Hacia arriba

Danza Ballet

#

William Forsythe

9 mayo, 2007
Imprimir
Isis Wirth

Nacionalidad: Cubana
Ocupación:
Crítica de ballet.

Nacida en La Habana, en 1964, donde estudió Historia del Arte en la Universidad de La Habana. Crítica de danza, durante diez años trabajó en el Ballet Nacional de Cuba, como escritora de danza.

Ver más información


Sí, sí pueden.

Sí, sí pueden: han demostrado ser los instrumentos del pensamiento “lingüístico” del creador más pujante y casi imprevisible de la danza actual.

Más de lo mismo en el estreno de “Yes, we can’t” de William Forsythe, junto a sus bailarines, en la célebre Festspielhaus de Hellerau en Dresden. El “credo” de Forsythe aquí se proclama: lo que menos le interesa es una “estética”, pero sí en cambio hacer del movimiento – y ya mucho más allá del código del ballet – una teoría lingüística. Hay que decir que lo logra. Que pueda gustar o no, es secundario. Porque Forsythe no “experimenta”, sino que se sumerge dentro del movimiento en sí para “construirle” –justo porque lo “deconstruye”- una nueva lógica, que se basta a sí misma como una lengua, digamos la italiana, la francesa, la inglesa, etc.

Seguir la sintaxis de esta lengua demanda gran concentración visual, pues es en ello donde se “lee”. Cada cambio en la forma, por mínimo que sea –sobre todo en los pies y las piernas, y en el peso de cuerpo- , está “diciendo”, de una manera completamente auto-suficiente, como si en el principio fuese éste el único “lenguaje” y no el verbo. Menos auto-suficiente, sin embargo, el uso de los brazos y la gestualidad: de ahí que inevitablemente afloren referencias a, por ejemplo, los port-de-bras de “El lago de los cisnes”, y también, aunque no tan evidente puesto que lo trabaja junto con el sonido, al flamenco.

¿El resto? Es precisamente lo que Forsythe se impone: no se contenta con su lengua, y entonces recurre, ya sabemos, a los textos, las voces, y al juego “post-moderno” con éstas, como asimismo hace la partitura (Dietrich Kruger, Niels Lanz y David Morrow). ¿Es necesario? Considero que no, pero como “divertissement” teatral funciona, y después de todo Forsythe siempre ha tenido un fuerte pulso escénico. La repetición de los textos (“Take my hand”, “What’s the topic?”, “Obi wan come on”, “I am an stranger”) refleja el movimiento repetitivo. Y ciertamente varios de los bailarines son poderosos actores, algunos dotados de un humor irresistible.

Pero al ser una coreografía no solamente de Forsythe, la falta de pericia para la “narración” de los bailarines se hace sentir cuando hacia el final de la obra (1 hora y 20 minutos de duración) el ritmo decae. La complejidad de las figuraciones se acrecienta con la propia construcción: los solos se presentan en simultaneidad con los “pas de deux”, los “pas de trois”, cuando no con el “ensemble” de 19 bailarines.

Agradable el constatar que los intérpretes de su presente “estilo” – como con “estética”, no es término con el que Forsythe comulgue ortodoxamente- están más entrenados y hábiles físicamente en lo que se les exige: una coordinación endiablada y la capacidad para aislar el movimiento, con tal de trascender la “improvisación”.

Sí, sí pueden: han demostrado ser los instrumentos del pensamiento “lingüístico” del creador más pujante y casi imprevisible de la danza actual.

colaboradores  William Forsythe
Tänzer: Inma Rubio, Amancio Gonzalez, Nicole Peisl, Roberta Mosca, Cyril Baldy, Christopher Roman, Yasutake Shimaji.
Photos Dominik Mentzos

colaboradores  William Forsythe
Tänzer: Parvaneh Scharafali, Cyril Baldy, Ander Zabala, Christopher Roman, Roberta Mosca
Photos Dominik Mentzos

colaboradores  William Forsythe

Tänzer: Nicole Peisl, Fabrice Mazliah
Photos Dominik Mentzos

en Danza Ballet

William Forsythe – Focus on Forsythe

impressing the czar – william forsythe

William Forsythe

Ballet La Fermosa: The Jewess of Toledo

A solas con John Neumeier

© 2009 Danza Ballet

 

00025

Marie Chouinard en el Teatro de la Ville de París   “Le Nombre d’ Or” (Live), metáfora de la vida La compañía de Marie Chouinard ha presentado en estreno en Francia, en el Teatro de la Ville de París, desde el 20 y hasta el 25 de enero, “L...
Oneguin iluminado por el Ballet de la Ópera de París Como es sabido, “Oneguin” es junto a “Romeo y Julieta” y “La fierecilla domada”,  uno de los “clásicos” de John Cranko, creado en 1965 para el Ballet de Stuttgart, con Marcia  Hayd&eacu...
“La Ballerine et El Comandante” de Isis Wirth: Extractos en exclusiva "La Ballerine et El Comandante" de Isis Wirth Histoire secrète du Ballet de Cuba, de Isis Wirth, de pronta aparición en François Bourin Éditeur. Extractos del capítulo “Rouge Ballet” del libro La Ballerine et El Comandante. Lo más determinante f...
Ballet del Rin, en botines, con “la Séptima” de Mahler No en balde la compañía "Ballett am Rhein" ha sido distinguida por tercera vez consecutiva como "la mejor del año" por la crítica, según la prestigiosa revista especializada "Tanz" de Alemania. Con la música de la "Sinfonía número 7" ("Canto de la No...
THE KINGS OF THE DANCE (LOS REYES DE LA DANZA) THE KINGS OF THE DANCE (LOS REYES DE LA DANZA) , en nueva gira estadounidense.Mi escrito sobre aquella primera visita de Los Reyes de la Danza a la Gran Manzana -- publicado en Danza Hoy, en marzo de 2004 --, comentaba la formación del conjunt...
Ballet de la Ópera de París: Dances at a Gathering y Appartement   "Dances at a Gathering" de Jerome Robbins y "Appartement" de Mats Ek: un pas de deux extrañamente armonioso. El pasado 13 de marzo el Ballet de la Ópera de París realizó en el Palais Garnier ...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies