Ida Rubinstein (1885-1960)

A Rubinstein nunca se le confirió la importancia de ser una bailarina de primera línea, ya que había comenzado sus estudios a una edad tardía, sin embargo, tenía una enorme presencia fuera y dentro de la escena, y un talento para crear y conjugar danza y drama.

Fokine, viendo su talento y su impactante presencia, compone para ella «Salomé», un baile completamente audaz para la época, en la que Rubinstein al final de la danza de los siete velos, quedaba totalmente desnuda. Esta danza fue realizada solamente una vez, ya que los censores la prohibieron rápidamente.

Leer más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies