Hacia arriba

Danza Ballet

#

Un Corsaire glorioso

16 enero, 2008
Imprimir

colaboradores  Un Corsaire gloriosoLuego de que en enero de 2007 el Bayerisches Staatsballett presentara su “reconstrucción” del “original” de “Le Corsaire” de Marius Petipa, el Ballet Bolshoi hizo la suya en junio siguiente, que ahora he visto en la temporada de la gran compañía rusa a principios del año en la ”Ópera Garnier" de París.

Escribe colaboradores  Un Corsaire glorioso Isis Wirth desde París

Luego de que en enero de 2007 el Bayerisches Staatsballett presentara su “reconstrucción” del “original” de “Le Corsaire” de Marius Petipa, el Ballet Bolshoi hizo la suya en junio siguiente, que ahora he visto en la temporada de la gran compañía rusa a principios del año en la ”Ópera Garnier" de París.

La “reconstrucción” ha sido efectuada por Alexei Ratmansky, director del Ballet Bolshoi, y Yuri Burlaka (especialista en esta faena arqueológica), en tanto las nuevas coreografías que debieron ser añadidas corrieron a cargo de Ratmansky.

colaboradores  Un Corsaire glorioso


Le Corsaire – Interprètes: Ballet du Théâtre Bolchoï – Photos Sébastien Mathé.


En tanto la música en la versión de Munich es acreditada a Adolphe Adam, Lèo Delibes, Cesare Pugni, Riccardo Drigo y el príncipe von Oldenburg, la del Bolshoi sólo menciona a Adam, aunque con el asterisco de que hay “préstamos” de los anteriores compositores, más Albert Zabel y Julius Gerber.


Ambas versiones remiten a la ·última puesta en escena firmada por Petipa en 1899 para el Mariinsky de San Petersburgo, y tanto una como la otra bebieron en la notación Stepanov, vía la colección de Nicolás Sergueiev conservada en Harvard. Solamente un tercio de la coreografía original de Petipa existe en esa notación. De ahí lo nuevo que tuvo que ser coreografiado por Ratmansky en el caso del Bolshoi, y por Ivan Liska para Munich.

Pero la producción del Bolshoi es más acendrada. De entrada, el vestuario de Elena Zaitseva sobre las maquetas originales (Evgueni Ponomarev) de 1899, mientras que la escenografía de Boris Kaminski se basa en los dibujos de  Andreas Roller para el decorado de la primera representación de “Le Corsaire” en 1858 en San Petersburgo. Lejos de parecer “old-fashioned” el resultado, le proporciona un gusto de “autenticidad” convenientemente moderno que es delicioso.

colaboradores  Un Corsaire glorioso


Le Corsaire – Interprètes: Ballet du Théâtre Bolchoï – Photos Sébastien Mathé.


Respecto de cómo interpretaron el libreto –incluso si Munich y Moscú trataron de remontarse más que posible a las fuentes del origen- , hay diferencias en lo que concierne al orden de las escenas según transcurren los actos –sobre todo, en el segundo y el tercero- que son tres con un epílogo (“coincidencia”, desde luego, del naufragio). Dos horas y 45 minutos, ¡sin los intermedios!, por el Bolshoi, mientras que 110 minutos en Munich.


La cuestión de las “reconstrucciones” es algo tan impalpable y delicado como el ballet mismo. ¿Cuál es el sentido de un trabajo “arqueológico” con los ballets del siglo XIX  que desde entonces no se han representado?

colaboradores  Un Corsaire glorioso


Le Corsaire – Interprètes: Ballet du Théâtre Bolchoï – Photos Sébastien Mathé.


“Reconstrucción” significa sino hacer decisiones. Fuera de la escena del “Jardín animè”, los pasos anotados no indicaban la música correspondiente. En el “Jardín…”, además, se indicaban los movimientos exactos de la parte superior del cuerpo y los brazos. Si bien ya en Munich pude disfrutar de esta escena en tanto “reconstrucción” la menos sin comillas, con el Bolshoi es el apogeo, ese “nirvana” del ballet. De hecho, es la visión del paraíso que Petipa se propuso. Es la más grande creación de Petipa junto con la escena de las Sombras de “La bayadera”. A agradecerle al Bolshoi haberla restituido en todo el apoteosis de su paradigma.


Del mismo modo que en Munich, el “pas de odalisques” remite al “original” de Petipa anotado. Pero la preponderancia de la asunción del Bolshoi se manifiesta en la superior comprensión del estilo, y, naturalmente, en la cabalidad técnica de los bailarines.

¿Qué hay con el famoso pas de deux? SÍ, sabemos que no es Petipa, que es soviético. (En realidad, fue en 1915, tras la muerte de Petipa, que se coreografió como “pas d’action” para tres bailarines.) Se mantiene ése que conocemos generalmente, porque el teatro es un ente vivo, y no una eterna búsqueda filológica.

Además de haber “revelado” a Petipa –en el sentido, repito, en que el ballet tiene su propia vida- , “Le Corsaire” del Bolshoi se apunta otros tantos con el particular poder teatral de la producción. La mímica es clara, consecuente, casi sin falla en todos los intérpretes, pero lo esencial es la concepción, que fluye convincentemente. Una puesta fascinante, y gloriosa.

La Medora de Svetlana Lunkina fue fina, precisa, con la gran clase de la “ballerina”, y bate plásticamente los fouettès. Serguei Filin es un Conrad de brío y fuste, sólo que después de ver a Carlos Acosta en el rol, especialmente en el pas de deux, cualquier otro palidece.

colaboradores  Un Corsaire glorioso


Le Corsaire – Svetlana Lunkina avec Alexeï Loparevitch – Photo M. Logvinov


Lamentablemente, Natalia Osipova, la personalidad más atractiva que posee el Bolshoi hoy por hoy, no debuto en el rol de Medora. Tuvimos que contentarnos con verla en el “pas de odalisques”. Aún así, ¡qué rayo de luz! Borra cualquier otra presencia. Es en sí misma una energía distinta. ¡Y qué ballon, qué giros tan despampanantes y expresivos!


El otro prodigio del Bolshoi, Ivan Vassiliev, deslumbró en el “pas de esclave”, con un virtuosismo inusitado en la variación.

Sin dudas, esta puesta de “Le Corsaire” quedará como un referente.

Escribe colaboradores  Un Corsaire glorioso Isis Wirth desde París

00034

Un tatuaje nazi sacude al Festival de Bayreuth El festival wagneriano de Bayreuth (Baviera, sur de Alemania) abrirá la presente temporada el próximo miércoles 25 de julio con el bajo-barítono surcoreano Samuel Youn en el papel protagonista de El holandés errante, suplantando al ruso Evgeni Nikiti...
William Forsythe. Ballet de la Ópera de Lyon   El des-hacedor/hacedor del código académico. Si bien hoy por hoy coreógrafos « interesantes » no faltan, constatar que “el” William Forsythe del periodo del Ballet de Frankfurt no sólo pu...
Alberto Alonso y el ballet Carmen Suite Una mujer inolvidable para Alberto Alonso. Plisetskaya precisa el personaje más cerca del que ideara Merimée, que el de la ópera. "Carmen Suite" (como se titula el ballet), no es acerca de la vida de Carmen, sino de como ella la vive.", añade Pliset...
El Greco en Toledo: tan cerca del cielo Desde las estrechas callejuelas del casco antiguo de Toledo, El Greco, en su ensoñación, logró ir al encuentro de la luz celestial que inunda sus cuadros y extasiarnos hasta hoy con los fulgurantes colores de sus imágenes. La histórica ciudad Imperia...
Sigfrido en la Staatsoper Berlin Daniel Barenboim, el gran héroe de Sigfrido en la Staatsoper Berlin Sala abarrotada de público esta tarde del 3 de octubre de 2012, día en que se conmemora la  reunificación de Alemania, para presenciar en el teatro de la Staatsoper de Berlín (actua...
Falleció Dietrich Fischer-Dieskau   Dietrich Fischer-Dieskau, considerado uno de los mayores barítonos del siglo XX, falleció  este viernes 18 de mayo en su casa del lago de Starnberg (Baviera, sur), poco antes de cumplir 87 años,  comunicaron sus familiares. Fischer-Dieskau, ...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies