Hacia arriba

Danza Ballet

#

Svetlana Zakharova y Vadim Repin, la bailarina y el violinista

21 mayo, 2018
Imprimir

EL DÍA en que sus trayectorias se cruzaron hubo un contratiempo. Fue hace 12 años, en el Gran Salón del Conservatorio de Moscú. Lo que en un principio iba a ser una gala benéfica para una televisión acabó en un simple concierto. La actuación de ella, Zakharova, fue cancelada. Pero le pidieron que asistiera como público. Sentada entre el respetable, le vio a él, majestuoso, con esos dedos correteando ágiles y precisos sobre el mástil de su violín. Esa noche, en la recepción posterior al concierto, fue cuando se conocieron.

Por Joseba Elola para El Pais Semanal.

Moscú, teatro Bolshói, mediados de marzo. Ella camina como si fuera una pluma, grácil, elegante y fina. Él juega y la provoca, gesticula, histriónico, como si fuera un Fred Astaire en busca de su Ginger Rogers; quiere forzar una reacción para conseguir una buena foto. A sus espaldas, el patio de butacas del impresionante teatro Bolshói, imponente, iluminado para la ocasión, oros refulgentes, rojo el ante de las butacas, regios los candelabros, arañas imperiales que cuelgan de los techos, esplendor y pompa que trae ecos de la época de los zares.

Él está considerado como el mejor violinista del momento en Rusia. Vadim Repin, nacido en Novosibirsk en 1971, niño prodigio que a los 17 años se convirtió en el ganador más joven del Concurso Internacional de Música Reina Isabel de Bélgica, trampolín perfecto para que un chaval nacido en Siberia empezara a acariciar el sueño del éxito. El día que el mítico violinista británico (de origen ruso) Yehudi Menuhin dijo que Repin era “el violinista más perfecto” que había escuchado nunca, el cielo se abrió para el virtuoso instrumentista siberiano.

Aquella noche en la que Zakharova y Repin se conocieron marcó sus vidas. “No fue la comunicación profesional lo que dio lugar a nuestro romance”, confiesa Repin, entre bambalinas del teatro Bolshói, con media sonrisa en los labios. “Nuestro romance fue una explosión tan fuerte, tan increíblemente luminosa, que luego no quisimos hacer nada juntos profesionalmente, no estaba en nuestros planes”. Desde hace nueve años, están casados. Tienen una hija, Anna, de siete años.

bailarines de ballet  Svetlana Zakharova y Vadim Repin, la bailarina y el violinista
Svetlana Zakharova y Vadim Repin sobre el escenario del Teatro Bolshói de Moscú, con el patio de butacas a sus espaldas. Vicens Giménez .

Ambos fueron niños prodigio. Ambos maduraron muy pronto. Ella, hija de una coreógrafa y un militar, acostumbra a decir que perdió la infancia a los 10 años, cuando ingresó en la Escuela de Coreografía de Kiev a la que le llevó su madre. Él ya actuaba en directo a la edad de 10 años; era parte del método de su profesor, Zakhar Bron, que exigía a los chavales que se foguearan desde el principio en el escenario.

Otro gran ilustre, Mijaíl Barishnikov, fue quien bendijo los pasos de Zakharova. La vio por primera en una actuación en Versalles, en una coreografía del francés Pierre Lacotte. La chica a la que el crítico británico Clement Crisp bautizó como la “Six o’Clock” —las seis en punto, en alusión a la posición que tienen a esa hora las agujas del reloj— por sus espectaculares extensiones, por su capacidad de colocar una pierna allí donde nadie llega, deslumbró al mítico bailarín ruso. Él, que nunca fue uno de esos tipos a los que les gusta acercarse al camerino a saludar, pidió en aquella velada al coreógrafo francés que le transmitiera a Zakharova lo mucho que la admiraba. “Me impresionaron tanto esas palabras que creí que me desmayaba”, dice ella, con ojos maravillados, al recordar el episodio, momento clave de su carrera.

Desde entonces, Zakharova ha bailado en los principales teatros del mundo; ha brillado en Milán, Nueva York y San Petersburgo, con esa combinación de precisión, ataque y facilidad que desplegó interpretando a Anna Karenina en el montaje que John Neumeier estrenó el pasado 23 de marzo en el teatro Bolshói. Él ha tocado bajo la batuta de los mejores directores de orquesta del mundo, los Pierre Boulez y los Simon Rattle, paseando por el mundo su brillante técnica y su vocación de contador de historias con cuatro cuerdas, la que le inculcó el gran Rostropóvich, otro de los faros que han iluminado su carrera, el hombre que le enseñó a desentrañar los misterios de la música.

Siempre se resistieron a hacer apariciones juntos en los medios y en los escenarios. Hasta que la insistencia de una mujer, Hazeline van Swaay, directora del festival Luna Classics, consiguió doblegarles. La idea era un espectáculo en el que la bailarina dialogara con el violinista, danzando en solitario sobre la escena al son del violín. Así nació Pas de deux para dedos de pies y manos, la obra que hizo que sus trayectorias se cruzaran también bajo los focos.

Se estrenó por primera vez en Saint-Prex, Suiza, en la edición de 2013 del festival suizo. Todo un éxito. Ellos dicen que son muy conscientes de que hay una magia especial cuando se juntan en el escenario. Japón, Omán y Hong Kong son tres de los lugares que han acogido su elegante y minimalista colaboración en el último año.

Repin y Zakharova acaban de compartir cartel, aunque no escenario, en el Festival Transiberiano de las Artes, el evento que alegra las primaveras de Novosibirsk, la capital de Siberia, y que cerró sus actuaciones en esta ciudad el pasado 13 de abril (habrá conciertos del festival en San Petersburgo, Napa Valley y Japón en mayo y junio). Como tantas otras veces, la bailarina no quiso dejar de prestar su nombre al cartel del festival que desde hace cinco años organiza su marido.

Sus trayectorias se seguirán cruzando dentro y fuera de los escenarios, aunque sus agendas son complicadas, pasan muchos días del año separados por sus compromisos profesionales. Repin acaba de atravesar una fase de romance profesional con el director de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León, Andrew Gourlay, con quien tocó el año pasado el Concierto para violín de Glazunov. Tiene previstas actuaciones en Montecarlo y Salzburgo para octubre. Zakharova participará el 24 de mayo en una gala de homenaje a Rudolf Nureyev en La Scala de Milán, la tercera base de su vida itinerante, que transcurre entre Moscú, Viena y la ciudad italiana.

Él, embelesado, dice: “Para mí, ella es la absoluta perfección, al tiempo que es inmensamente humana y cálida. Porque la perfección es fría, pero ella consigue cautivarte cuando la ves sobre el escenario, sientes con ella”. Hay veces, confiesa Repin, en que la ve bailar y se le escapa una lágrima. Fuente El Pais Semanal. 9 MAY 2018.

bailarines de ballet  Svetlana Zakharova y Vadim Repin, la bailarina y el violinista
La bailarina Zakharova y el violinista Repin, en el teatro Bolshói de Moscú. Vicens Giménez
Profesora de ballet Fabienne Cerutti en el Ballet del Sodre La profesora de ballet de la Escuela de la Ópera de París fue invitada por el Ballet Nacional Sodre para trabajar con los bailarines en la preparación de "La Sílfide", que se estrenó el jueves. La destacada artista habló con "El País" sobre esta visi...
Bailarines Made in Argentina Danza de exportación: una generación con el mundo a sus pie. Hay un planisferio con división política, una caja de chinches y una lista que se sabe, indefectiblemente, incompleta: Bailarines argentinos en el mundo, se titula. Empezando por los paíse...
Baryshnikov “Ojalá pudiera ser más espontáneo” Realizará funciones de Letter to a Man en el teatro Coliseo de Buenos Aires del 7 al 10 de septiembre y prepara dos nuevos espectáculos. El bailarín "más perfecto de todos los tiempos" habla de su manera obsesiva de trabajar, pero reconoce: "lo mejo...
Sylvia Gold (1923-2013) Sylvia Gold (Nee Rubinstein) was born in New York City in 1923, four years before Isadora met her tragic and dramatic death. Her parents had seen Isadora dance, and like many others, were very impressed. Sylvia loved to dance freely to music at a ve...
La Compañía Nacional de Danza lleva su Don Quijote al Maestranza de Sevilla y al Auditorio Mar de Vi... La brillante Compañía Nacional de Danza (CND) Vuelve al Teatro de la Maestranza con una obra que nos propone una visión de “Don Quijote” que poetiza la figura del Caballero en su búsqueda del amor perfecto encarnado, en su fantasía, por Dulcinea. So...
Nikolai Tsiskaridze, Principal of Vaganova Ballet Academy Nikolai Tsiskaridze: what the parents who are considering a ballet future for their children should know First of all, it is necessary to determine whether the child has the aptitude for ballet. Many parents happily sign their children up for ballet...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies