Hacia arriba

Danza Ballet

#

Gabriele Brandstetter en IV. International Dance Summit

8 julio, 2012
Imprimir

colaboradores  Gabriele  Brandstetter en IV. International Dance Summit

El vals, su vigencia y potencial innovador

El Staatsballett Berlin, dirigido por el bailarín y coreógrafo Vladimir Malakhov, realizó entre el 16 y el 22 de  abril pasado el IV. International Dance Summit que tiene lugar cada dos años en la capital alemana con la  participación de compañías de ballet, maestros y expertos que intervinieron en diferentes presentaciones,  talleres y discusiones sobre formación y perfeccionamiento en la danza.

Entre los especialistas más destacados se encontraba la laureada profesora de ciencias de la danza Gabriele Brandstetter (Múnich, 1954) del Instituto de Ciencias Teatrales de la Universidad Libre de Berlín, reconocida internacionalmente y autora de numerosísimas publicaciones sobre el tema. Brandstetter, distinguida en 2004 con el premio Gottfried Wilhelm Leibniz que otorga anualmente la Sociedad Alemana para la Investigación Científica, fundó en 2005 con la dotación de 1,55 millones de euros de ese importante galardón el Centro (transdisciplinario) para la Investigación del Movimiento de esa casa de altos estudios.

Entre los objetivos centrales de las investigaciones sobre danza y teatralidad que lleva a cabo la profesora  Brandstetter figuran la teoría de la representación, los conceptos sobre el cuerpo y el movimiento en textos,  imágenes y actuaciones, así como los lenguajes de la emoción. Uno de los proyectos que lleva adelante la  profesora en el mencionado Centro para la Investigación del Movimiento está dirigido hacia un exhaustivo estudio  del tango y su fascinación.
 

colaboradores  Gabriele  Brandstetter en IV. International Dance Summit

Gabriele Brandstetter, Professorin am Institut für Theater- und Tanzwissenschaft, ist die erste Rednerin in der Vortragsreihe am Staatsballett Berlin. Sie spricht über die Geschichte des Walzers im Ballett. Quelle: Privat

 

En la IV. International Dance Summit, Brandstetter disertó sobre la vigencia del vals como uno de los géneros  más innovadores en el ballet aún hoy en el siglo XXI. Tras la conferencia, la académica accedió a una entrevista  con Danza Ballet sobre este apasionante aspecto:      

Juan Carlos Tellechea

¿Por qué ha sido o continúa siendo el vals tan importante en el ballet?

Gabriele Brandstetter:

El vals sigue siendo todavía hoy muy importante en el ballet, no sólo debido a la tradición; no sólo porque el  ballet tiene una larga tradición en la que el vals desempeña musical y coreográficamente una función muy  central. Es siempre actual, porque también bailarines y coreógrafos reconocen hoy que con el vals siempre hay  nuevas posibilidades y que todavía se puede juguetear, representar con él. El vals es tan flexible…es un baile  flexible que se mueve de aquí para allá dentro de las diversas culturas, se ha convertido un poco en un nómada,  y por eso es actual aún hoy. Jóvenes coreógrafos, no solo en el ballet, sino también en la danza contemporánea,  eligen el vals –lo he observado en la danza en Europa, pero también en América del Sur– no solo porque el vals  resulta armónico con su balanceo y su fluir, sino porque tiene un gran potencial innovador por su síncopa y  porque se lo puede emplear con nuevos métodos coreográficos.

Juan Carlos Tellechea:

En la historia de la música, no solo popular, sino clásica, se puede seguir la evolución del vals a través de  diferentes composiciones creadas por muy diversos autores…

Gabriele Brandstetter:

Sí, clásicos… A comienzos del siglo XX hay en el vals muchos compositores por entonces modernos, nuevos  compositores, que toman el popular vals (a finales del siglo XIX fue muy popular) en sus conciertos y lo hacen  un poco estridente, penetrante, vuelto hacia el vanguardismo, de modo que se lo escucha de nuevo como si ya  hubiera atravesado la nueva época, incluso la Primera Guerra Mundial, como por ejemplo Maurice Ravel (1875-1937)  con La Valse (1919-1920), o el vals (en Petrushka, 1910-1911) de (Igor) Stravinski (1882-1971)…hay valses muy  sesgados de Stravinski y de otros compositores de la época…naturalmente Richard Strauss (1864-1949), el vals  del Caballero de la rosa (Rosenkavalier, 1911), entre los más populares, pero también tienen ya en medio  tonalidades que se friccionan un poco,  armonías, alteraciones de los tempi que arremeten contra el vals  clásico. Ya lo dijo una vez Ravel que “es como estar sobre un volcán”, un baile que también muestra el  Apocalípsis de Europa, en el hundimiento después de la Primera Guerra Mundial…

Una coreógrafa, Bronislava Nijinska, quien coreografió La Valse de Ravel (para la Compañía Ida Rubinstein, en 1929 en  Montecarlo), inventó además movimientos totalmente nuevos; movimientos en bloques, en los que las parejas no  sólo se abrazan y giran, sino que se sueltan, se desenlazan y el vals de pronto abarca al colectivo…

   
Juan Carlos Tellechea:

El vals es una muy buena base para nuevas invenciones…

Gabriele Brandstetter

Sí, sí…una importante innovación para el modernismo en la danza fue introducida por la bailarina vienesa Grete Wiesenthal (1885-1970), quien causó sensación a comienzos del siglo XX con sus interpretaciones de vals, bailadas de forma libre y extática, en el círculo de artistas de la Secesión Vienesa (fundada en 1897). Prácticamente, ella hizo emanar del vals, con maestría, un nuevo, moderno lenguaje corporal.

Juan Carlos Tellechea:

¿Ha sido ya superado ese influjo mágico del vals?

Gabriele Brandstetter:

No, diría que no…el vals sigue teniendo todavía el encanto, un embrujo que hechiza a los bailarines, así  empezó también, y fue también una mezcla de un baile que tiene un formato, una forma de expresión, es decir que  no todo está permitido, como más tarde en las danzas, entre los cuerpos, pero debido al tempo y por ese girar  permanente, tiene un componente extático…y aquí empiezo a llegar a su próxima pregunta…

Juan Carlos Tellechea:

Sí…¿Qué elementos revolucionarios del vals influyeron en el ballet y por qué?

Gabriele Brandstetter:

Sí…fueron los elementos revolucionarios del vals del siglo XVIII principalmente (hasta entonces las parejas  bailaban sin abrazarse continuamente). Tenemos muchos documentos  escritos, recensiones, ordenanzas policiales incluso, de que el vals no era conveniente, no era deseable, de que  se lo quería prohibir, se lo censuraba, porque se temía de que si había una insurrección popular la gente no  podía ser reprimida, que las mujeres podían enfermar, porque podían sufrir vahidos, o el mayor temor que se  tenía era la depravación, la decadencia de las costumbres, lo moral, demasiado sexo…    

Juan Carlos Tellechea:

Pero no puede decirse que el vals sea un baile tan erótico como el tango…faltan además los componentes  africanos…

Gabriele Brandstetter:

No los hay en el vals, por cierto. Es muy diferente. Pero hay elementos folclóricos, desde muy temprano ya,  porque el vals viene de lo que se denominaba el “ländler”; y la variante más rápida tiene otros elementos  folclóricos (el vals vienés rápido) y por eso es popular y allí se han tomado libertades cuando se danzaba en  los bailes. Era a menudo como la introducción en un “love affair”…Podemos ver esto reflejado hasta en la  literatura que preludia el romanticismo: el joven Werther, personaje central de la novela semiautobiográfica  publicada en 1774 por Johann Wolfgang von Goethe (1749-1832), se enamora de Lotte, cuando ambos bailaban  precisamente un vals, por ejemplo…

Juan Carlos Tellechea:

¿Qué otros elementos revolucionarios se encuentran en el vals? El éxtasis y…

Gabriele Brandstetter:

El éxtasis era uno, sí…El otro era el de la sociedad muy distinguida de la alta burguesía que baila el vals.  En los grandes bailes en los que el vals era uno de sus puntos culminantes…y naturalmente…se lo ve todavía  hoy también…en el Baile de la Ópera de Viena, donde aún hoy se realiza un ceremonial del vals (en el que  jóvenes debutantes de ambos sexos son presentados por primera vez en sociedad). Se produce también ese gran giro  político en Europa, después de las guerras napoleónicas, en la época de (Klemens Wenzel von) Metternich (1773- 1859) en (el Congreso de) Viena (1814-1815), donde durante y al término de las negociaciones políticas en las  que Europa fue otra vez repartida de nuevo y se anunció la secularización…precisamente en esa época de grandes  transformaciones políticas el vals desempeña un gran papel, fue cuando se acuñó el término “el Congreso  baila”…política y baile, esto es revolucionario aquí…van juntos y bajo el signo del vals.

Juan Carlos Tellechea:

¿Qué otros influjos importantes y similares recibió el ballet?

Gabriele Brandstetter:

El ballet tomó muchas formas de vals, según las versiones de diversos compositores, como por ejemplo (Piotr)  Chaikovski (1840-1893), con el Vals de las flores (Cascanueces, 1892), o en Les Sylphides (o Chopiniana, 1893), los valses de Chopin que  coreografió (Michel) Fokine (1880-1942); el vals desempeñó un gran papel en el ballet durante y a finales del  siglo XIX.

Pina Bausch (1940-2009) se interesó también por este baile y coreografió una pieza titulada Vals (1982), con  música de vals, pero los bailarines no bailan esta danza, tampoco lo hace la bailarina en la parte central de  esta pieza, sino que tienen un gran monólogo, ella se mueve siempre en círculo como en el vals sobre el  escenario, se dirige al público y habla sobre cuán dificil es bailar, sobre todo lo que tiene que aprender o lo  que tiene que martirizar a su cuerpo; en realidad es todo un rechazo bajo el signo del vals.   

Pero también hay otras danzas que fueron tomadas del folclore y que fueron asimismo muy importantes en el ballet  clásico: la polca (que se baila en Bohemia alrededor de 1830), la mazurca (originaria de Mazovia/Polonia en el  siglo XVI), la polonesa (también Polonia siglo XVI), la cracoviana (Polonia, entre los siglos XVI y XVII) muy  parecida al galopp que se baila (aún hoy) en las danzas populares del sur de Alemania y Austria.

Lo interesante es que hubo también danzas del área cultural meridional, Italia, España…la tarantela, la  furlana (inmortalizada por Henri Matisse (1869-1954) en su cuadro La Danse, 1909); el flamenco, con sus  diferentes palos en el ballet El sombrero de tres picos (1919), con música de Manuel de Falla (1876-1946),  coreografiado por Léonide Massine; el gitanismo, el fandango, bailado por Mignon, la figura femenina de la  novela Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister (1796) también de Goethe…en fin, diversas danzas que tienen  mucho temperamento, consideradas como exóticas que influyeron también en el ballet…

colaboradores  Gabriele  Brandstetter en IV. International Dance Summit

Frau Prof. Dr. Gabriele Brandstetter hielt den ersten Vortrag ©Thomas Räuchle

©2012 Danza Ballet

 

00034

Mikhail Baryshnikov en La Habana En materia de ballet, este “sueño” sólo tiene comparación con el de George Balanchine, otro ruso, el creador del ballet norteamericano. Una crítica de danza estadounidense lo resumió así: &l...
Élephant Paname de París   Élephant Paname, un centro de las artes, de la danza y de la gastronomía, en el corazón del París del Segundo Imperio. El pasado 14 de septiembre abrió Élephant Paname, un centro de artes, danza y gastronomía, en el número 10 de la rue Volna...
Exposición Kazimir Malévich en Bonn Kazimir Malévich, un artista a la enésima potencia. Pensador revolucionario, renovador radical de las artes, el pintor ruso (de origen ucraniano) Kazimir Malévich, una de las más influyente personalidades de comienzos del siglo XX, es evocado en est...
Estreno de la ópera “De la niña que no quería dormir” Del sueño de la niña insomne A sala llena, Marius Felix Lange (Berlín, 1968), estrena este miércoles 25 de junio de 2014  "De la niña que no quería dormir", ópera para familias con niños (a partir de 8 años, y  adultos hasta 90), encargada por el te...
UN ESTRENO POCO SATISFACTORIO Muchos galardones ha ganado Christopher Wheeldon a través de su corta carrera como coreógrafo. Y decimos corta, porque  el afamado y reconocido Wheeldon solo cuenta 34 años de edad. Con 15 obras en su haber, compuestas par...
La Dama de las Camelias en el American Ballet Theatre LA DAMA DE LAS CAMELIAS ENTRA EN EL REPERTORIO DEL ABTLa nueva adquisición del American Ballet Theatre para su actual temporada primaveral, “La Dama de las Camelias”, es un ballet de larga duración, construido sobre un tema ...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM