Hacia arriba

Danza Ballet

#

Sidi Larbi Cherkaoui, los monjes Shaolin y la danza


6 mayo, 2008
Imprimir
Carolina de Pedro Pascual

Nombre: Carolina de Pedro Pascual
Correo: por medio de este formulario

Editora de Danza Ballet® Web y Danza Ballet®Revista de Colección.
Profesora Danza Ballet® Vagánova y Body Ballet®.
Estudio Ballet Barcelona® www.ballet.barcelona

Ver formación académica y currículum


Efectivamente, se confirmaron los pronósticos y la noticia ya es oficial. El bailarín y coreógrafo Sidi Larbi Cherkaoui presentara próximamente en Londres y en el mes de julio en el Festival Grec de Barcelona, una nueva pieza de danza contemporánea inspirada en los monjes Shaolin.

Trabaja con Les Ballets C. de la B. desde 1997 y contribuye concibiendo éxitos asociados a personalidades de la danza tan dispares como actuales: Alain Platel, la alemana Sasha Waltz y sus colegas belgas de Keersmaeker y Wim Vandekeybus. Últimamente recorrió el mundo junto a Akram Khan, otro grande de la escena internacional, quien también se decantó por trabajar en China junto al Ballet Nacional creando “Bahok”.

Cherkaoui posee una mente lo bastante vasta para traspasar los límites de la lógica sobre el escenario y no resulta un coreógrafo difícil de asimilar ya que es convincente y expresivo.

En síntesis, es uno de los mejores en su campo.

Los ancestrales monjes Shaolin son mundialmente célebres por su particular estilo de practicar, dominar y transmitir el respeto hacia las artes marciales utilizándolas en total armonía con lo espiritual y lo mental. El Templo Shaolin es un monasterio de monjes, y el de Yongtai (su vecino) de monjas. El primero fue construido en China en el año 495D.C y se encuentra ubicado en el actual Parque Nacional de Shongshany. En un principio la filosofía impartida por sus maestros era únicamente budista y entre su severa y paciente formación se destacan el entrenamiento de Kung Fu o cualquier otro arte marcial como el Wu Shu o el Qi Gong, que fueron desde siempre puntos fundamentales para su adiestramiento.

Actualmente el monasterio pertenece al patrimonio cultural de China. Con el paso del tiempo se ha convertido, progresivamente, en lo que hoy se conoce como una institución cultural que atesora conocimiento y sabiduría proveniente de tiempos remotos.

Los personajes implicados en este nuevo trabajo comentaron a la prensa que fueron los propios monjes quienes les pidieron a Cherkaoui que creara esta pieza sobre y para ellos ya que estaban decididos a romper la barrera de su milenaria tradición y deseaban mostrar una imagen diferente. Sutra, nombre de la obra, es interpretada por 16 místicos monjes y trata sobre la relación de los Shaolin con los seres vivos, las formas en que el cuerpo humano puede reinterpretar el espíritu, la transmutación de la energía y la relación con los animales.

“Los Shaolin desean crear algo diferente a sus conocidas exhibiciones de artes marciales, que lamentablemente se han convertido en una especie de circo”, afirma Antony Gormley, arquitecto encargado del diseño de Sutra. “Querían volver a los conceptos del budismo acerca de la filosofía del vacío y sobre cómo la energía circula a través del cuerpo, pero nunca es retenida por él.” Antony Gormley y Cherkaoui habían trabajado juntos anteriormente en el diseño de los famosos muñecos de tamaño natural con las que Cherkaoui y su partenaire, el bailarín y coreógrafo Akram Khan, interpretaron Zero Degrees en 2007 con un rotundo éxito mundial.

“Para crear esta obra me inspiré en la interpretación del movimiento que hacen los monjes de Shaolin, la forma en que lo entienden, su completa identificación con los seres vivientes que los rodean, y esa incomparable habilidad que poseen para ‘convertirse’ en la esencia de un tigre, una grulla o una serpiente”, comentó Cherkaoui. “Quiero mostrarle a mi audiencia una faceta diferente del kung-fu”.

Cherkaoui declaró que siempre ha estado fascinado por las artes marciales: un idilio que nació gracias a la admiración que sentía por su ídolo de la infancia, el astro de las artes marciales del siglo XX y estrella de cine Brucee Lee. Trabajar, compartir, adecuarse durante un largo tiempo a la estoica vida del Templo Shaolin en China y, convivir con monjes y Maestros durante varios meses, han sido experiencias que lo han encaminado a ahondar profundamente en la tradición budista que contrarresta la contraposición Occidental relacionado con la mente y el cuerpo, entre otras cosas.

Con tan sólo 32 años de edad, Cherkaoui se ha convertido en una figura clave en la escena internacional de danza. Con Sutra unió fuerzas y talento con el importante escultor británico Antony Gormley, y el compositor polaco Szymon Brzóska.

El vehículo para sus exploraciones ha sido su doble herencia cultural, mitad belga y mitad marroquí, su innata curiosidad, la constancia con la que fusiona y utiliza diferentes técnicas en sus espectáculos y, a mi entender, su genialidad.

“As a child, Bruce Lee was a role model; not just the characters he portrayed, but the man himself and the world-view he embodied. When he spoke about martial arts, about drawing from nature, from elemental forces, it rang true. Through him, I delved deeper into Kung-Fu, to the Shaolin school of chan Buddhism. Later in life, as a choreographer and a dancer, I was inspired by the Shaolin understanding of movement, their complete identification with the living beings around them, and that remarkable ability to become the essence of a tiger, crane or snake” Sidi Larbi Cherkaoui

editora  Sidi Larbi Cherkaoui, los monjes Shaolin y la danza
SUTRA. Sidi Larbi Cherkaou y los monjes Shaolin.

 


Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies