Hacia arriba

Danza Ballet

#

ARGUMENTO de la ópera Arabella

12 noviembre, 2014
Imprimir

ARGUMENTO

Por Christof Loy, director de escena de Arabella

El arruinado conde Waldner se ha establecido en Viena con la esperanza de que su hija mayor, Arabella, se case con un hombre rico y salve a la familia de la ruina económica. La hija pequeña, Zdenka, ha sido criada como un chico, ya que los padres no pueden permitirse mantener a dos señoritas conforme a su posición social. Mientras tanto, tres condes vieneses intentan cortejar a la bella Arabella, pero ella los elude. Su padre pierde el último dinero que le queda jugando a las cartas, y su madre, Adelaide, empeña en secreto las joyas para conseguir que dudosas videntes le vaticinen un futuro feliz. El tiempo se agota. El Carnaval vienés está llegando a su fin y el hotel donde los Waldner se alojan amenaza con expulsarlos. Arabella se ha dado hast a medianoche para decidir al pretendiente elegido.

Acto I

En la suite alquilada, pero no pagada, del hotel Adelaide consulta una vidente, cuyo vaticinio es que Arabella se casará pronto con un misterioso extranjero, pero no ocurrirá sin problemas. Zdenk a desea que Arabella se case con el joven oficial Matteo, aunque Arabella ya lo descartó desde que conoció a los tres condes. Angustiado, Matteo confía en quien cree que es el hermano pequeño de Arabella y, a la genuina moda vienesa, amenaza con suicidarse. Zdenka está enamorada en secreto del oficial, y para apaciguar su mente le escribe una carta de amor en nombre de Arabella cada día. Arabella no presta atención a las rosas de Matteo cuando regresa de pasear por la ciudad. Está intranquila por un sorpresivo encuentro: un extraño de ojos oscuros la estaba observando mientras entraba en el hotel. Espera recibir flores de ese hombre. Zdenka intenta en vano hablarle de su «mejor amigo» Matteo. Llega Elemer, uno de los tres condes. Se considera a sí mismo victorioso en la carrera por la mano de Arabella y la invita a un paseo en trineo. Arabella acepta siempre y cuando «Zdenko» vaya con ellos. Cuando mira por la ventana, ve de nuevo al hombre misterioso.

Resulta que el extranjero es el sobrino de uno de los antiguos camaradas oficiales del conde Waldner. Con la esperanza de acordar un matrimonio, Waldner había escrito una carta al viejo (y muy rico) amigo. Tras la muerte de su tío, el sobrino encontró la carta con la foto de Arabella. Mandryka se enamoró de la foto y viajó a continuación a Viena.

Waldner se sorprende al ver al sobrino y no a su viejo amigo. Lo que ocurre a continuación es como un cuento de hadas para Waldner: Mandryka pide la mano de Arabella, sin ni siquiera conocerla, y deja que su futuro suegr o le mire la cartera. Deciden encontrarse en «el baile de los cocheros» más tarde, aquella misma noche «Zdenko» alienta a Matteo a ir también al baile, donde recibirá otra carta de amor de Arabella. Esta, que aún desconoce la visita de «su extranjero», siente miedo de tener que elegir marido aquella noche.

 Acto II

Esa misma noche. «El baile de los cocheros». En una sala pequeña adyacente a la sala de baile Madryka es presentado a Arabella. La joven aristócrata urbana y el no tan sofisticado caballero rural se sienten inmediatamente atraídos el uno por el otro. Ella se prepara para marcharse con él y dejar Viena. Sin embargo, le pide una última hora de libertad «para decir adiós a su soltería» en el baile. Arabella manifiesta su adiós final sucesivamente a los tres condes. Mandryka contempla a «Zdenko» dando una llave a Matteo e invitándole a ir al hotel y verse con Arabella. En realidad, es la misma Zdenka quien estará esperando a Matteo en la habitación de hotel de Arabella. Mandryka, corroído por los celos, insulta a la ausente Arabella ante todos los otros invitados. El conde Waldner insiste en regresar de inmediato al hotel.

Acto III.
En el hotel

Matteo y Zdenka han estado haciendo el amor a oscuras, y debido a la pasión la ha confundido con Arabella. Por lo tanto, queda más confundido aún cuando no mucho más tarde se encuentra con la auténtica Arabella en el vestíbulo del hotel: ella lo saluda con su típica fría cordialidad. Se inicia una violenta disputa cuando aparecen sus padres, Mandryka y algunos curiosos del baile. Mandryka siente justificado su desprecio hacia Arabella debido a su traición. Arabella se siente profundamente ofendida por la actitud de Mandryka. El honor demanda que Mandryka y Matteo se reten el uno al otro a un duelo para resolver este conflicto.

En este punto, Zdenka se revela como chica y confiesa ser ella quien ha estado con Matteo. Arabella se conmueve profundamente por la enorme capacidad de amar de su hermana pequeña. Matteo intenta poner orden a sus sentimientos hacia Arabella y hacia «su mejor amigo» y los recuerdos del amoroso momento que han pasado juntos. Mandryka está ansioso por ver a Matteo y Zdenka juntos, con la esperanza de que Arabella lo perdone. Arabella aplaza toda conversación hasta el día siguiente. Mandryka cree haber perdido a Arabella para siempre. Pero tras un momento de consideración, Arabella regresa y letrae un vaso de agua, tal como es costumbre en su pueblo y para sellar su compromiso «en la alegría y en la pena, en el dolor y en el perdón».

Comedia lírica en tres actos. Libreto de Hugo von Hofmannsthal
Gran Teatre del Liceu. Temporada 2014/15
17, 20, 26 y 29 de noviembre: 20:00 h
23 de noviembre: 18:00 h
Duración aproximada: 3 horas y 25 minutos

argumentos de ballet  ARGUMENTO de la ópera Arabella
ARABELLA de Richard Strauss (c)Monika Rittershaus

 


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies