Hacia arriba

Danza Ballet

#

Un Lago digno

4 enero, 2008
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


colaboradores  Un Lago digno “El lago de los cisnes” en la versión del norteamericano Ray Barra, hecha para el Bayerisches Staatsballett en 1995, volvió a subir a la escena del Teatro Nacional de Baviera a finales de diciembre.

Sobre la original de Marius Petipa y Lev Ivanov, los cuatro actos se condesan en dos, con cuatro cuadros; o sea, los dos primeros actos del original en el primero de esta versión, y subsiguientemente.

Por colaboradores  Un Lago digno Isis Wirth (Munich)

La acción se ha trasladado a un reino prusiano en la segunda mitad del siglo XIX. La obertura se usa para un prólogo, con Siegfried, von Rothbart y Odette, que es innecesario. Se introduce el personaje de Charlotte, suerte de “amada” de Siegfried, más consistente psicológicamente que ese prólogo, especialmente por la interpretación de Ivy Amista.

colaboradores  Un Lago digno

Ensemble, photo Thomas Kirchgraber


Si no, la música del “Chaikovski pas de deux” de Balanchine –que pertenece, como se sabe, al tercer acto en la partitura de Chaikovski- se usa para el pas de six del primer acto, imbricado con el pas de trois de otras versiones. Las danzas de carácter del tercer acto se han reducido a tan sólo la “española”, la “rusa” y la “italiana”, o sea, los “napolitanos”, pero le falta justo el “carácter”.

Se optó para el vestuario –de John Macfarlane- de los cisnes en el segundo acto, con la excepción de Odette (en tuts moderno), por un cierto “original”, esto es, esa suerte de romántico pero hasta la rodilla, lo cual le confiere un sabor “auténtico”, que también explotó Barra estilísticamente en la coreografía de los ensembles blancos. Es lo m·s notable de la versión, nada trascendente aunque digna. A señalar, eso sí, el admirable peso otorgado a la Reina madre, que aquí hasta se llama Luisa, bien asumida por Silvia Confalonieri, y la introspectiva personificación de von Rothbart, más poderoso en cuanto menos evidentemente demoníaco, de la mano muy adecuada de Marlon Dino, cuya alta estatura y rasgos faciales son elocuentes para el rol.

colaboradores  Un Lago digno


Natalia Kalinitchenko (Odette) y Marlon Dino (von Rothbart). photo Thomas Kirchgraber


Lamentablemente no pude ver a la experimentada Natalia Kalinitchenko en el doble rol de Odette-Odile. En cambio, vi a Daria Sukhorova, que efectuaba su debut. Estos  y la crítica no hacen una buena pareja, pues lo que podemos acotar seria injusto. Como se podía esperar, la interpretación del Cisne blanco es la más difícil. Esa interioridad requiere de un fuste dado por el roce continuo con tal paradigma expresivo, a no ser que se dispare desde el principio a la excepcionalidad. Pero Sukhorova es una intérprete aquilatada, a la que no faltan condiciones de suavidad y de finura. La proyección de su Odile fue más acendrada y segura, pero no alcanzó a dominar los endiablados 32 fouettés.

colaboradores  Un Lago digno


Daria Sukhorukoa, rehearsal, photo Basti Arlt


Quien dio todo el tono de la obra fue Tigran Mikayelyan como Siegfried, a través de todos los actos, sin falla. No sólo comprende y revaloriza desde su propia sensibilidad al atormentado príncipe, sino que lo ilumina con una luz que no tengo dudas en denominar como ·única, o al menos lo suficientemente convincente y explícita como para que, en determinados instantes, eso que se aduce es el “misterio del teatro” se haya apoderado de nosotros, gracias a Mikayelyan. ¡El “Lago” fue Él! Es un intérprete curioso –amén de su pujanza técnica, especialmente en la elevación- porque no es un danseur noble, y sin embargo se adueña de este rol y creería que que de cualquier otro del repertorio clásico, con la misma frescura y magnetismo.

 
Es uno de los grandes pilares del Bayerisches Staatsballett, y de continuar en esa magnífica forma, creo que tiene por delante una maravillosa carrera en el ballet europeo. En pocas palabras, es un artista adorable, que me hizo amar el “Lago” como si lo viera por primera vez.

en Danza Ballet

La Sirenita es el propio Andersen

Hamburg Ballett: En busca de Parzival

Ballet de l'Opéra National de París

Bayerisches Staatsballett

© 2006 – 2009 Danza Ballet

00034

“La Ballerine et El Comandante” de Isis Wirth: Extractos en exclusiva "La Ballerine et El Comandante" de Isis Wirth Histoire secrète du Ballet de Cuba, de Isis Wirth, de pronta aparición en François Bourin Éditeur. Extractos del capítulo “Rouge Ballet” del libro La Ballerine et El Comandante. Lo más determinante f...
Tunga y sus esculturas sinfónicas Sinfonías. Sus esculturas son modernos poemas sinfónicos. "Tunga" (Palmares, Pernambuco/Brasil, febrero de 1952) es el nombre artístico de Antonio José de Barros Carvalho e Mello Mourão, arquitecto y urbanista, radicado en Río de Janeiro desde su juv...
Un nuevo libro: Cuban Ballet de Octavio Roca   CUBAN BALLET, por Octavio Roca, publicado por Gibbs Smith, Utah, editado y encuadernado en China. Este libro, en inglés, es una bella edición llena de páginas completas de fotos en colores, e innumerables retratos en bla...
La dama de las camelias: lágrimas y aplausos Ballet de la Ópera de París Si no existiera, hoy, la Ópera Garnier en París, el mito hecho letra de la “dama de las camelias” acaso sería más pálido. Marguerite Gautier (Marie Duplessis, su nombre real) amaba intensamente el teatro, e iba cada noch...
UN ESTRENO POCO SATISFACTORIO Muchos galardones ha ganado Christopher Wheeldon a través de su corta carrera como coreógrafo. Y decimos corta, porque  el afamado y reconocido Wheeldon solo cuenta 34 años de edad. Con 15 obras en su haber, compuestas par...
Bayerisches Staatsballett: Zugvögel, una metáfora del tiempo Se comienza con un viaje, guiado, al “bajo mundo” del teatro, a sus entrañas, tipo Orfeo en el infierno. Han “instalado” ahí numerosos esqueletos de pájaros, reminiscentes del célebre filme de Alfre...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies