Hacia arriba

Danza Ballet

#
La danza y el ballet

Uliana Lopatkina (Kerch, Crimea-Ucrania, 1973)

16 junio, 2015
Imprimir

bailarines de ballet  Uliana Lopatkina (Kerch, Crimea Ucrania, 1973)

Ulyana Lopatkina encarna la esencia del ballet clásico.

Hoy es su máxima figura… pese a su 1,75 de altura. No es fácil encontrarle compañero.

A sus 41 años, Uliana Lopátkina, es hoy la encarnación del ballet clásico en su forma más pura. Es la transmisora más fiel de la tradiciones academicistas de la danza en la Rusia zarista, que, sorprendentemente, se mantuvieron durante toda la época soviética y constituyen la esencia del ballet clásico en la Rusia actual. Sobre todo en el Teatro Mariinski de San Petersburgo, en donde Lopátkina es la primera bailarina.

A esta pelirroja de cara aniñada se la considera la máxima diva del ballet clásico mundial, pero a diferencia de otras grandes estrellas del ballet ruso, como Maya Plisétskaya o Anastasía Volochkova y ahora Svetlana Zajárova y su compañera en el Mariinski, Diana Vishneva, Lopátkina es todo modestia y timidez.

Para ella, la disciplina, el tesón y saber soportar el sufrimiento de horas y horas de preparación y ensayos son los elementos insustituibles para forjar a una bailarina. En la cima de su carrera y en plena madurez profesional, esta virtuosa nacida en Crimea, aunque rusa por los cuatros costados, es reverenciada en su país y en el resto del mundo.

Estos días cautiva al público de San Petersburgo, Moscú e Izhevsk, la capital de Udmurtia, territorio en donde nació el gran compositor ruso, Piotr Chaikovski, en cuyo honor cada año se organiza allí su festival. Durante este importante certamen cultural, Lopátkina ha bailado en los tres ballets de Chaikovski en escena: La Bella Durmiente, el Cascanueces y el sublime Lago de los Cisnes.

Esta última obra es la que más notoriedad le ha procurado. La crítica subraya que nadie desde Plisétskaya había logrado interpretar el cisne como ella y además los dos, el blanco y el negro, Odette y Odille, el bien y el mal.

Su repertorio es inmenso. Ha bailado también bajo la batuta de Adolphe Adam en los ballets Giselle y Corsario, de Ludwig Minkus (Bayadera), de Alexander Glazunov (Raymonda) de Nikolái Rimski-Kórsakov (Scheherezade) y de muchos otros genios de la música y de la coreografía como Marius Petipa. La conocen bien los aficionados de Milán, Londres, Nueva York, Barcelona, Madrid, Tokio y Helsinki.

Como cualquier otra niña en la época soviética, Lopátkina empezó en el colegio a aprender ballet. No todas continuaban con la danza clásica más allá de los diez años, pero ella sí. Tuvo que dejar su casa, su familia y Kerch (Crimea), su ciudad natal. La trasladaron a San Petersburgo, nada menos que a la escuela Vagánova, insigne institución fundada en 1738. Allí estudiaron prodigios del ballet de la talla de Anna Pávlova, Tamara Karsávina, Vatslav Nizhinski, Rudolf Nuréyev, Natalia Makárova o Mijaíl Baríshnikov.

Operada en Nueva York

Corría el año 1983 y Uliana tuvo que acostumbrarse a vivir en una residencia estudiantil. Su único acicate fue echarle horas y horas a las durísimas sesiones de barra. Durante años no conoció otra cosa que el trabajo y el sacrificio para moldear su cuerpo, para transformarse en una artista de ballet. La formidable Natalia Dudínskaya, estrella del ballet soviético y célebre profesora ya fallecida, fue su profesora.

Todo iba bien, pero Lopátkina empezó a dejar de ser una niña. Su transformación en mujer modificó su estatura hasta alcanzar 1,75, demasiado alta para una bailarina. Sus piernas, brazos y manos se alargaron. Ella misma reconoce que fueron momentos críticos porque sus profesores empezaron a dudar si sus medidas serían las adecuadas. El primer problema que surgió fue encontrar para ella pareja de baile. Sus compañeros, de complexión más débil, apenas podían levantarla en vilo y parecían niños junto a ella. Al final, tuvieron que admitir en la escuela bailarines más corpulentos para resolver el dilema.

En 1991 finalizó sus estudios en la escuela Vagánova y fue admitida en el colectivo del Teatro Mariinski. Bastaron cuatro años para convertirse en la primera bailarina. Desde entonces está completamente imbuida en el mundo «romántico» del ballet, como ella lo denomina, un mundo irreal, mágico, trascendente.

Dice que a veces le cuesta sumergirse en la realidad existente fuera del teatro. Pero no le queda otro remedio que arañar tiempo para dedicarlo a su hija María. Se casó en 2001 con el empresario y escritor ruso, Vladímir Kórnev, pero se separaron nueve años más tarde.

La peor experiencia de su vida fue la lesión en el tobillo que sufrió durante la temporada 2001-2002. Los médicos llegaron a pensar que no podría volver a la bailar. Gracias a una gestión del legendario Baríshnikov la operaron en Nueva York y recuperó completamente la funcionalidad de su pierna. Regresó a la escena en 2003.

Sin dejar de ser la primera bailarina del Mariinski, fue nombrada directora artística de la escuela Vagánova hace dos años.

El enorme hueco dejado por Maya Plisétskaya, fallecida el mes pasado, lo ocupa ahora Lopátkina. Fuente www.laverdad.es

bailarines de ballet  Uliana Lopatkina (Kerch, Crimea Ucrania, 1973)
Ulyana Lopatkina

Guardar

Guardar

Ulyana Lopatkina announces retirement The Mariinsky Theatre officially announces that its prima ballerina Ulyana Lopatkina is retiring from ballet. Due to serious professional injuries, Ulyana Lopatkina decided to officially end her dancing career. “It is hard for me to express all ...
Maya Plisetskaya — Forever If anybody should tell you that the Bolshoi ballet’s Maya Plisetskaya is the most exciting dancer ex­tant, better not say no without having some persuasive arguments, for she very well may be... Two points about her are not even open to argument: one...
Monumento a Maya Plisétskaya Inauguran en Moscú un monumento em honor a Maya Plisétskaya, fallecida el año pasado Maya Plisétskaya, la gran bailarina hispanorrusa fallecida el año pasado a pocos meses de cumplir los 90 años, cuenta a partir de hoy un monumento en la calle Bolsh...
Maya Plisétskaya, a un año de su muerte Maya Plisétskaya murió a los 89 años de un infarto, en su residencia de Múnich (Alemania) el 2 de mayo de 2015. Considerada uno de los íconos de la danza del siglo XX, Plisétskaya, alcanzó el codiciado título de Prima Ballerina Assoluta. "Ког...
Homage to Maris Liepa in Moscow Historic Stage 20 December, 2016. Bolshoi Theatre. Ballet Gala in the memory of Maris Liepa. 20 December, 2016. Bolshoi Theatre. Maris Rudolfs Liepa (27 July 1936, Riga – 26 March 1989, Moscow) was a Soviet Latvian ballet dancer. He graduated f...
Don Quijote vuelve a la Zarzuela – Gala Homenaje a Maya Plisetskaya Nota de Prensa - Difusión solicitada por: Más de veinticinco años habían transcurridos desde la última vez que la Compañía Nacional de Danza llevó al escenario un ballet clásico completo. El 16 de diciembre del pasado año 2915 la CND, puso en es...

Ballet Barcelona - Carolina de Pedro Pascual

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies y Google Analitycs para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas, y de nuestra política de cookies, privacidad y RGPD ACEPTAR

Aviso de cookies
Conozca TLM