cambiado tu vida desde que te hiciste madre?

S.Z .: El nacimiento de Anna fue el evento más importante de mi vida, que ha cambiado mucho desde entonces. Incluso mis pensamientos son diferentes: es sorprendente que las cosas que solían llamar mi atención no fueran tan importantes ahora. Por supuesto que sigo trabajando, y mucho más que antes, pero todo gira en torno a mi pequeña niña: el propósito de mi vida ahora es que ella sea feliz. Si no fuera por mi madre, que cuida a Anna a tiempo completo e incluso viene con nosotros cuando estoy de gira, no habría vuelto al escenario tan pronto, solo tres meses después de dar a luz. Siempre he apreciado todos los sacrificios que mi madre ha hecho por mí y la forma en que me educó, ¡y hoy creo que debería haber un monumento para todas las madres!

RBTH: Todo en tu vida, tanto artística como personalmente, parece perfecto. ¿Qué es lo que el futuro tiene para ti?

S.Z .: No es así: he tenido momentos difíciles, pero ya pasaron y no quiero recordarlos ni hablar de ellos. En lo que respecta al futuro, realmente no pienso en ello. Quiero vivir hoy, en el presente. Nunca pienso en el mañana. No tiene sentido, solo Dios sabe lo que nos espera.

Todos los derechos reservados por Rossiyskaya Gazeta.

Svetlana Zakharova: “He tenido momentos difíciles, pero ya pasaron y no quiero recordarlos ni hablar de ellos”. Fuente: Anders Brogaard