Hacia arriba

Danza Ballet

#

Paloma Herrera “Mi foco siempre fue mi carrera, mi arte, la danza”

23 mayo, 2018
Imprimir

“Siempre quise llegar al ideal, a esa perfección que en verdad no existe” Paloma Herrera:

Toda una curiosidad, tiene una legión de fans en Japón, adonde ha ido a bailar después de presentarse en los grandes escenarios del mundo, del Bolshoi de Moscú a la Scala de Milán. Paloma Herrera es una de las más prestigiosas bailarinas que ha dado nuestros país. Bailarina principal del American Ballet Theatre durante 25 años, conoce al detalle las demandas del entrenamiento de una profesión particularmente exigente. Desde 2017, viene observando el oficio del otro lado del mostrador: es la directora del Ballet Estable del Teatro Colón , la casa donde se formó en su niñez. La conversación, parte del ciclo de entrevistas de LN+, sucede en el Salón Dorado del Colón.

Por Hugo Alconada Mon para La Nación. 22 de mayo de 201.

-Una palabra que surge una y otra vez en tus entrevistas: disciplina.

-Para mí, la disciplina es el foco, también la pasión. Cuando a uno lo apasiona algo es superdisciplinado. Hay gente que toma la disciplina como si fuera un peso. Yo nunca la tomé así. Para mí fue parte de mi vida, y ahora que dejé de bailar es igual.

-¿Cómo es hoy una rutina de trabajo?

-Empiezo temprano. Siempre hay alguna reunión. Y después, ensayos todo el día. Cuando hay ensayos en el escenario, vamos hasta las once de la noche. Cuando hay funciones, también. Estoy en todas las funciones. Y siempre, más allá del coaching y de estar detrás de cada detalle artístico y técnico de los ensayos y de cada bailarín, hay mucho para hacer: derechos, repertorio, fechas. Hay un montón de cosas de programación. Ocupa muchísimo tiempo. Para mí, lo más importante es qué hace el bailarín para llegar al nivel máximo, que fue tan importante en mi carrera. Todo el proceso de los detalles. Había hecho como cuarenta millones de veces Don Quijote, El lago de los cisnes, Giselle, y sin embargo volvía a ensayar y a ensayar.

– Quiero ahondar en ese punto. Un día correcto -no digo ideal- como bailarina, describímelo punto por punto.

-Cuando empecé a bailar, de muy chiquita, a los 7 años, al principio fue pasión, pasión, pasión. A los 8 hice una audición en este teatro maravilloso, la escuela del Teatro Colón. Entonces mi rutina era levantarme a las 6 de la mañana para tomar clases en el Colón. Iba al colegio a la tarde. Terminaba a las 5 y me iba corriendo al estudio de Olga Ferri, que fue mi maestra y me acompañó siempre. Y me quedaba después de hora para prepararme para concursos. Es decir, desde que era muy chiquita, ese foco, esa disciplina? Pero después, a los 15, cuando me fui a Nueva York, mi vida cambió por completo. No era una estudiante, sino una profesional. No era solo ir a clase y un montón de ensayos, sino que eran giras. Ya a los 15 tenía esa vida de adulto, viviendo sola en una ciudad como Nueva York.

-Podías marearte rápido.

-Jamás, mi foco siempre fue mi carrera, mi arte, la danza.

-Hay una expresión que conocerás de tus años en Estados Unidos: time management . ¿Cómo gerenciabas tu tiempo?

-Mi prioridad siempre fue mi carrera. Por supuesto, siempre encontraba tiempo para venir acá un fin de semana. Me tomaba un avión el viernes a la noche. Siempre hay tiempo para el disfrute, la familia, los amigos, el amor. Una cosa no quita la otra. Mucha gente se confunde. Está totalmente encerrada en una burbuja. Me encantó siempre poder ir a espectáculos, al cine, al teatro. Muy los pies sobre la tierra. Disfrutar día a día.

-Debés de tener un alto porcentaje de respuestas negativas: no puedo, no tengo tiempo. Recién, de modo muy educado dijiste: “No es necesario maquillarme”.

-Hay que saber decir no. Uno elige. Siempre. Fue mi elección vivir en Nueva York, porque el American Ballet Theatre era la compañía que adoraba. Fue una decisión. Uno está todo el tiempo eligiendo. Entonces uno elige poner el tiempo acá o ponerlo allá.

-¿Te imponías rutinas de sueño, como los deportistas?

-No sé. Pero estaba siempre como adentro mío. Con los años, uno va diciendo bueno, ya está. Bailo bien. Pero cuanto más pasaban los años me volvía más obsesiva. No me alcanzaban las horas del día. Empezaba una clase de calentamiento, después los ensayos y la función. Agregaba clases de yoga o pilates. Llegaba primera al teatro, hacía mis ejercicios.

– ¿Eras la primera en llegar?

-La primera, y la última en irme.

-¿Tenías un método de alimentación como los deportistas?

-Sí. Por suerte nunca fumé ni tomé, ni fui de ir a boliches ni dormí mal. No me interesaba mucho hacer vida social. Cuando salgo me gusta tener conversaciones profundas. Salir y divertirme. Pero no porque no tengo nada que hacer voy a ir a un bar a perder mi tiempo. Si salgo es porque disfruto la cena con la gente con la que estoy. Cosas que realmente me llenan. Pero salir por salir… Era muy dedicada.

-¿Cuáles fueron los mejores consejos de tus maestros?

-Tuve un abanico de experiencias. Algunas maravillosas, otras no tan buenas. Trato de repetir lo que aprendí de la gente que logró que alcanzara el máximo de mi capacidad. Y lo que no me sirvió y me hizo mal trato de dejarlo de lado.

-Así como antes subrayé “disciplina”, la palabra clave en esto que acabás de decir es “contención”. Definime contención.

-Por ejemplo, mis padres. La luz de mi vida. Me han dado contención en un mundo en el que no hay mucha. Ellos realmente han hecho mi carrera. Más allá de los maestros, de las oportunidades, del talento que uno pueda tener o no. Esa contención, ese amor incondicional… Sabía que me amaban pasara lo que pasara. Estaba lejos y los sentía cerca. Ese amor lo puede todo. Con los maestros es un poco lo mismo. Tenía una maestra, Irina Kolpakova, que estuvo conmigo desde los 15 años, el primer día que entré en la compañía, hasta el último. En mi despedida estuvo en el escenario conmigo. Una maestra rusa súper. Siempre podía contar con ella. A veces, hay maestros que no pueden contener. Que solamente ven el error. Son sádicos, de alguna forma.

A los 14 te fuiste. A los 15 tomaste la decisión de quedarte en Nueva York sin consultar a tus padres y ellos te apoyaron. Por lo tanto, a padres que estén afrontando ahora una situación similar, ¿qué les dirías?

-Es muy difícil. Es muy difícil porque me pasa ahora a mí. Yo no entiendo cómo mi director me contrató a los 15 años. Parece mucha responsabilidad. Estaba loco

-A los 15 sola en Nueva York. No es que estás sola a los 15 en una ciudad pequeña. Era 1991.

-Cada persona es única. No hay una fórmula. Me preguntan cómo se hace para que alguien tenga una linda carrera como la mía, no le puedo decir. A veces el talento no está. Se puede tener toda la garra, toda la disciplina, todo el foco, pero si el talento no está, no está. A veces tiene todo el talento y la cabeza no da. No puede resistir este tipo de situaciones. Tal vez uno no es fuerte para bancarse algunas situaciones.

– Conozco otras figuras que dentro de su equipo incluyen un psicólogo.

-Hice mucha terapia cuando estuve allá, era mi espacio. Creo en eso. Soy de profundizar, de “filosofar”. Nueva York es una ciudad muy solitaria. Todo el mundo está a full, trabajando. No lo hacía muy seguido porque viajaba todo el tiempo. No era algo muy constante. Pero me gustaba tener ese lugar para mí.

-Mencionaste que a lo largo de tu carrera debiste abordar distintos programas, por ejemplo El Quijote , múltiples veces. Con lo cual podías decir: esto ya lo conozco, lo manejo más o menos tranquila. Pero cada vez que tenías que encarar un proyecto así lo encarabas casi como algo nuevo. ¿Qué significa eso?

-Es no tener límites. Siempre se puede más y mejor. Con esa disciplina y ese foco. Mantener el estándar. Siempre traté de llegar al ideal, a esa perfección que en verdad no existe. Un bailarín siempre busca ese ideal. En cada clase, tratar de dar los pasos básicos. Cuando uno se agarra de la barra, los pasos son la misma combinación que uno hizo a los siete años. Cada vez tienen que ser más perfectos. Cada vez se puede saltar más. Cada vez se puede girar más. Cada vez que tomaba un rol lo tenía que hacer mejor que la última vez.

-Cuando tenés que encarar un Quijote, ¿también abrevás en literatura, o en videos o en música?

-Sí, por supuesto. Uno puede ver diferentes versiones, diferentes coreografías. Las elecciones que uno hace no son para uno, sino para la compañía, uno busca lo mejor para los bailarines.

-¿Cuánto hay de ciencia y cuánto es olfato en la toma de esas decisiones?

-Las dos cosas. Está la experiencia de haber bailado muchísimo, pero además haber estado en una de las compañías más importantes del mundo y haber viajado un montón. Si uno está muy cerrado en su propio mundo no puede ver. Pero cuando uno ha podido viajar y ha trabajado con un montón de coreógrafos…

-Los pies son para ustedes un elemento de trabajo esencial. ¿Algún cuidado especial?

-No. Tuve una carrera casi sin lesiones. Comía supersano, dormía bien, no tomaba, no fumaba. Llegaba antes y me iba última. Hay un montón de ejercicios atrás. Hice una carrera superlarga, la pude disfrutar sin dolores, sin sufrimiento. Si alguien quiere tener una carrera y disfrutarla, tiene que trabajar. Es disciplina, es trabajo. No es solo suerte. Uno se tiene que ayudar. Y uno va escuchando, también. Es la inteligencia, también. Eso de conocer mi cuerpo y saber hasta cuándo puedo seguir. Los bailarines siempre quieren más y más. A veces no es bueno. Si uno siente un dolor y sigue, después va a estar lesionado mucho más tiempo. No es inteligente. Hasta qué punto uno tiene que escuchar al cuerpo. No puedo más, hoy no.

– ¿Hay un momento en que frenás y tratás de meditar? Alan Greenspan, extitular de la Fed, se tomaba dos horas los miércoles a la tarde: se encerraba, solo podía interrumpirlo el presidente. Utilizaba esas dos horas para meditar sobre lo hecho en la semana, leer textos y prepararse. ¿Vos frenás y pensás?

-No tenía esos tiempos cuando bailaba, pero siempre hice yoga. Antes de las funciones o a la mañana temprano, era mi momento: escuchaba mi cuerpo. Si me dolía algo, no era solo que me dolía el tendón. Tenía que haber algo detrás de eso. Hacía un escaneo muy profundo. Escuchaba mucho mi cuerpo.

-Mencionaste el momento antes de la función. Explicalo.

-Era mi momento mágico. Llegaba más de tres horas antes. Me ponía la música a todo lo que daba, me hacía maquillar y me hacía peinar. Y después hacía mis estiramientos. Y después mi clase de calentamiento. Mis puntas. Era muy obsesiva con el orden. Me gustaba poder disfrutar la función, y para eso necesitaba un orden. Me gustaba tener todo lo que había ensayado. Y por eso también el método. Les aconsejo a los bailarines que estén superensayados. Trato de que los repositores sean excelentes, para que la coreografía sea perfecta y que los bailarines salgan seguros al escenario. Era lo que a mí me servía. Uno ensaya, ensaya. Trabaja. Pero cuando sale al escenario se tiene que olvidar de todo. Esa es la magia. Tiene que salir y escuchar la música y bailar. No puede estar dudando. Uno ensaya para que todo salga perfecto. Ahí está el método. Es la perfección en el día a día del ensayo, del trabajo, de la clase, de cómo uno se cuida, para que después en la función sea todo fluido.

-Dijiste que es imposible alcanzar la perfección, pero sí es un ideal al que tratar de llegar. ¿Alguna vez sentiste esa plenitud?

-No sé si la plenitud. Sí tuve funciones a las llamaba once in a lifetime. Muchas. Lo fuerte fue que yo llegué a este high muy temprano en mi carrera. Tenía 19 años, era la más joven que pasaba a bailarina principal. Y me daban los roles más difíciles. Eran funciones once in a lifetime. Cuando me retiré fue lo mismo. Pensé: qué maravilloso poder retirarme diciendo once in a lifetime.

-Aquí hay un paralelo con los deportistas. Son muy jóvenes cuando inician, son muy jóvenes cuando terminan y muchos después dicen: y ahora qué. Y sin embargo vos tenés otro once in a life time, que es ser la directora del Colón. ¿Es posible como directora del ballet generarles once in a lifetime a los bailarines jóvenes?

-Sí, por supuesto. Me hace superfeliz cuando los veo bailar bien. Me da placer, estoy muy orgullosa. No puedo entender a maestros o coreógrafos que tienen mala onda. Nada más lindo que ir a un concierto y salir del teatro como flotando. Muchas veces, cuando estaba bailando, veía a otro bailarín que yo admiraba muchísimo y salía del teatro flotando. No lo tenía que hacer yo. Lo que siempre me gustó del arte y de la danza es ese mundo, no que lo estuviera haciendo yo. Por eso me pude bajar del escenario sin ningún problema. Porque yo amo el arte y puedo estar del otro lado del teatro, puedo disfrutar enormemente.

Tres claves del método en la danza

Pura disciplina

Pocas profesiones u oficios son tan exigentes como la danza. La disciplina es una de las claves para llevar una carrera. Disciplina en el entrenamiento, claro, pero también en la vida personal. Paloma ha vivido (y sigue haciéndolo) de espaldas a cualquier exceso. Cuidado en las comidas, nada de tabaco ni de alcohol, y por supuesto muchas horas en la barra ensayando.

Carrera en foco

Dice que nada la distrajo durante su extensa carrera: ni las tentaciones propias de la juventud, cuando dejaba de lado los pasatiempos para llegar primera que las demás al Colón o a las clases de Olga Ferri, una de sus grandes maestras, ni el aplauso de la multitud que suele marear a muchos artistas de elite, una vez que se consagró como estrella internacional. Eso ocurrió -asegura- porque siempre lo que estuvo en foco fue su profesión, lo que ella denomina su “arte”.

La voz del cuerpo

Siempre hay que saber escuchar el propio cuerpo, dice, como si se tratase de una letanía. Comprender cuándo se puede y cuándo no. Cuidarlo, por supuesto, descanso y alimentación mediante, y saber reconocer sus posibilidades y sus posibles límites.

Las entrevistas del ciclo pueden verse los lunes, a las 23.30, y los martes, a las 2.30

DirecTV, 715/1715 HD Cablevisión Digital, 19/618 HD y Flow; TDA, 25.3 Telecentro Digital, 705

bailarines de ballet  Paloma Herrera Mi foco siempre fue mi carrera, mi arte, la danza
Una de las bailarinas más prestigiosas que ha dado el país, es hoy directora del Ballet Estable del Teatro Colón; estrella de alcance global, da detalles sobre el entrenamiento para una profesión de altísima precisión que exige, sobre todo, disciplina Fuente: Archivo
David McAllister celebrates 30 years with The Australian Ballet A treasured Australian dance icon marks three decades of dance. The Australian Ballet today honoured Artistic Director David McAllister AM and his 30-year anniversary with the company. The Board, dancers and staff surprised him in the studios of th...
Carolina de Pedro en Televisión Española   Para Todos La 2 es un programa magacín y, a la vez, también un contenedor de otros espacios de interés social, que se emite en directo de lunes a viernes entre las 12:30h y las 14:30h en La 2 de Televisión Española. En el programa dedicado ...
Isadora by Amelia Gray Using the scaffolding of Isadora Duncan’s life and the stuff of her spirit, Amelia Gray’s breakout novel delivers an incredibly imaginative portrait of the artist, resulting in “a stunning meditation on art and grief by one of America’s most exciting...
Polina Semionova of the Staatsballett Berlin In the 2014/2015 season, Polina Semionova will be on stage in eleven performances of the Staatsballett Berlin From 19 October 2014 to 29 April 2015 the world-renowned ballerina will be featured as a guest in eleven performances of the Staatsballett ...
Israel Galván en el Teatro Real LO REAL // LE RÈEL // THE REAL “se canta lo que se pierde”, Juan de Mairena Israel Galván sigue dando cuerpo a sus obsesiones, perturbaciones que nacen, se reproducen y mueren. Una y otra vez: la vida, el sexo y la muerte centran su trabajo. Israe...
Svetlana Zakharova y Vadim Repin, la bailarina y el violinista EL DÍA en que sus trayectorias se cruzaron hubo un contratiempo. Fue hace 12 años, en el Gran Salón del Conservatorio de Moscú. Lo que en un principio iba a ser una gala benéfica para una televisión acabó en un simple concierto. La actuación de ella,...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies