Hacia arriba

Danza Ballet

#
La danza y el ballet

William Forsythe

9 mayo, 2007
Imprimir

colaboradores  William Forsythe

Sí, sí pueden.

Sí, sí pueden: han demostrado ser los instrumentos del pensamiento “lingüístico” del creador más pujante y casi imprevisible de la danza actual.

Más de lo mismo en el estreno de “Yes, we can’t” de William Forsythe, junto a sus bailarines, en la célebre Festspielhaus de Hellerau en Dresden. El “credo” de Forsythe aquí se proclama: lo que menos le interesa es una “estética”, pero sí en cambio hacer del movimiento – y ya mucho más allá del código del ballet – una teoría lingüística. Hay que decir que lo logra. Que pueda gustar o no, es secundario. Porque Forsythe no “experimenta”, sino que se sumerge dentro del movimiento en sí para “construirle” –justo porque lo “deconstruye”- una nueva lógica, que se basta a sí misma como una lengua, digamos la italiana, la francesa, la inglesa, etc.

Seguir la sintaxis de esta lengua demanda gran concentración visual, pues es en ello donde se “lee”. Cada cambio en la forma, por mínimo que sea –sobre todo en los pies y las piernas, y en el peso de cuerpo- , está “diciendo”, de una manera completamente auto-suficiente, como si en el principio fuese éste el único “lenguaje” y no el verbo. Menos auto-suficiente, sin embargo, el uso de los brazos y la gestualidad: de ahí que inevitablemente afloren referencias a, por ejemplo, los port-de-bras de “El lago de los cisnes”, y también, aunque no tan evidente puesto que lo trabaja junto con el sonido, al flamenco.

¿El resto? Es precisamente lo que Forsythe se impone: no se contenta con su lengua, y entonces recurre, ya sabemos, a los textos, las voces, y al juego “post-moderno” con éstas, como asimismo hace la partitura (Dietrich Kruger, Niels Lanz y David Morrow). ¿Es necesario? Considero que no, pero como “divertissement” teatral funciona, y después de todo Forsythe siempre ha tenido un fuerte pulso escénico. La repetición de los textos (“Take my hand”, “What’s the topic?”, “Obi wan come on”, “I am an stranger”) refleja el movimiento repetitivo. Y ciertamente varios de los bailarines son poderosos actores, algunos dotados de un humor irresistible.

Pero al ser una coreografía no solamente de Forsythe, la falta de pericia para la “narración” de los bailarines se hace sentir cuando hacia el final de la obra (1 hora y 20 minutos de duración) el ritmo decae. La complejidad de las figuraciones se acrecienta con la propia construcción: los solos se presentan en simultaneidad con los “pas de deux”, los “pas de trois”, cuando no con el “ensemble” de 19 bailarines.

Agradable el constatar que los intérpretes de su presente “estilo” – como con “estética”, no es término con el que Forsythe comulgue ortodoxamente- están más entrenados y hábiles físicamente en lo que se les exige: una coordinación endiablada y la capacidad para aislar el movimiento, con tal de trascender la “improvisación”.

Sí, sí pueden: han demostrado ser los instrumentos del pensamiento “lingüístico” del creador más pujante y casi imprevisible de la danza actual.

colaboradores  William Forsythe
Tänzer: Inma Rubio, Amancio Gonzalez, Nicole Peisl, Roberta Mosca, Cyril Baldy, Christopher Roman, Yasutake Shimaji.
Photos Dominik Mentzos

colaboradores  William Forsythe
Tänzer: Parvaneh Scharafali, Cyril Baldy, Ander Zabala, Christopher Roman, Roberta Mosca
Photos Dominik Mentzos

colaboradores  William Forsythe

Tänzer: Nicole Peisl, Fabrice Mazliah
Photos Dominik Mentzos

en Danza Ballet

William Forsythe – Focus on Forsythe

impressing the czar – william forsythe

William Forsythe

Ballet La Fermosa: The Jewess of Toledo

A solas con John Neumeier

© 2009 Danza Ballet

 

00025

Richard Thomas (1924-2013) La historia del bailarín Richard Thomas Sr. creo no es conocida por los actuales bailarines cubanos. Dicky (como le llamábamos cariñosamente todos sus amigos y compañeros bailarines) fue miembro del Ballet Alicia Alonso (BAA) en los primeros años de ...
Pas de deux classique: el ballet y la cocina A George Balanchine. Tanto la técnica del ballet como la de la cocina, se enriquecerán intensamente en el reinado posterior, el de Luis XV. Nuevos pasos surgen, el código académico gana en precisión, nace el virtuosismo. La cocina se hace más ref...
China Jingling Dance Company – Teatro Koch del Lincoln Center   No esperaba menos. El público que llenaba el teatro Koch del Lincoln Center para la presentación de “The Peony Pavillion” (El Pabellón de la Peonía), era 95% oriental. Basado en una ópera que...
Black Swan: oda al anti-ballet   Darren Aronofsky, el director de “Black Swan”, quiso hacer un filme no sobre el ballet ni en sí ni para sí, sino utilizarlo en vistas al eterno tema literario del doble. Más acaso le hubiese valido que hicie...
The Dream de Ashton y Firebird de Ratmansky, por el ABT BOSQUES ENCANTADOS DONDE MERODEAN HADAS Y HECHICEROS.                                        En una noche de un calor asfixiantes, la fuente de la hermosa plaza del Lincoln Center de Nueva York, lanzaba altos chorros de agua, tratando de refrescar ...
Ballet Le Parc: el clasicismo según Preljocaj Ballet de la Ópera de ParísSólo una compañía como el Ballet de la Ópera de París podía inspirarle a Preljocaj una obra de esta envergadura, ya mítica, sin que me pese el adjetivo. S&oacut...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM