Hacia arriba

Danza Ballet

#

El Dios de la danza no bailó

6 noviembre, 2009
Imprimir

colaboradores  El Dios de la danza no bailó

Los Ballets Rusos estrenaron dos obras, ‘Las Meninas’ y ‘Kikimora’, en su temporada donostiarra, en agosto de 1916. Sólo faltó Nijinsky.

En 1916, en pleno ecuador de la Gran Guerra, no había en Europa muchos teatros en los que pudieran actuar los Ballets Rusos, de modo que su principal promotor, Sergei Diaghilev, aceptó de muy buen grado la invitación del rey Alfonso XIII y no dudó en embarcar a toda la compañía en Estados Unidos, donde estaban de gira, y trasladarse a una España neutral y, en aquel momento, más próspera y tranquila que los países inmersos en la contienda.

Una de las consecuencias de aquel viaje, además de la larga estancia española de los Ballets Rusos, fue el estreno en el teatro Victoria Eugenia de San Sebastián de dos de sus obras: Las Meninas y Kikimora, coreografiadas ambas por Léonide Massine (1896-1979).

Durante las semanas que los Ballets Rusos permanecieron en el Teatro Real de Madrid, alcanzando un extraordinario éxito y mostrando por primera vez en España las obras más significativas de su repertorio, Diaghilev visitó en varias ocasiones el museo de El Prado. Le impresionaron especialmente las pinturas de Goya y Velázquez, y allí alumbró la idea de crear para la compañía una obra de temática española, que sirviera a su vez de homenaje a su protector, Alfonso XIII, que se tenía a sí mismo como «padrino del ballet». El manto protector del rey, un auténtico entusiasta de la compañía, se extendió hasta 1918 cuando, finalizada la guerra, los Ballets Rusos volvieron a remontar el vuelo, tal como lo hacía Europa.

Cuando, siguiendo la costumbre de la familia real española desde mediados del siglo XIX, Alfonso XIII, su esposa la reina Victoria Eugenia y la práctica totalidad de la corte se trasladaron a San Sebastián en verano de 1916, el teatro Victoria Eugenia se convirtió como cada temporada en la versión estival del Teatro Real. Y el teatro donostiarra, espléndido cuatro años después de su inauguración, fue el marco en el que Diaghilev realizó su particular homenaje al monarca, estrenando el 21 de agosto Las Meninas y, tan sólo cuatro días después, Kikimora.

Las Meninas fue una solemne recreación de la España antigua, a través de una pavana danzada por personajes inspirados en el célebre lienzo de Velázquez. Con decorados de Carlo Socrate y vestuario de José María Sert, la coreografía de Massine se apoyaba en la música de Gabriel Fauré. Los bailarines Lydia Sokolova, Léon Woizikowsky y el propio Léonide Massine interpretaron esta pieza que, al parecer, obtuvo un rotundo éxito en su estreno, pese a ocupar un escaso relieve en la producción de los Ballets Rusos. Kikimora fue una miniatura coreográfica basada en un cuento de hadas ruso, sobre partitura de Anatoli Liadov, escenografía de Mikhail Larionov y, nuevamente, coreografía de Massine.

Lamentablemente, el público de San Sebastián no pudo disfrutar de la actuación del Dios de la Danza, Vaslav Nijinsky. Tras haber permanecido encarcelado como prisionero civil de guerra en lo que todavía era Austria-Hungría entre 1914 y 1916, Diaghilev había conseguido incorporarlo al último tramo de la primera gira estadounidense de la compañía. En lugar de volver a Europa, Nijinsky, en el que comenzaban a manifestarse los síntomas de la enfermedad mental que ya estaba a punto de terminar con su carrera, se quedó en Estados Unidos y privó a los donostiarras de su presencia.

colaboradores  El Dios de la danza no bailó
Varios intergrantes de los ballets rusos en la playa de La Concha. ÁLBUM DE VALENTINA KACHOUBA
Nunca mirar atrás – El libro de Carlos Acosta     Aunque sea ocioso recordarlo, valga: el cubano Carlos Acosta es hoy el más grande bailarín del mundo, y en ese podio sólo lo acompañan dos mitos: Nijinsky y Nureyev. Acosta acaba de publicar su autobiografía No way home. A Cuban dancer’s story,...
XX muestra internacional Un Desierto para la Danza en México   DRAMATURGIA, GESTUALIDAD, INTERPRETACIÓN: UN SISTEMA POR CONTRUIR EN LA DANZA CONTEMPORÁNEA Dramaturgia, gestualidad, interpretación, son tres temas – aunque no los únicos- que atañen de manera directa a la danza contemporánea. Alcanzar una ...
Don Quijote del American Ballet Theatre (ABT)   UN DON QUIJOTE QUE LLEVA PERFUME CARIBEÑO. Antes de hacer mi reseña, quisiera citar un conocido dicho, muy verídico: “estar en el lugar indicado, en el momento preciso”. Me refiero a la lastimadura sufrida po...
BALLET DE MONTERREY, UNOS BIENVENIDOS VISITANTES Con la emoción típica que  caracteriza a los latinos, este conjunto de 23 jóvenes bailarines que constituyen el Ballet de Monterrey, procedente de México,  supo  ganarse el corazón del públic...
Bailar con el III Reich (André Versaille, 2001) de Laure Guilbert El rechazo de algunas figuras de la danza norteamericana a las de la Alemania nazi. Cuando algunos artistas se declaran “apolíticos“ - sin entrar en más consideraciones en asunto que es vasto y polifacético- , suelo recordar lo sucedido en los Esta...
Fallece la bailarina cubana Elena del Cueto Un triste adiós. La conocí cuando apenas tenía 15 años de edad. Elena del Cueto Faz, llegó a la Escuela de Baile de la Sociedad Pro-Arte Musical de La Habana llena de curiosidad y expectativas, deseosa de descubrir la belleza que encerraba la teoría...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM