Hacia arriba

Danza Ballet

#

El Corsario por el American Ballet Theatre (ABT)

7 junio, 2013
Imprimir

NUEVO O NO TANTO, LO QUE APARECE EN ESCENA ES ESTUPENDO.

Haciendo uso de la historia que Lord Byron inventara hace ya casi dos siglos, sobre piratas, mercaderes de esclavas, Pashás tontos y un jardín de innumerables flores que toman vida y danzan, el American Ballet Theatre (ABT) acaba de presentar en el Met, en su cuarta semana de actuaciones, esta pieza en la que, sin embargo, todo es perdonable si la categoría de los intérpretes, muchos y de variados estilos, es de primerísima calidad.

ABT ha anunciado como nueva (en materia de decorados y vestuario) la actual producción del trabajo en cuestión, titulado “El Corsario”. Anne-Marie Holmes, responsable por el montaje, no solamente ajustaría la historia a sus caprichos, sino que asimismo, adaptó la coreografía original de Joseph Mazilier, Marius Petipa y Konstantin Sergeyev.

A los nombres de los otros que claman responsabilidad por estos arreglos, hay que añadir la igualmente larga lista de compositores, de los cuales se han tomado piezas musicales — arregladas por Kevin Galie — que proveen el acompañamiento: Adolphe Adam, Cesare Pugni, Leo Delibes, Riccardo Drigo y Prínce Oldenbourg. Las melodías de Delibes resultan las más reconocibles, no hay duda.

El nuevo diseñador del vestuario es ahora Aníbal Lapiz, y los decorados se deben esta vez a Christian Prego. Los telones, sin embargo, no aportan nada relevante, incluyendo la utilería. Por el contrario: el barco que aparece al principio y final de la obra, no es tan efectivo como el que apareció en años anteriores, que podía destacar más claramente qué acontecía. La luminotécnia anterior resultaba también mejor a los ojos, en el propósito de dar claridad a las escenas que dependían de ella para su lucimiento, especialmente en el Divertissements del final, o “Jardin Animée” , como sería llamado en un programa televisado de los años 79-80.

Respecto al vestuario femenino — que en su mayoría luce resplandores llamativos, provistos por infinidad de lentejuelas y telas brillosas –, me refiero en especial a los variados tutús, cuyos atrevidos arreglos muestran ahora algo más de las bailarinas que su técnica (y así lo ha apuntado un conocido crítico en su leído comentario).

No obstante estos negativos, la danza es magnífica. La compañía tiene un grupo de bailarines principales relevantes, que usa con gran pericia cada semana. Algo más ya está en el tapete de los comentarios: Si antes la compañía hablaba “en español” (según una vez apuntaría un apreciado crítico, ya fallecido), ahora el ABT habla “en ruso”.

Repitiendo nuevamente la historia, el corsario Conrado, Herman Cornejo, se enamora de la dulce Medora, Xiomara Reyes, captiva de Lamdekem, Daniil Simkin, traficante de esclavas, quien la vende por unas cuantas piezas de oro. Birbanto, Aaron Scott, amigo de Conrado, lo traiciona por no estar de acuerdo que éste de libertad a todas las odaliscas captivas. Todo esto ofrece grandes oportunidades de danza, entre ellas, el conocido Pas de Deux que aquí aparece en su forma original, un Pas de Trois llevado a cabo por Medora, Conrado y Ali, su fiel esclavo, rol que esa noche estuvo a cargo del bailarín ruso, Ivan Vasiliev, a quien antecede gran fama.

No se puede echar al olvido el “jardín animado” del final de la obra, según lo sueña el Pashá (Julio Bragado Young), donde las flores abundan, llevadas por las bailarinas como si fueran enormes arcos. Se echa de menos aquí, sin embargo, la fuente que aparecía en la decoración anterior, e igualmente la iluminación, de la que es en el presente responsablem, Brad Fields. Según aparece en esta nueva escenificación, no ofrece el color que necesita.

Sobre la interpretación, hay que señalar una vez más la extraordinaria ejecución de algunos de los intérpretes, sin menoscabar la de los que no menciono en especial. Cornejo ha llegado al límite de la grandeza en ejecutoria y hay que repetir de él, una y mil veces, la limpidez en la terminación de cada paso, igual que en los golpeos de las piernas (o cabriolas), sin olvidar sus vueltas que terminan con extrema suavidad, o el “ballon” con que se eleva, como si usara un propulsor.

Para Vasiliev cabe repetir los mismos comentarios, por más que su interpretación trae consigo una emoción diferente, muy a la “russe”… pero sus piernas, potentes y gruesas, parecen columnas que aquí disimulan los amplios pantalones. Por su parte, Simkin, añadió a su estupenda técnica, el dramatismo necesario que el rol demanda. Sus vueltas impresionaron, pero los saltos elevadísimos con que bordó su actuación y la precisión de los pasos en su solo, pudieran ser llamados “para la historia”.

Reyes siempre está correcta en lo que ejecuta, por más que desearía que cambiara su expresión facial: Esa casi-eterna sonrisa, pudiera llamarse un equivocado cliché que a veces va sobrando. La labor de Scott como el amigo que traiciona al Corsario, fue una buena sorpresa. El joven bailarín va por buen camino, que parece adelantar en cada función. El Corps de Ballet de la compañía, especialmente el masculino, es estupendo. Por su exactitud y brillantez, se gana en cada función el favor del público.

Es un placer recordar a la orquesta, dirigida esa noche por David Lamarche. Bravo de nuevo por llevar los tiempos a la requerida velocidad, como también por los agradables sonidos que produce.

colaboradores  El Corsario por el American Ballet Theatre (ABT)
Xiomara Reyes e Ivan Vasiliev en “El Corsario”. Foto de Marty Sohl, cortesía de ABT

©2013 Danza Ballet®

 

 

Ballet Moisseiev en París   Una compañía única y uno de los grandes sucesos del año. Para festejar su 75 aniversario, el Ballet Moisseiev ha regresado a París tras 18 años de ausencia. Desde el pasado 20 de diciembre y hasta ...
El Ballet en Cuba – II Parte   NOTAS PARA UNA HISTORIA (QUE HA SIDO VARIAS VECES ALTERADA) “Cuando una mentira se repite varias veces, ésta se vuelve verdad”, asevera un dicho popular que todos conocemos. El Ballet en Cuba - I Parte El Ballet en Cuba - III Parte   Ig...
Roman Jasinski, otro libro para la historia Para recordar, u obtener conocimiento de una era tan lejana como única, la lectura de “Roman Jasinski, un Príncipe Gitano del Ballet Russe” resulta necesaria.  No es atrevido asegurar aquí que es impresci...
The Forsythe Company “The Returns”: ¿Re-definición entre danza y lenguaje hablado?Este estreno de William Forsythe con The Forsythe Company, en la Festspielhaus de Hellerau (Dresden),  pues comparte sede entre Frankfurt y la capital de Sajo...
Les Étés de la danse de Paris présentent le Ballet de Novossibirsk Pour leur 6eédition, Les Etés de la Danse de Paris, dans le cadre de l’Année croisée France-Russie 2010, présentent le Ballet de Novossibirsk. Si les échanges culturels franco-russes ont ét&...
Jean Genet/Angelin Preljocaj en el Teatro de la Ville de París   El Teatro de la Ville de París ha presentado en su segunda sede del teatro de Abbesses (en pleno corazón de Montmartre), el solo “El funámbulo”, de un poco más de una hora de duración, una obra...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies